EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Guillermo del Toro, un defensor a ultranza del cine de animación en el Festival de Annecy

Guillermo del Toro, invitado especial en el Festival Internacional de Cine de Animación de Annecy
Guillermo del Toro, invitado especial en el Festival Internacional de Cine de Animación de Annecy Derechos de autor David Mouriquand
Derechos de autor David Mouriquand
Por David MouriquandEuronews en español
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

El director mexicano fue el protagonista absoluto del festival de animación en la localidad francesa, donde cargó duramente contra el actual sistema cinematográfico.

PUBLICIDAD

Este año, el Festival de Cine de Animación de Annecy ha decidido centrar su excepcional y variada programación en la animación mexicana.

Para celebrarlo, el premiado director y animador de 'El libro de la vida', Jorge R. Gutiérrez, ha sido el encargado de diseñar el cartel oficial del certamen. Las masterclass sobre el tema han sido muchas y variadas a lo largo de la semana, y ha sido un placer poder asistir a varias de ellas. 

Y quién mejor para dirigir varias de estas clases que el célebre director Guillermo del Toro, responsable de joyas como 'Hellboy', 'El laberinto del fauno', 'El callejón de las almas perdidas' y las oscarizadas 'La forma del agua' y 'Pinocho'.

Del Toro siempre ha considerado a la animación como su primer amor. Así lo recordó estos días en Annecy, donde quiso recordar sus inicios en el género, utilizando la cámara Super 8 de su padre. Y teniendo en cuenta lo que nos contó durante sus masterclass, parece que será también su último amor. 

En efecto, tras su Oscar a la mejor película de animación por 'Pinocho', el director declaró que solo le quedan unos pocos largometrajes "reales", dejando claro que prefiere centrarse en la animación.

"Hay un par de películas más de acción real que quiero hacer, pero no muchas", dijo del Toro. "Después de eso, sólo quiero hacer animación. Ése es el plan".

Escuchar a Del Toro hablar de sus comienzos en Guadalajara, compartir numerosas anécdotas y oírle transmitir su amor por el medio de la animación es realmente adictivo. Y a menudo muy divertido.

David Mouriquand
Guillermo del Toro durante su segunda masterclass en AnnecyDavid Mouriquand

Entre otras cosas, el mexicano nos contó lo difíciles que son los inicios en este mundo, con escasez de dinero que se traduce en recortar gastos, si hace falta también con la comida: "Descubrimos que la comida más barata era la de perro", nos contó como si nada Del Toro. "Está llena de calcio, así que teníamos comida de perro, y todo el dinero que ahorrábamos lo utilizábamos para comprar una lente o una luz nueva".

El genio mexicano también nos habló de su eterno respeto por su tutor de efectos especiales y "profesor de maquillaje" Dick Smith ('El Padrino', 'El Exorcista'), y de cómo su entonces futuro suegro le dijo que creía que la gente del mundo del cine era "muy indecente", a lo que Del Toro respondió: "Yo soy un hombre decente, haré mis marionetas de arcilla, ¡hay muy poco espacio para la cocaína!".

Hacer cine es comerse un bocadillo de mierda.Siempre hay mierda, solo que a veces te dan un poco más de pan
Guillermo del Toro
Director de cine

Según nos reveló el director, su intención era que su primera película fuera en stop-motion, y que este plan se fue al traste cuando el estudio fue asaltado por varios vándalos que destruyeron los cientos de marionetas y decorados que allí había. Aquello puso fin a su sueño original y obligó al joven cineasta a lanzarse a la que sería su ópera prima, 'Cronos'.

El "sandwich de mierda"

A pesar de ser un dos veces ganador del Oscar y estar considerado una leyenda del cine, Del Toro no tiene las manos atadas ni está "casado" con nadie. 

El mexicano se ha mostrado siempre muy crítico con la industria del cine, a la que acusa de estar "orientada a triturar mierda y destruir tu arte", revelando que solo en los dos últimos meses cinco de sus proyectos fueron rechazados por los estudios.

"Hacer cine es comerse un bocadillo de mierda", dijo el artista en determinado momento al sorprendido público de Annecy. "Siempre hay mierda, sólo que a veces te dan un poco más de pan". 

