EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Portugal: ¿Se mantienen los valores de la revolución 50 años después?

 Jóvenes protestan en una marcha contra la precariedad estudiantil el 21 de marzo en Lisboa. Sostienen claveles, el símbolo de la revolución.
Jóvenes protestan en una marcha contra la precariedad estudiantil el 21 de marzo en Lisboa. Sostienen claveles, el símbolo de la revolución. Derechos de autor Ilaria Federico
Derechos de autor Ilaria Federico
Por Ilaria Federico
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied
Este artículo se publicó originalmente en inglés

El 25 de abril se cumplen 50 años de la Revolución de los Claveles en Portugal que puso fin a 50 años de dictadura e inició una era de democracia. El hito se celebra en un panorama político crispado con el centroderecha ganando las recientes elecciones y el auge de la extrema derecha.

PUBLICIDAD

"En 1974, tenía 18 años y empezaba mis estudios universitarios en Lisboa. Sin embargo, el 25 de abril me encontré en Oporto, buscando la tranquilidad de la familia para estudiar. Intuíamos que algo importante estaba ocurriendo, y mi madre me aconsejó que me quedara en casa". Ahora, con 68 años, Maria Gorete comparte su historia con 'Euronews'.

Quedamos con ella la mañana del 22 de marzo en una de las galerías municipales de la capital portuguesa. Sus ojos brillan con un fulgor especial cuando recuerda los días de caos y éxtasis que vivió Portugal durante la Revolución de los Claveles.

Cuando se le pregunta por sus planes para el 50 aniversario, Maria se emociona: "¡Va a ser un día memorable! Tenemos previsto reunirnos con 30 antiguos compañeros de la universidad para celebrarlo. Por mi parte, guardo una botella de Oporto de 1974. Estoy deseando abrirla este 25 de abril", comparte Adozinda, una amiga de María. Entonces tenía 15 años y vivía en Angola, antigua provincia de ultramar de Portugal.

Visitamos con las dos la exposición del fotógrafo Eduardo Gageiro. Entre las imágenes, algunas muestran un desfile militar, otras un soldado portugués retirando un retrato del dictador António de Oliveira Salazar de la sede de la PIDE (la Policía secreta), y jóvenes alrededor de un tanque. 

En la inmensa y silenciosa galería de la Cordoaria Nacional, un antiguo taller de cordelería a orillas del Tajo, nos sumergimos en el pasado, mientras que fuera, Lisboa disfruta de la luz y el calor de un día primaveral.

Este 25 de abril es el 50º aniversario de la revolución que puso fin a la dictadura de Salazar. António de Oliveira Salazar se convirtió en primer ministro de Portugal en 1932. Estableció una dictadura limitando las libertades civiles, imponiendo una estricta censura y reprimiendo toda oposición política.

Salazar fue sustituido por Marcelo Caetano en 1968. Caetano intentó modernizar el régimen manteniendo su estructura autoritaria y continuando las guerras coloniales en África, lo que condujo a un golpe de estado y al fin de la dictadura en 1974.

Dos mujeres contemplan la fotografía tomada por Eduardo Gageiro, captando el momento en que un soldado retira el retrato de Salazar de la sede de la policía estatal.
Dos mujeres contemplan la fotografía tomada por Eduardo Gageiro, captando el momento en que un soldado retira el retrato de Salazar de la sede de la policía estatal.Ilaria Federico

El 25 de abril de 1974, el Ejército portugués, apoyado por civiles, se había cansado e indignado por los horrores de las guerras coloniales en Angola, Mozambique y Guinea-Bissau. Decidieron cambiar de rumbo: "Aún no entendíamos lo que estaba pasando; sólo sabíamos que estaban matando a los soldados y teníamos miedo", explica Maria Gorete. "El 1 de mayo lo entendimos por fin: ¡éramos libres! ¡Qué euforia! Todo el mundo salió a la calle a celebrarlo", añade.

La aprobación de la Constitución en 1976 sentó las bases de una democracia pluralista. Desde entonces, el panorama político portugués ha alternado Gobiernos del Partido Socialista (PS), de centroizquierda, y del Partido Socialdemócrata (PSD), de centro-derecha.

El 10 de marzo de 2024, los portugueses pasaron otra página importante de su historia. Tras ocho años de Gobierno socialista, las elecciones legislativas dieron la victoria a la oposición de centroderecha, y el partido de extrema derecha Chega obtuvo el 18% de los votos, frente al 7,2% de las anteriores elecciones legislativas de enero de 2022. 

