EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Un trabajador de un museo alemán cambiaba cuadros por falsificaciones para financiar su lujoso tren de vida

El Deutsches Museum de Múnich no suele exponer obras de arte, pero alberga en sus almacenes una vasta colección de obras donadas.
El Deutsches Museum de Múnich no suele exponer obras de arte, pero alberga en sus almacenes una vasta colección de obras donadas. Derechos de autor Uwe Lein/AP Photo
Derechos de autor Uwe Lein/AP Photo
Por Anca Ulea
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Por si te lo perdiste: Un trabajador de un museo alemán fue condenado por robar y vender cuadros del Deutsches Museum de Múnich, sustituyendo los originales por falsificaciones.

PUBLICIDAD

Un trabajador de un museo alemán fue condenado por robar cuadros y sustituirlos por falsificaciones, con el fin de vender los auténticos para financiar su "lujoso estilo de vida", según un tribunal de Múnich.

El hombre, de 30 años, cuyo nombre se desconoce en virtud de la ley alemana de protección de la intimidad, también fue condenado por robar otras tres obras de arte del Deutsches Museum de Múnich, donde trabajaba como personal técnico, según un comunicado publicado por el tribunal el 25 de septiembre.

Vendió los originales a través de la propia casa de subastas del museo y utilizó los beneficios para pagarse un apartamento, un Rolls Royce y relojes caros.

En los dos años durante los que el hombre trabajó en el Deutsches Museum, de 2016 a 2018, robó por primera vez "El cuento de hadas del Rey Rana", de Franz von Stuck, de 1891, que vendió por 70.000 euros. Dijo a la casa de subastas que el cuadro pertenecía a sus abuelos.

También robó y vendió "Degustando el vino", de Eduard von Grützner, y "Dos muchachas recogiendo leña en las montañas", de Franz von Defregger; no logró vender el último cuadro que robó, "Dirndl", de Defregger.

El Deutsches Museum no es un museo de arte, razón principal por la que los cuadros pasaron tanto tiempo sin ser extraviados.

Aunque el museo muniqués es una institución científica y técnica, tiene en sus archivos una gran colección de arte donado, lo que lo hace especialmente vulnerable a este tipo de robos.

Las "torpes" falsificaciones fueron descubiertas finalmente por un tasador interno que estaba investigando y se dio cuenta de que los cuadros que había visto en el almacén no coincidían con las imágenes de las obras en el catálogo del museo.

El tribunal de Múnich condenó al acusado a 21 meses de prisión sin cumplimiento. Expresó su arrepentimiento que, junto con sus antecedentes penales, le ayudaron a evitar la cárcel. También se le ordenó devolver al museo más de 60.000 euros por los cuadros robados.

"Declaró que había actuado sin pensar", decía el comunicado del tribunal. "Hoy ya no podía explicar su comportamiento".

Fuentes adicionales • ArtNet, ArtForum

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La cabra de cerámica del rey Carlos III se vende en una subasta por la friolera de 13.000 euros

Premios Comedy Pet Photo 2024: Estas son las imágenes de animales ganadoras

Osos polares y dragones de lava: estos son los asombrosos finalistas de los Drone Photo Awards 2024