El 2023 fue el año más caluroso jamás registrado, según la Nasa, y 2024 puede superar los récords

Un cartel alerta de las extremas temperaturas.
Un cartel alerta de las extremas temperaturas. Derechos de autor AP
Por Euronews con AP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Los científicos alertan del calentamiento global y afirman que 2024 podría ser aún más caluroso. Explican que esto podría traducirse en fenómenos meteorológicos extremos.

PUBLICIDAD

La Organización Meteorológica Mundial de la ONU y las estadounidenses NASA y NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica) han confirmado que 2023 fue el año más caluroso jamás registrado (desde que se tienen registros, es decir, desde el año 1850). Pocos días antes, la agencia europea Copernicus había hecho la misma declaración. Es más, el año 2023 batió el récord con un amplio y visible margen: el año fue 1,45°C más caluroso que la media preindustrial.

Ahora que todos los grandes organismos confirman que el calentamiento global cobra impulso, la pregunta es si 2023 será el punto álgido o sólo un escalón más en el camino hacia la cima.

Los expertos afirman que 2024 podría ser más caluroso y batir todos los récords

En palabras de uno de los principales analistas de la NOAA, hay un tercio de posibilidades de que 2024 sea aún más caluroso, y un 99% de que se sitúe entre los cinco primeros. Los científicos afirman que hay dos factores principales que contribuyen a ello: las emisiones de dióxido de carbonoprovocadas por la sociedad y el fenómeno de El Niño, que empezó a calentar de nuevo el Pacífico el año pasado y es difícilmente controlable por el ser humano.

La temperatura de los océanos no para de subir

Según la NOAA, en 2023 también se ha batido el récord de temperatura de los océanos: la masa de agua del planeta sirve de enorme "amortiguador térmico", suavizando las anomalías de temperatura, cuanto más calor tenga ya el océano, menos podrá seguir absorbiendo y, por tanto, menos podrá "compensar" el aumento de la temperatura del aire.

Los científicos repiten la advertencia de que el cambio climático global no se expresa necesariamente como un aumento absoluto de la temperatura, sino como una mayor probabilidad de fenómenos meteorológicos extremos, como prolongadas olas anómalas tanto de calor como de frío, precipitaciones extremas o inundaciones destructivas.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

PACE, el satélite climático de la NASA, entra en órbita para estudiar los océanos y la atmósfera

Rayas climáticas: La línea roja oscura se añade después de que 2023 batiera récords de temperatura

Europa se congela: los países nórdicos registran temperaturas de hasta -43,6°C