EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Charles Michel: "Rusia ha traicionado al pueblo armenio"

Charles Michel: "Rusia ha traicionado al pueblo armenio"
Derechos de autor euronews
Derechos de autor euronews
Por Gregoire Lory
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Euronews entrevista a Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, para hablar sobre el conflicto en Nagorno Karabaj, la ampliación de la UE y el apoyo a la contraofensiva ucraniana.

La guerra en Ucrania sacude a la Unión Europea y a los países vecinos que aspiran a integrarse en el proyecto europeo. Los focos de tensión se multiplican, como en el Cáucaso. Ante estos retos, los 27 Estados miembros buscan soluciones diplomáticas, políticas y comerciales. Para hablar de estas amenazas y desafíos, nos encontramos con el Presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en The Global Conversation.

P. Usted ha participado en la mediación durante los últimos meses en Nagorno Karabaj, pero ¿es este ataque un fracaso de la diplomacia europea?

Creo que esta mediación, que se está llevando a cabo en paralelo con otros países, en particular con Estados Unidos, es una mediación que ha permitido hacer progresos, intercambios de prisioneros por ejemplo; y progresos en términos de comprensión de cómo podríamos mejorar la conectividad en esta región para favorecer la estabilidad en el futuro.

P. Había señales de advertencia. El cierre del corredor de Lachín, la concentración de tropas azerbaiyanas alrededor de Nagorno-Karabaj. ¿Vio la UE estas señales de advertencia?

Estuvimos muy activos durante todo el verano, porque en cuanto nos dimos cuenta del cierre del corredor de Lachín y de la presión humanitaria sobre la región, era importante reabrir el acceso humanitario. [...] Fue pocas horas después de esta reapertura cuando se lanzó esta acción militar. Seguiremos muy comprometidos, pero no hay duda de que la decisión de emprender una acción militar nos decepciona.

P. ¿Ha hecho la Unión Europea la vista gorda para preservar sus acuerdos de gas con Azerbaiyán?

No, en absoluto. Comprendo que algunos lo vean como un argumento. No es un análisis correcto. Demostramos la capacidad de la Unión Europea para diversificarse muy rápidamente tras el estallido de la guerra de Rusia contra Ucrania y, como resultado, hoy tenemos muchas opciones abiertas en términos de acceso a los recursos energéticos.

P. ¿Sigue siendo Azerbaiyán un socio de la Unión Europea?

Es un socio, sí, hoy en día es un socio. Pero, ¿significa eso que la relación es sencilla? No, la relación no es sencilla. ¿Es difícil? Sí, y hay que entender estas dificultades reales.

P. Armenia habla actualmente de limpieza étnica en Nagorno-Karabaj. ¿Está de acuerdo con estos términos?

Es un hecho que la gran mayoría de la población armenia ha abandonado esta región, probablemente por miedo a cómo sería tratada por las autoridades azerbaiyanas. Una gran parte de la población se encuentra ahora en Armenia, por lo que se necesita ayuda humanitaria, en particular de la Unión Europea, y creo que la Comunidad Internacional debe desempeñar un papel para garantizar la seguridad y los derechos de esta población y ver cómo desean permanecer en Armenia o regresar a su región.

P. Rusia es un actor importante en la región. ¿Este ataque de Azerbaiyán debilita o refuerza a Moscú?

Rusia ha traicionado al pueblo armenio y ha expresado su deseo de tener soldados presentes para garantizar estos acuerdos de estabilidad y seguridad. Y podemos ver que esta operación militar se lanzó sin la menor reacción de Rusia, que estaba sobre el terreno, lo que no fue el caso de la Unión Europea, que no tiene ninguna fuerza militar sobre el terreno, como ustedes saben.

P. Sobre Ucrania. ¿Sigue siendo el apoyo europeo a Ucrania tan inquebrantable como siempre?

La respuesta es sí. Estamos extremadamente unidos y recuerdo que en las semanas y meses que siguieron al estallido de la guerra de Rusia contra Ucrania ya se especuló entonces con que los Veintisiete se fragmentarían y dividirían muy rápidamente. Esto no es lo que está ocurriendo y, por el contrario, el tiempo transcurrido ha consolidado posiciones. Ha reforzado la forma de sancionar a Rusia, contra la que se han decidido progresivamente once paquetes de sanciones. También ha fortalecido la decisión de apoyar a Ucrania económicamente, con armamento -algo inédito para la Unión Europea- y sobre todo con un gran apoyo político en los foros internacionales.

