¿Cómo usa Japón su experiencia para ayudar a Ucrania a recuperarse?

¿Cómo usa Japón su experiencia para ayudar a Ucrania a recuperarse?
Derechos de autor euronews
Derechos de autor euronews
Por Cinzia Rizzi
Compartir esta noticia
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La recuperación y la reconstrucción forman parte del ADN de Japón. El país asiático está ayudando a Ucrania, devastada por la guerra, de varias maneras, que incluyen la gestión de la eliminación de escombros, la construcción de infraestructura y la prestación de ayuda humanitaria.

PUBLICIDAD

A medida que se aproxima el segundo aniversario de la invasión de Ucrania por parte de Moscú, la reportera de Euronews Cinzia Rizzi se dirigió a Tokio para saber más sobre cómo Japón está ayudando a este país devastado por la guerra. Esto coincide con la preparación del país asiático para la Conferencia Japón-Ucrania para la Promoción de la Reconstrucción Económica.

A pesar de haberse visto prácticamente despojado de todo tras la Segunda Guerra Mundial, Japón se recuperó rápidamente y el periodo récord de crecimiento económico recibió el calificativo de 'milagro económico japonés'. Su experiencia en diversos ámbitos ha ayudado a Japón a responder rápidamente a las consecuencias de grandes desastres desde entonces.

El país está utilizando ahora sus conocimientos para ayudar a Ucrania y en este episodio de Focus vamos a ver algunos de estos casos. Empezamos con un proyecto para eliminar escombros, patrocinado por la Agencia de Cooperación Internacional de Japón. Luego conoceremos a las empresas privadas que están construyendo infraestructuras, como un puente que conecta el suroeste de Ucrania con Rumanía, con el objetivo de aumentar la conectividad entre Ucrania y la UE.

La ayuda humanitaria desempeña un papel destacado en la misión de ayuda japonesa, mientras que algunas startups como Instalimb comparten sus conocimientos con los ucranianos para ayudarles a fabricar prótesis. Más de 2500 ucranianos que tuvieron que huir de su país ya se han afincado en Japón, una medida financiada por el gobierno y organizaciones sin ánimo de lucro como la Fundación Nippon.

Compartir esta noticia