Del Toro reveló que "el índice de productividad frente a tus esfuerzos seguirá siendo frustrantemente difícil, y frustrantemente largo. Y siempre te encontrarás con imbéciles. Pero has de tener fe en las historias que quieres contar, y esperar a que alguien quiera comprarlas".

A pesar de su franqueza sobre los guardianes de la industria y los hombres que manejan del dinero, Del Toro no deja que nada le borre su pasión por el medio. Para él, el stop-motion es "la forma más bella de animación, porque es la más íntima".

PUBLICIDAD

"Siempre hay una fuerte conexión entre el animador y el modelo físico", confesó el director. "La animación es para los espíritus no domesticados. La animación es decirle "jódete" al mundo tal y como te lo presentaron de niño. No dejes de mandar al mundo a la mierda. ¡Sigue diciéndolo hasta que te estrelles! Eso es lo importante de los monstruos. Me encantan porque representan un "fuck you" corporal al mundo".

David Mouriquand
Guillermo del Toro con David Mouriquand de Euronews CultureDavid Mouriquand

Del Toro también hizo hincapié en la animación como medio colaborativo, así como en la importancia de transmitir los conocimientos necesarios para que las generaciones futuras puedan ayudar a mantener viva esta forma de arte.

"Si amas la animación y no solo a ti mismo, enséñala, compártela. Si la tienes, compártela. Somos un puñado de locos intentando mantener viva una antigua forma de magia. Así que compártela y transmítela", pidió Del Toro a los amantes de este mundo tan particular y único. 

Los directores como Del Toro se cuentan hoy por hoy con los dedos de una mano: tan llenos de amor, humor y generosidad. Verle durante todo el festival dedicando su tiempo en hablar con los miembros del público, saludándoles y escuchando sus proyectos fue una experiencia impagable para cualquier amante del cine. 

PUBLICIDAD
No estáis solos, formáis parte de una comunidad de locos. ¡Aprovechadlo!
Guillermo del Toro
Director de cine

Durante su segundo seminario de la semana, no dejó de pedir a los estudiantes en que lucharan por mantener unida la comunidad de la animación, compartiendo recursos y apreciando en cada momento lo que hagan los demás dentro de este campo.

"Esto es lo bueno de Annecy", recordó el mexicano: "no estáis solos, formáis parte de una comunidad de locos. Es fantástico, ¡aprovechadlo!".

Con todo, y por muy conmovedor que sean las palabras de Del Toro, si a un doble ganador del Oscar se le niegan sus proyectos, ¿qué esperanza tienen los demás? Se trata de pensamiento bastante deprimente que a buen seguro pasó por la cabeza de más de un asistente.

Gracias a los dioses de la animación existen festivales como el de Annecy. Se trata de un acontecimiento que no solo celebra lo mejor de la animación, sino que ofrece una plataforma considerable a aquellos nuevos talentos que necesitan de la exposición para hacerse oír. 

PUBLICIDAD

Para todos los públicos

El director mexicano no dejó de insistir en que el medio de animación no es sólo para los más pequeños.

"Creo que se puede hacer un drama fantástico para adultos con stop-motion, y emocionar con él a la gente", afirmó Del Toro. "Creo que el stop-motion puede ser intravenoso, puede ir directo a tus emociones de una manera que ningún otro medio puede".

Aunque reconoce que la reciente serie de éxitos de taquilla de animación como 'Spider-Man: Across the Spider-Verse' o 'The Super Mario Bros. Movie' —sin olvidarnos de 'Teenage Mutant Ninja Turtles: Mutant Mayhem', estrenada en Annecy y que llega a los cines en agosto— han ayudado al género y le han dado "un poco más de margen", Del Toro no dudó en recordar que "todavía quedan grandes peleas por librar".

No se anduvo con rodeos el director al hablar de Hollywood y los grandes estudios. En determinado momento, el autor de 'El espinazo del diablo' afirmó que la animación es la forma más pura de arte y que ha sido "secuestrada por un puñado de matones", refiriéndose a unos estudios de animación convencionales que, según él, evitan los riesgos con un aluvión interminable de productos fáciles de consumir.

PUBLICIDAD

"Tenemos que rescatar a la animación. Creo que podemos introducir nuestro caballo de Troya en el mundo de la animación".

