EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Reubicar a los solicitantes de asilo en países fuera de la UE, una política polémica en Europa

Algunos países europeos se han interesado por la posibilidad de tramitar las solicitudes de asilo fuera de las fronteras de la UE
Algunos países europeos se han interesado por la posibilidad de tramitar las solicitudes de asilo fuera de las fronteras de la UE Derechos de autor ANGELOS TZORTZINIS/AFP or licensors
Derechos de autor ANGELOS TZORTZINIS/AFP or licensors
Por Eva Kandoul
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied
Este artículo se publicó originalmente en francés

Frenar la afluencia de inmigrantes a Europa externalizando las solicitudes de asilo de modo que se tramiten en países fuera de la UE. Aunque la idea atrae a varios Estados miembros de la UE, tropieza con importantes obstáculos jurídicos.

PUBLICIDAD

204 000. Este es el número de solicitudes de asilo presentadas en Alemania en el primer semestre de 2023, según la Oficina Federal de Migración y Refugiados.

Para hacer frente a la presión migratoria, algunos países europeos se plantean externalizar el proceso de tramitación de las solicitudes de asilo a terceros países fuera de la Unión Europea.

Y la idea está ganando terreno en el Viejo Continente. "Los países europeos están cada vez más interesados en la posibilidad de tramitar las solicitudes de asilo fuera de las fronteras de la UE", señala Susan Fratzke, experta del Instituto de Política Migratoria (Migration Policy Institute). Dinamarca, Italia, Alemania y Austria estudian esta solución para frenar la llegada irregular de personas a la UE.

Según Tania Racho, investigadora de la Universidad de París-Saclay y miembro de Désinfox Migrations, "el asilo es una carga que los gobiernos intentan descargar".

"Los gobiernos europeos ven en esta política una forma de facilitar la devolución de personas que no necesitan protección. Su solicitud es rechazada: se les devuelve desde un tercer país y nunca entran en la UE", añade Susan Fratzke.

Italia llegó a un acuerdo con Albania el 6 de noviembre para trasladar allí a los migrantes y solicitantes de asilo rescatados en el mar por las autoridades italianas mientras esperan a que se tramiten sus peticiones.

Philippe De Bruycker, catedrático de Derecho de Asilo e Inmigración en la Universidad Libre de Bruselas, cree que se trata de "un gesto político de Meloni para mostrar a su electorado que está actuando en la cuestión migratoria". En su opinión, este traslado podría salir más caro, "ya que habrá que construir un campamento en Albania a expensas de Italia, gestionarlo, trasladar personal y, por supuesto, organizar asistencia jurídica para los solicitantes de asilo in situ".

Riesgo de trato diferenciado

Aunque no se aplica a menores, mujeres embarazadas y otras personas vulnerables, el proyecto suscita muchas inquietudes.

"El Memorándum de Acuerdo crea un régimen de asilo extraterritorial ad hoc, caracterizado por numerosas ambigüedades jurídicas", reaccionó la Comisaria de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Dunja Mijatović. "A falta de seguridad jurídica, es posible que no se respeten las garantías esenciales de los derechos humanos ni la obligación de responder por las violaciones", añadió.

Las medidas de externalización aumentan el riesgo de violaciones de los derechos humanos, considera la organización intergubernamental con sede en Estrasburgo.

"Existe un riesgo de trato diferenciado entre las solicitudes de asilo que se examinarán en Italia y las que se examinarán en Albania", confirma Carmine Conte, experto jurídico del Grupo de Política Migratoria.

"Albania no está obligada a cumplir la legislación europea en materia de asilo", prosigue.

¿Es aplicable la legislación europea?

El acuerdo prevé la construcción de dos centros en los puertos de Shengjin y Gjader, lo que podría plantear un problema de cumplimiento de la legislación internacional y europea.

"La legislación europea no permite detener automáticamente a todos los solicitantes de asilo y exige un examen individual de cada caso. También exige que la detención no sea la solución utilizada como primer recurso", explica Philippe De Bruycker.

Otro problema planteado por los juristas es la violación de un principio fundamental consagrado en la Convención de Ginebra: el de no devolución. "Si las personas se presentan como solicitantes de asilo a las autoridades italianas y son desplazadas, eso es devolución", afirma la investigadora Tania Racho.

PUBLICIDAD

Sin embargo, una primera evaluación jurídica de la Comisión Europea indica que la legislación europea no es aplicable fuera del territorio de la UE.

Pero el acuerdo también plantea cuestiones morales.

"Normaliza la externalización de las responsabilidades de los Estados miembros", afirma Ivana Belén Ruiz Estramil, investigadora de la Universidad de Coimbra.

De momento, ningún proyecto entre un Estado miembro de la UE y un tercer país ha llegado a buen puerto. Y el reciente fracaso de un proyecto similar en el Reino Unido no presagia nada bueno para el futuro del acuerdo entre Roma y Tirana.

PUBLICIDAD

En el Reino Unido, el Tribunal Supremo ha dictaminado que el acuerdo previsto con Ruanda es ilegal.

"Si el Reino Unido, que ya no está en la UE, no puede hacerlo, me sorprendería que Italia pudiera", afirma Tania Racho. Muchas preguntas sobre la viabilidad de un proyecto así siguen sin respuesta.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El nuevo pacto migratorio de la UE abre una "nueva era mortal de vigilancia digital"

Golpe de la justicia británica al plan del Gobierno de deportar a Ruanda a solicitantes de asilo

La reforma migratoria de la UE entra en su recta final. Esto es lo que debe saber.