This content is not available in your region

Mokra Gora, el pueblo serbio declarado uno de los mejores pueblos turísticos del mundo

euronews_icons_loading
Mokra Gora, el pueblo serbio declarado uno de los mejores pueblos turísticos del mundo
Derechos de autor  MILOS CVETKOVIC/AFP
Por Euronews

Los habitantes de Mokra Gora ya pensaban que vivían en el pueblo más bello del mundo antes de que se confirmara oficialmente. Naturaleza intacta, agua y aire limpios, y atracciones turísticas únicas en el mundo hicieron que la Asamblea General de la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas declarase este lugar como uno de los mejores pueblos turísticos del mundo.

"Tenemos buena gente, buenos productos nacionales y una naturaleza todavía virgen", dicen los vecinos. "La gente es muy buena y acogemos a todos los que vienen".

Todos coinciden en que la mayor promoción de este pueblo la hizo Emir Kusturica, un famoso director que construyó una ciudad de madera en la colina Mećavnik, que unos 100.000 turistas de todo el mundo visitan cada año.

"Con la llegada del profesor Kusturica, Mećavnik se convirtió en un lugar de encuentro de la cultura. Eso trajo la contribución a todo el asentamiento", asegura la responsable del complejo turístico "Mećavnik" Bojana Tošić.

No sólo Mećavnik, sino también el Šargan Ocho, una obra maestra arquitectónica entre los ferrocarriles de vía estrecha, es responsable del desarrollo de esta zona. Este ferrocarril conectaba Mokra Gora con el resto del país, y hoy es una popular atracción turística.

Aleksandra Milutinović, gerente del complejo "Šargan Ocho", cuenta que "primero se empezó a reconstruir el ferrocarril, eso es algo que trajo a los huéspedes a esta zona, todo empezó a partir de eso".

Además, este pueblo cuenta con ríos limpios, agua potable y alcantarillado. En 2005 esta zona fue declarada bien natural protegido. Los lugareños impidieron la construcción de una mina de níquel, y cada día los guardas del parque natural, como Milisav Spasojević, luchan contra las construcciones ilegales. "Nuestra tarea es proteger esta hermosa naturaleza de las influencias humanas", dice.

Actualmente, hay 600 habitantes en el pueblo. Aunque algunos jóvenes lo han abandonado en las últimas décadas, muchos de ellos han decidido volver. La escuela del pueblo tiene sólo 30 alumnos, y las previsiones dicen que habrá más en el futuro.