EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

El día de una mujer en el Afganistán de los talibanes: "Vivimos con miedo y dolor"

Foto de Gemunu Amarasinghe
Foto de Gemunu Amarasinghe Derechos de autor AP
Derechos de autor AP
Por Anelise BorgesEuronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

En Euronews hablamos con dos mujeres afganas que cuentan cómo es la vida en el país dos años después de la llegada de los talibanes. Un futuro que para ellas se presenta desalentador.

PUBLICIDAD

Han transcurrido dos años desde que los talibanes tomaron el control de Afganistán, y los temores que una gran parte de la población albergaba acerca de las implicaciones del nuevo régimen se han materializado. Las mujeres de todas las edades observan su futuro con pesimismo en medio de un panorama restrictivo y opresivo.

Nuestra corresponsal Anelise Borges ha tenido la oportunidad de hablar con una joven afgana que ha preferido mantener el anonimato debido a la delicada situación. Le preguntamos cómo son sus días en Afganistán en estos tiempos:

"En general, no solo para mí, sino para millones de niñas y mujeres que viven en este país, sus días transcurren con tristeza, dolor y desilusión. Han dejado atrás la incertidumbre sobre lo que les depara el futuro. Se enfrentan a un futuro incierto ya que se les prohíbe participar en diversas actividades. Las restricciones se han vuelto más severas día tras día. Por ejemplo, inicialmente se les prohibió ir a la escuela, luego a las universidades, y posteriormente, no se les permite ir a los mercados o viajar solas sin un mahram.

Actualmente, existen limitaciones en cuanto a la distancia que pueden recorrer solas. Si una chica viaja de una provincia a otra, debe estar acompañada por un hombre, ya sea su hermano o su esposo. Además, se les prohíbe sentarse en el asiento delantero del automóvil. Incluso si se desplazan a lugares cercanos, deben ocupar el asiento trasero del vehículo."

Las numerosas prohibiciones impuestas a la educación de niñas y mujeres son preocupantes debido a su impacto a largo plazo. Antes del regreso violento de los talibanes, más de 100 000 mujeres estaban inscritas en universidades públicas y privadas en Afganistán. Muchas de ellas han recurrido a opciones en línea, como la Universidad del Pueblo en California, para continuar sus estudios.

"Los números eran tan grandes que pasamos de acomodar a 1000 a 2000 estudiantes. Y la cifra siguió creciendo. Actualmente, tenemos 21 000 mujeres afganas solicitando estudiar en nuestra universidad. Hemos aceptado a 2500 de ellas. Por lo tanto, 2500 mujeres están estudiando actualmente en la Universidad del Pueblo, y desearíamos poder acoger a aún más", detalla Shai Reshef, presidente de la Universidad del Pueblo.

El futuro de Afganistán es incierto. No sabemos cómo será el país en cinco o diez años. Sin embargo, tanto nosotros como nuestros estudiantes allí creemos que si existe la oportunidad de un futuro mejor, debemos perseguirlo y brindar esa oportunidad a quienes deseen ser parte de él.

Los talibanes son solo uno de los muchos obstáculos que enfrentan las mujeres afganas para continuar su educación. Además, luchan contra la falta de acceso a internet y electricidad de calidad. El gobierno insurgente insiste en que ha puesto fin a 40 años de conflicto. Sin embargo, las mujeres afganas se cuestionan: ¿a qué costo?

"La paz no significa simplemente la ausencia de guerra. Para mí, la paz significa tener derecho sobre uno mismo, el derecho de elección. Nosotras, como parte de esta sociedad, estamos marginadas y carecemos de derechos en este país. La situación no es buena para nosotras, y día a día empeora", relata otra joven afgana.

Fuentes adicionales • Traducido por Blanca Castro

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Francia evacúa desde Pakistán a cinco mujeres afganas amenazadas por los talibanes

Afganistán | Miles de personas acuden en masa a la oficina de pasaportes de Herat

Los talibanes obligan a cerrar los salones de belleza en Afganistán