Qué le espera al gas natural licuado y a Europa en 2024

Operarios trabajan en la planta de regasificación de Enagas, la mayor planta de GNL de Europa, en Barcelona, España, 29 de marzo de 2022.
Operarios trabajan en la planta de regasificación de Enagas, la mayor planta de GNL de Europa, en Barcelona, España, 29 de marzo de 2022. Derechos de autor Emilio Morenatti/Copyright 2022 The AP. All rights reserved.
Por Osama Rizvi, economist
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

La historia del gas natural licuado (GNL) -gas natural enfriado hasta su forma líquida para facilitar y hacer más seguro su almacenamiento o transporte sin presión- está cobrando interés a medida que aumenta su participación en el mercado energético primario en el mundo.

PUBLICIDAD

Se espera que los mercados de GNL se mantengan volátiles durante 2024 debido al entorno geopolítico altamente cargado. Sin embargo, aunque las tensiones geopolíticas disminuyeran, sus perspectivas siguen siendo a la baja, como demuestra el hecho de que los precios del gas hayan empezado a caer en Europa.

Demanda y oferta de GNL - Global 2024

Con una inversión sin precedentes en GNL, los consumidores pueden respirar tranquilos, ya que los precios pueden seguir siendo moderados debido al aumento de la oferta. Según Neil Beveridge, director gerente de Sanford C Bernstein & Co, en los próximos tres años se añadirá a la oferta unos 140 millones de toneladas métricas (lo que equivale al 30% del actual mercado mundial de GNL). También se espera la puesta en marcha de numerosos proyectos en Norteamérica y Qatar.

Además, según Bloomberg NEF, se habrán añadido más de 300 millones de toneladas de GNL en 2030, lo que supone un aumento del 70% con respecto a la situación actual.

"Comienza la tercera gran oleada de GNL", afirma Anne-Sophie Corbeau, investigadora del Centro de Política Energética Global de la Escuela de Asuntos Internacionales y Públicos de la Universidad de Columbia. Morgan Stanley considera que el mercado está sobreabastecido, con un excedente de 4 millones de toneladas.

En cuanto a la demanda de GNL, se espera que Asia encabece la lista. No es de extrañar, sobre todo si tenemos en cuenta que, según Economist Intelligence Unit, **Asia contribuirá en más de un 40% al crecimiento mundial en 2024.**En cuanto a Europa, de momento no parece haber desequilibrios.

Las perspectivas económicas europeas siguen repletas de vientos en contra en forma de tipos de interés más altos y más largos, inflación pegajosa y cuestiones políticas. Sin embargo, el tiempo puede cambiar el escenario y, durante la mayor parte de este invierno, se ha mantenido moderado.

La ralentización industrial en la eurozona seguirá presionando a la baja por el lado de la demanda, y los sólidos niveles de existencias ayudarán en caso de un repunte inesperado del consumo. Esto significa que los consumidores podrían estar ante una mezcla de señales contradictorias, ya que los indicadores económicos siguen yendo a la baja. Sin embargo, es posible que obtengan un respiro en lo que respecta a los precios de la energía. Por supuesto, cualquier nueva escalada de las tensiones geopolíticas podría provocar un repunte de los precios del petróleo y el gas.

Expectativas de precios

Según el Informe sobre el Mercado a Medio Plazo de Gas 2023, la demanda de gas en todo el mundo crecerá una media anual en torno al 1,6% entre 2022 y 2026. Esta cifra es inferior a la media quinquenal anterior del 2,5% anual entre 2017 y 2021. 

Según diversas estimaciones, la demanda de gas en Asia, Norteamérica y Europa alcanzó su máximo en torno a 2021 y se prevé que se reduzca un 1% anual hasta 2026. En el caso de Europa, este descenso también puede atribuirse al hecho de que, tras la adhesión al Plan REPowerEU, el despliegue de fuentes renovables ha aumentado considerablemente.

Eurostat statistics about Europe's gas demand
Eurostat statistics about Europe's gas demandEurostat

Por lo tanto, en términos de estimación de precios, es posible que no veamos un mercado alcista. Aparte de las tendencias estructurales mencionadas, el contexto económico mundial no es muy propicio para un escenario alcista del mercado del GNL.

Según Morgan Stanley, las perspectivas de precios para 2024 ya se han reducido a 10,10 euros/MM Unidad Térmica Británica (11 $/MMBtu) desde los 12,85 euros/MMBtu (14 $/MMBtu). En cuanto a los precios al contado, el banco estima que promediarán los 10,37 MMBtu (11,3 $/MMBtu) frente a los 12,94 MMBtu (14,1 $/MMBtu).

Persisten los vientos en contra

El mercado mundial de la energía en general y el del gas en particular han cambiado radicalmente a causa de la guerra entre Rusia y Ucrania. Ha llevado a Europa -debido a su dependencia del gas procedente de Rusia- a diversificarse tanto en términos de proveedores como de combinación energética. Sin embargo, hasta que los frentes geopolíticos abiertos se resuelvan o desescalen, siempre cabe esperar un repunte repentino de los precios del GNL.

A Europa le interesa mantener sus inventarios en niveles elevados y rellenarlos según el calendario previsto (lo que, afortunadamente, está ocurriendo).

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La guerra entre Israel y Hamás pasa factura a la economía israelí

Noruega transferirá fondos congelados a la Autoridad Palestina

La Comisión Europea recorta la previsión de crecimiento de la UE y espera que la inflación siga cayendo