EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Guerra en Ucrania | ¿Cómo puede la OTAN aumentar la producción de municiones?

La 18ª Brigada de Aviación del Ejército de Tierra descarga un camión de municiones antes de una salida, en el este de Ucrania.
La 18ª Brigada de Aviación del Ejército de Tierra descarga un camión de municiones antes de una salida, en el este de Ucrania. Derechos de autor IHOR TKACHOV/AFP
Derechos de autor IHOR TKACHOV/AFP
Por Alexandra Leistner
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

La guerra de Ucrania ha dejado al descubierto grandes agujeros en los arsenales militares. ¿Cómo puede la OTAN conseguir más rápidamente la munición que tanto necesita?

PUBLICIDAD

En la lucha contra Rusia, ¿está el ejército ucraniano disparando más munición de la que se puede producir?

La OTAN quiere que los Estados miembros acuerden con prontitud nuevos contratos de suministro y que las empresas de defensa amplíen sus capacidades de fabricación.

Pero, ¿es tan sencillo? ¿Qué puede hacer la OTAN para responder al aumento de la demanda de munición?

¿Cómo se gestiona actualmente la producción de armas y municiones?

Tanto los sistemas de armamento como la munición son producidos por las industrias de defensa a partir de pedidos realizados por los gobiernos.

Los países de la OTAN se comprometen a suministrar una determinada cantidad de armas y municiones a la alianza militar. Sin embargo, estas cuotas sólo son políticamente vinculantes (pero no jurídicamente), según explicó a Euronews Jamie Shea, ex Subsecretario General Adjunto de la OTAN.

Incluso antes de la guerra de Ucrania, los miembros de la OTAN debían tener a mano munición suficiente para un mes. No fue hasta la invasión rusa, en febrero del año pasado, cuando se reveló que muchos países en realidad no son capaces de cubrir las cuotas de la OTAN.

Y como los países invirtieron más en el desarrollo de nuevas tecnologías en tiempos de paz que en la producción de munición para los sistemas de armamento que ya poseen, puede que se tarde un tiempo en conseguir las balas y proyectiles necesarios, opina Shea.

Ejemplo de la industria de defensa alemana: los pedidos tardan en llegar

Aunque el consumo de munición supera el ritmo de producción actual, lo que ejerce presión sobre la política de defensa (y sí, algunas empresas de defensa están saturadas),  la industria ya podría permitirse la capacidad necesaria en algunos casos, declaró a Euronews el Dr. Hans Christoph Atzpodien, director ejecutivo de la Asociación Alemana de la Industria de Seguridad y Defensa (BDSV). "La industria ha hecho pagos por adelantado", dijo Atzpodien.

El pasado diciembre, por ejemplo, el contratista de defensa Rheinmetall anunció planes para construir nuevas instalaciones de producción de munición en Alemania. Ahora también se ha firmado el contrato subyacente para la producción de munición "Gepard", según anunció el martes el ministro alemán de Defensa, Boris Pistorius.

Pero en la mayoría de los casos, son precisamente estos pedidos oficiales los que faltan, dijo el jefe del BDSV, describiendo la situación desde el punto de vista de la industria de defensa. "Lo que necesitamos son pedidos que permitan una mejor planificación a largo plazo y creen oportunidades para una mayor rentabilidad de las inversiones".

¿Dónde están las reservas de munición de la OTAN?

Tras la Guerra Fría, los presupuestos mundiales de defensa disminuyeron y cada vez más países redujeron sus ejércitos.

Para responder con mayor flexibilidad a la demanda de armas y municiones, y porque resultaba más barato y seguro, las reservas se mantuvieron en el ámbito nacional.

Esto está cambiando poco a poco, explicó Shea, señalando ejemplos como el redespliegue permanente de tropas estadounidenses en Polonia, las fuerzas de la OTAN en el Mar Negro y la reapertura de la base militar británica de Sennelager.

"No sirve de nada enviar tanques a Europa del Este si no se envía al mismo tiempo la munición", dijo.

¿Puede la UE coordinar la producción de municiones?

De forma similar a la compra conjunta de vacunas COVID-19, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von Der Leyen, así como el Jefe de la Política Exterior de la UE, Josep Borell, han propuesto ahora controlar la compra conjunta de munición para los países de la UE.

En sí mismo, esto tiene sentido, dice Shea, "cuanto mayor sea el contrato, menor será el precio que se pueda pedir". Sin embargo, este proceso llevaría mucho tiempo debido a las fases de validación a nivel de la UE. Otro obstáculo, dice, son los diferentes sistemas de armamento con los que operan los países europeos: 176 sistemas diferentes, la mayoría de los cuales utilizan municiones distintas.

"Mientras tengamos 176 sistemas de armamento diferentes, frente a los 35 de Estados Unidos, no vamos a poder realizar ningún tipo de megaestandarización sobre un determinado tipo de proyectil o calibre", añadió Shea.

¿Cómo puede la OTAN conseguir rápidamente la munición que necesita?

Una solución en la que los países de la OTAN produzcan suficiente munición para sus propios suministros y las necesidades de las fuerzas ucranianas "no se producirá de la noche a la mañana", afirmó el ex funcionario de la OTAN.

PUBLICIDAD

Esto se debe, por un lado, a que la industria no puede responder tan rápidamente, al tener que contratar personal y ampliar las instalaciones de fabricación. Por otro, la interrupción de las cadenas mundiales de suministro afecta también a componentes como la electrónica o los explosivos necesarios para fabricar municiones.

La solución provisional

La clave de la cuestión del aprovisionamiento rápido de munición reside en una solución provisional, opina Jamie Shea: La OTAN ya ha empezado a dirigirse a los países de fuera de Europa que utilizan equipos militares occidentales para pedirles o recomprarles munición.

Además, la industria podría estar cancelando o aplazando contratos con clientes para centrarse en la producción de municiones.

Stoltenberg viajó recientemente a Corea del Sur y Japón para pedir munición occidental para Ucrania, y en ese contexto también habló de una "guerra de logística o una carrera contra reloj", porque Rusia está haciendo lo mismo que la OTAN.

Pero, añade Shea, la OTAN tiene que ser rápida porque la munición desempeña un papel importante en la guerra: "Los ucranianos necesitarán más para contrarrestar una ofensiva rusa y necesitarán un buen suministro si van a emprender una ofensiva propia".

PUBLICIDAD
Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Negocios en Rusia: ¿por qué tantas empresas extranjeras siguen operando en este país?

Residente ucraniano que resiste en Vuhledar: "¿Por qué debemos irnos? Esta es nuestra casa"

Multitudinarias manifestaciones en Europa contra la guerra en Ucrania