El partido liderado por André Ventura tiene un manifiesto basado en posturas transfóbicas y xenófobas, entre otras, con una oposición especialmente fuerte a la inmigración. "Libramos esta lucha para que nuestros hijos y nietos pudieran ser libres. Y ahora, mi nieto, armado con esta libertad, elige usarla para votar a la derecha. Pienso llevarlo a ver esta exposición, para recordarle que si hoy puede expresar libremente su elección, es gracias a nuestra lucha", explica María Gorete.

Un giro a la derecha

Vasco Lourenço, hoy octogenario, tenía 31 años en 1974. Como capitán del Ejército portugués, organizó la primera reunión clandestina para derrocar al régimen. Esta reunión tuvo lugar en Alcáçovas, en el sur de Portugal, el 9 de septiembre de 1973. Reunió a 95 capitanes, 39 tenientes y dos oficiales, marcando el primer paso hacia el golpe y la revolución. 

"Los valores que nos empujaron, por así decirlo, y nos motivaron a sublevarnos el 25 de abril de 1974, creo que esos valores han permanecido en la sociedad portuguesa, lo que nos ha permitido tener 50 años de democracia. Pero no hay democracias perfectas", dice. 

"Creo que está claro que un partido como éste (Chega) no es democrático en absoluto. Utiliza las reglas democráticas para llegar al poder, pero la historia nos dice que, si llegan al poder, intentarán acabar con la democracia. Y por eso, tenemos que combatirlos, combatirlos dentro de las reglas democráticas", añade con convicción.

En la sede de la Asociación 25 de Abril, Vasco Lourenço nos muestra los libros en los que ha colaborado.
En la sede de la Asociación 25 de Abril, Vasco Lourenço nos muestra los libros en los que ha colaborado.Ilaria Federico

Lourenço nos recibe orgulloso en la Asociación 25 de Abril, que preside. Está rodeado de cientos de medallas de veteranos. Su participación en la guerra de Guinea-Bissau en 1969 y la pérdida de un camarada le han marcado profundamente

"A mi regreso, decidí no volver a coger un arma. Habría desertado si hubiera sido necesario", explica. "Pero también sentí rabia contra mí mismo. Me di cuenta de lo que no había entendido antes de irme: yo era el instrumento de un poder ilegítimo en Portugal, un régimen de dictadura, de represión. Entonces decidí utilizar mi condición de militar para derrocar ese régimen".

Mientras el Ejército se organizaba para derrocar a la dictadura, figuras menos visibles difundían propaganda contra el régimen entre la diáspora portuguesa desde el extranjero. Entre ellos, Arnaldo Silva.

Arnaldo Silva se emociona al describir las condiciones de su encarcelamiento. Los recuerdos resurgen en una sala del Museo del Aljube, antigua prisión de Lisboa.
Arnaldo Silva se emociona al describir las condiciones de su encarcelamiento. Los recuerdos resurgen en una sala del Museo del Aljube, antigua prisión de Lisboa.Ilaria Federico

"Mi rebelión comenzó cuando sólo tenía 12 o 13 años. En 1969, ya estaba implicado en la lucha política contra el régimen". Su activismo condujo a su detención el 2 de diciembre de 1971. Tenía 18 años. 

PUBLICIDAD

"Aquella mañana, cuando me iba a trabajar, irrumpieron dos agentes y me detuvieron", recuerda. "La tortura sufrida, las noches de insomnio forzado, los sedantes administrados...", Silva hace una pausa, abrumado por la emoción, cubriéndose los ojos e intentando contener las lágrimas mientras describe su detención en una diminuta celda cuadrada compartida con cuatro presos.

Prohibido de toda actividad política en Portugal tras su detención, Arnaldo Silva se exilió a Francia.

Arnaldo Silva y José Martins miran por la ventana del Museo del Aljube, antigua prisión y ahora museo de la resistencia.
Arnaldo Silva y José Martins miran por la ventana del Museo del Aljube, antigua prisión y ahora museo de la resistencia.Ilaria Federico

En una sala poco iluminada del Museo Aljube, una antigua prisión de Lisboa, Arnaldo está acompañado por José Martins, también ex preso político que vivió exiliado en Francia. "Creo que el auge de la extrema derecha en Portugal se debe principalmente a algunos fracasos de Gobiernos de izquierda, que no supieron responder a las preocupaciones de la gente", estima. "Los que votan a la derecha suelen ser los que antes eran de izquierdas y cambiaron de bando porque la izquierda no resolvió los problemas sociales".

Esas cuestiones sociales figuraban entre las prioridades de Amnistía Internacional en Portugal durante la campaña electoral de 2024. Consciente de los importantes avances en derechos humanos tras la revolución y preocupada por su futuro, la ONG emitió una serie de recomendaciones a todos los partidos políticos. Entre las preocupaciones de la organización figuraban la educación, el estado del sistema sanitario portugués y el acceso a la vivienda.