Su analogía con el caballo de Troya es acertada, ya que aún queda mucho camino por recorrer para que se considere que la animación está al mismo nivel que los largometrajes de acción real. Al igual que el cine de terror, considerado durante décadas como el más pequeño de los géneros en Hollywood, experimenta ahora una cierta revalorización por parte de los grandes estudios, la animación necesita también ganarse un mayor reconocimiento.

Pero este no debe llegar del público. El Festival de Annecy da buena cuenta de la pasión y el entusiasmo que rodean a la animación, con un sinfín de espectadores entusiastas y encantadores que no se cansan de cuidar a las proyecciones. La animación tan solo necesita que le dejen sentarse a la mesa de los "adultos".

"En la industria se nos sigue manteniendo en la maldita mesa de los niños", protestó Del Toro. "Tenemos que luchar para cambiar eso: ¡Hacernos con el asilo y luego dirigirlo! Por eso festivales como Annecy son tan importantes".

PUBLICIDAD

Contra "el estilo emoji"

La llamada "animación estilo emoji", en la que todo el mundo es "feliz, descarado y rápido", sólo llega según Del Toro hasta cierto punto. Frente a la animación comercial, el mexicano prefiere ver "la vida real". 

"Creo que es urgente ver la vida real en la animación", alertó el artista. "Las emociones han sido codificadas en una especie de comedia romántica adolescente, casi al estilo emoji. Cuando veo a un personaje que levanta una puta ceja, que cruza los brazos o que tiene una pose atrevida... Odio esa mierda. ¿Por qué todos actúan como si estuvieran en una comedia de situación?".

Todos estamos jodidos... Eso es lo que quiero ver animado
Guillermo del Toro
Director de cine

"Creo que es pornografía emocional", siguió denunciando Del Toro. "Todas las familias son felices, y descaradas y rápidas, todo el mundo tiene su chiste. Pues bueno, mi padre era aburrido. Yo era aburrido. Todos en mi familia eran aburridos. No teníamos chistes. Todos estamos jodidos. Eso es lo que quiero ver animado. Me encantaría ver la vida real en animación. De hecho, creo que es urgente hacerlo".

Del Toro quiso también cargar duramente contra "la estupidez corporativa". 

PUBLICIDAD

"Cuando la gente dice que tiene miedo de la inteligencia artificial... Yo les digo que no teman a ninguna inteligencia, sino a la estupidez", destacó el cineasta. "Toda inteligencia es artificial. La estupidez es natural. Completamente, cien por cien natural, orgánica. Tened miedo de la estabilidad. Ese es el verdadero enemigo".

Por supuesto, el creador de 'Pinocho' recalcó sus esfuerzos en intentar evitar en la medida de lo posible tanto los decorados como efectos digitales: "Creo que necesitamos cosas que sepamos que están hechas por humanos para recuperar el espíritu humano. Me encantan las cosas que parecen hechas a mano. Odio la maldita perfección".

Al ser preguntado por sus próximos proyectos, Guillermo del Toro anunció para este verano el inicio del rodaje de su versión de Frankenstein, historia por la que siente desde hace mucho tiempo una pasión especial. Oscar Isaac, Mia Goth y Andrew Garfield participan en el proyecto.

También volverá a trabajar para Netflix para su próxima aventura en stop-motion, la adaptación animada de la novela de Kazuo Ishiguro 'El gigante enterrado'. El libro sigue a una pareja de ancianos que viven en una Inglaterra medieval en la que nadie puede retener sus recuerdos a largo plazo. 

PUBLICIDAD

Del Toro planea rodar esta película con la misma técnica de stop-motion que utilizó en 'Pinocho'. Y teniendo en cuenta los impresionantes resultados de esta película ganadora de un Oscar, podemos apostar a que 'El gigante enterrado' no hará sino confirmar lo afortunados que somos de que Del Toro elija centrarse en la animación.

Al fin y al cabo, los sorprendentes y fantásticos mundos de este gigante del cine bien merecen no estar encadenados al limitado mundo real. Él lo sabe. Annecy lo entiende. Y ya es hora de que todos lo vean.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Russell Crowe acapara toda la atención en el segundo día del Festival de Cine de Karlovy Vary

El cine húngaro brilla en el festival de animación de Annecy

El caso de homicidio involuntario de Alec Baldwin tras disparar en un rodaje ha sido desestimado