Crossing Cultures | De Jingdezhen a Delft o cómo la porcelana china inspiró la cerámica europea

Crossing Cultures | De Jingdezhen a Delft o cómo la porcelana china inspiró la cerámica europea
Derechos de autor  euronews
Por Paul Hackett y Yegor Shyshov

Cuando la porcelana llegó a Europa desde China en el siglo XVI causó sensación. Los alfareros de Jingdezhen habían fabricado un material mágico nunca antes visto. Solo ellos conocían el proceso de producción, que era un secreto muy bien guardado. Pero los alfareros holandeses comenzaron a elaborar su propia cerámica azul y blanca.

La famosa porcelana Qinghuaci azul y blanca de Jingdezhen

Hacer Qinghuaci es un proceso complicado que implica 72 pasos. El paso llamado recorte consiste en eliminar cualquier exceso de arcilla y el espesor debe ser muy preciso, no se permite más de una décima de milímetro de error. Es un proceso extremadamente delicado que requiere artesanos muy hábiles.

Euronews
Elaborar porcelana de Qinghuaci es un proceso complicado que consta de 72 pasos.Euronews

Respecto al esmaltado, el recipiente se sumerge lentamente, aunque se retira sorprendentemente rápido. La velocidad está dictada por la forma del objeto. El artesano se basa en la experiencia para determinar esto.

Una característica distintiva de la porcelana azul y blanca es su elegante esmaltado. El diseño incorpora algunas de las técnicas tradicionales chinas de pintura con agua y tinta, como el desteñido y la reducción gradual del trazo. Todo lo pintado en la superficie tiene un simbolismo único, generalmente asociado con alguna forma de bendición.

Euronews
Técnicas chinas de pintura con agua y tinta.Euronews

"_Para producir obras creativas, tienes que salir y descubrir y apreciar la belleza de la vida. Sin tales experiencias, no puede haber resultados. _Además, la expresión artística es algo muy personal, una manifestación de los gustos y de la manera de entender la vida", dice Chen Yu, pintora manual de porcelana de Jingdezhen.

Porcelana Royal Delft en los Países Bajos

Durante unos 400 años, la ciudad holandesa de Delft ha estado haciendo cosas maravillosas con la arcilla. Inspirándose en la porcelana que llegaba de China, los alfareros pronto comenzaron a hacer su propia cerámica azul y blanca. Con el tiempo, las escenas decorativas se volvieron más holandesas. Los molinos, los barcos y la ciudad de Delft se hicieron muy populares.

Euronews
Las decoraciones pintadas a mano necesitan una alta cualificación y al menos una década para dominarlas.Euronews

En un momento de la historia, había alrededor de 34 fábricas en Delft, pero hoy, Royal Delft es la única fábrica que queda en la ciudad.

"En Europa no podíamos hacer porcelana. En Delft, comenzaron a mezclar la arcilla de manera diferente. Hicieron algo más delgado. El resultado se parecía mucho a la porcelana china. Por eso la gente la llama porcelana holandesa o de Delft, pero en realidad es cerámica. Las decoraciones eran muy refinadas y el azul era nuevo”, explica Co van Nieuwenhuijzen, gerente de Royal Delft.

Euronews
La famosa Proud Mary de Royal Delft.Euronews

Una de las piezas de porcelana más famosas fabricadas en la fábrica Royal Delft es la Proud Mary. 

Las cerámicas más finas que se producen hoy en día todavía se pintan a mano, lo cual es un trabajo altamente cualificado que lleva aproximadamente una década dominar.

El proceso utiliza una pintura especial que contiene cobalto. Luego se esmalta y se cuece. Es el momento mágico, cuando una reacción química convierte la pintura negra en el icónico azul. Hoy en día, el auténtico Delft puede costar una pequeña fortuna. Cada pieza es completamente única.

El proceso crítico del horno

El éxito o el fracaso de todo el trabajo realizado anteriormente en Jingdezhen depende de la experiencia de los artesanos que supervisan el horno. Años de experiencia les guían para añadir la leña en el momento justo y en las cantidades adecuadas. Lo hacen día y noche, sin parar, durante varios días.

Euronews
La experiencia de los artesanos que supervisan el horno es crucial.Euronews

Dado que el calor dentro del horno no se distribuye de manera uniforme, se colocan diferentes tipos de cerámica en diferentes lugares, según la cantidad de calor que necesiten. Por ejemplo, la porcelana azul y blanca necesita el lugar más caliente, el más cercano a la puerta del horno.

Euronews
Para lograr el mejor efecto, el más brillante, se utiliza leña de pino.Euronews

Para lograr el mejor efecto, se quema en el horno leña de pino, la que da el tono más brillante. El motivo es que a 1.300 grados emana aceite. Cuando entra en contacto con el esmalte de una vasija, el aceite de pino crea una superficie brillante y de apariencia pulida.