Ilaria Federico
Ilaria FedericoPedro A. Neto en la sede de Amnistía Internacional - Portugal en Lisboa.

"Los temas que realmente nos preocupan: el uso de migrantes y refugiados como chivos expiatorios para asustar a la población y ganar votos", especifica Pedro A. Neto, director ejecutivo de Amnistía Internacional en Portugal.

PUBLICIDAD

Neto señala: "El racismo existe. A menudo se manifiesta de manera muy informal, en discusiones de cafetería o en las redes sociales, donde la gente habla mal porque sí. La diferencia con Chega es que ha capitalizado este racismo para convertirlo en discurso oficial. Ha normalizado este tipo de discurso, que es totalmente irrespetuoso".

Frente al auge de la extrema derecha, el historiador y profesor Ricardo Noronha, de la Universidad Nova de Lisboa, aporta otra perspectiva: "Me parece que la noción amplia de democracia, como conjunto de derechos individuales y colectivos, no se ve amenazada por el hecho de que la extrema derecha haya obtenido el 18% de los votos en las últimas elecciones".

El eco de la revolución entre las generaciones más jóvenes

En vísperas del aniversario de esta revolución histórica, la Comisión Gubernamental 25 de Abril está realizando importantes esfuerzos para implicar a todos los grupos de edad en este acto conmemorativo, especialmente a los jóvenes. 

"Hemos lanzado campañas en las redes sociales, muy seguidas por los jóvenes, como la titulada #TúNoPodías, en la que se enumeran 13 prohibiciones y restricciones anteriores a la revolución, como la imposibilidad de votar libremente o de organizarse políticamente", explica Maria Inácia Rezola, comisaria ejecutiva y profesora de Historia. Estas iniciativas pretenden concienciar sobre las libertades que ahora se dan por hechas y que antes eran inalcanzables.

Maria Inácia Rezola nos recibe en la comisión de gobierno del 25 de abril.
Maria Inácia Rezola nos recibe en la comisión de gobierno del 25 de abril.Ilaria Federico

"La libertad es como la salud: sólo nos damos cuenta de su importancia cuando empezamos a perderla", observa Vasco Lourenço. "Es natural que quienes nacen en libertad no cuestionen su estado. A menudo les pregunto si aceptarían vivir sin libertad, y la respuesta es unánimemente negativa. Sin embargo, es crucial permanecer alerta, ya que la historia de la humanidad es cíclica, y no debemos permitir que la libertad se vea amenazada de nuevo. Debemos aprender de la historia para evitar que la juventud se vea alienada una vez más", afirma.

PUBLICIDAD

Según Arnaldo Silva, "la juventud portuguesa permanece alerta y se negará a que las ambiciones políticas, económicas o militares anulen sus libertades e ideales".

Ilaria Federico
Ilaria FedericoLos jóvenes protestan en una marcha contra la precariedad estudiantil el 21 de marzo en Lisboa. Sostienen claveles, símbolo de la revolución.

El profesor Ricardo Noronha confirma el evidente interés de las generaciones más jóvenes por este periodo histórico: "Cuando visitamos institutos o escuelas primarias, el entusiasmo de los alumnos es palpable. Contrariamente a lo esperado, permanecen atentos, hacen preguntas y comparten sus pensamientos, a veces influidos por relatos familiares de la época. Esta curiosidad significa un compromiso saludable", observa.

Los jóvenes protestan en una marcha contra la precariedad estudiantil el 21 de marzo en Lisboa. Sostienen claveles, símbolo de la revolución.
Los jóvenes protestan en una marcha contra la precariedad estudiantil el 21 de marzo en Lisboa. Sostienen claveles, símbolo de la revolución.Ilaria Federico

El 25 de abril, los sindicatos y movimientos de protesta portugueses marchan tradicionalmente para hacer oír su voz. Este año, el impulso comenzó con mucha antelación, impulsado por la juventud portuguesa. En las calles de Lisboa, durante una protesta contra la inestabilidad financiera, cantan "25 de abril sempre, fascismo nunca mais!" (El 25 de abril para siempre, ¡fascismo nunca más!). 

Con los puños en alto sostienen el simbólico clavel rojo, la flor colocada en los cañones de las armas en 1974 como símbolo de paz. Para estos jóvenes, el espíritu de la revolución parece seguir muy vivo.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

50 años del 25 de abril: ¿Qué queda por hacer con la 'revolución de los claveles'?

El Gobierno de Portugal inicia una legislatura que la extrema derecha aspira a condicionar

Luís Montenegro recibe el encargo de formar un Gobierno de centro-derecha en Portugal