P. ¿No están preocupados porque Eslovaquia y Polonia hayan dicho que van a suspender las entregas de armas?

Llevamos diciéndolo desde que estalló la guerra de Rusia contra Ucrania. Eso no significa que no estemos atentos. Estamos atentos porque la unidad rara vez es espontánea y requiere mucho esfuerzo, trabajo político, de convergencia y diplomacia. Vamos a seguir muy comprometidos, como europeos; pero también con nuestros aliados y nuestros socios de todo el mundo, como Estados Unidos, Canadá, Japón y otros muchísimos países de todo el mundo que apoyan esta posición de la UE.

P. Dentro de unas semanas viajará a Estados Unidos, a Washington. ¿Cree que el apoyo estadounidense a Ucrania es infalible también allí?

En todas las reuniones que hemos mantenido con el Presidente Biden y con el Secretario de Estado Blinken, he observado una gran determinación y sinceridad en el apoyo a Ucrania, porque en Estados Unidos se entiende, como he dicho, que no se trata solo de apoyar a Ucrania o a la Unión Europea, sino de apoyar una visión del mundo basada en la libertad y la democracia.

P. Va a reunirse con Joe Biden, y dentro de un año podría haber un presidente republicano. ¿No le preocupan las elecciones estadounidenses?

No le sorprenderá, no tengo intención de especular sobre los resultados de las elecciones estadounidenses. Antes habrá elecciones europeas. Sólo hay un punto que me parece esencial: no deberíamos pensar tanto en lo que ocurre en otras partes del mundo. Más bien, debemos pensar en lo que queremos, como europeos, para garantizar que tenemos una influencia positiva en el resto del mundo, tanto para defender nuestros valores, como para defender nuestros intereses.

P. Ha habido muchas preguntas sobre la contraofensiva ucraniana. ¿Sigue siendo optimista sobre el desenlace del conflicto y los progresos sobre el terreno?

Sí, creo que es importante no relajar nuestros esfuerzos para apoyar a Ucrania, también en términos militares. [...] Cuando se inició esta guerra, muchos predijeron que Ucrania no duraría más de unos días o unas semanas. Ahora, más de un año y medio después, Ucrania no sólo resiste, sino que ha conseguido recuperar territorios que en un principio fueron conquistados por los rusos.

P. A principios de septiembre, usted fijó en 2030 el objetivo de una nueva ampliación de la Unión Europea. ¿Está preparada la Unión para este calendario?

La Unión aún no está preparada, por eso tenemos que prepararnos. Y si quisiera fijar una fecha, no sólo es porque creo que la Unión Europea debe prepararse, sino que los Estados que quieren unirse a nosotros también deben acelerar los esfuerzos que son necesarios en términos de reformas para poder unirse a nosotros. El objetivo de fijar una fecha es abrir los ojos a todo el mundo y decir que no podemos procrastinar más.

P. ¿Es posible llevar a cabo este proceso de ampliación igual para cada candidato? Algunos no tienen el mismo peso demográfico o económico.

El proceso es distinto para cada uno, porque se basa en los méritos de cada uno. Tenemos que estar seguros de que en todas partes se lucha contra la corrupción, de que en todas partes hay una justicia que es independiente y que permite que se respeten los derechos de los ciudadanos y de las empresas. Pero está claro que más allá de este principio básico, al que no sólo no renunciaremos sino que confirmaremos, es importante ver lo que está en juego políticamente: ¿nos interesa ver a los países de los Balcanes occidentales, que son un enclave dentro de la Unión Europea, sometidos a diario a intentos de injerencia e influencia por parte de potencias ajenas a la UE, que no tienen los mismos valores que nosotros? En mi opinión, esto no es bueno para su seguridad.

P. Hablemos de China. ¿Sigue siendo China un socio o más bien un rival sistémico?

Veo a China desde un ángulo muy simple. Creo que hay tres pilares en nuestra relación con China. El primer pilar es la democracia, los valores fundamentales y los derechos humanos, y Europa no bajará la guardia en esta cuestión. [...] El segundo punto es que está claro que hay un desequilibrio en las relaciones entre la Unión Europea y China, y que somos económicamente vulnerables, ya que en ciertos sectores dependemos demasiado de nuestra relación con China. [...] Y luego está el tercer elemento: China es un actor en el desafío climático, un actor en cuestiones de salud mundial y un actor en la seguridad mundial también. Así que también tenemos que comprometernos con China en estas cuestiones.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Charles Michel retira su candidatura para las elecciones europeas

Crisis Armenia-Azerbaiyán | Euronews entrevista a los mandatarios Ilham Aliyev y Nikol Pashinián

Europa busca ser pionera en el uso de la inteligencia artificial para el sector del turismo