Los abogados que traen de cabeza al consejo de administración de Shell

Una fotografía muestra el logotipo de la multinacional del petróleo y el gas Shell en una gasolinera de Eltham, al sureste de Londres.
Una fotografía muestra el logotipo de la multinacional del petróleo y el gas Shell en una gasolinera de Eltham, al sureste de Londres. Derechos de autor Ben Stansall / AFP
Derechos de autor Ben Stansall / AFP
Por Rosie Frost
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Un despacho, que además es accionista de la petrolera, demanda más acciones contra el cambio climático

PUBLICIDAD

El mes pasado, el bufete de abogados ecologistas ClientEarth anunció que iba a llevar a Shell a los tribunales. Puede que esto no suene fuera de lo común. Pero lo que hace que este caso sea diferente es que hay personas reales en el centro del mismo. Esta vez no es una empresa la responsable, sino su Consejo de Administración.

ClientEarth afirma que los 11 miembros del Consejo de Administración han incumplido sus obligaciones legales al no adoptar una estrategia de transición acorde con el Acuerdo de París.

Esencialmente, el Consejo de Shell no está haciendo lo suficiente para gestionar los riesgos a los que se enfrenta la empresa debido al cambio climático.

"Lo que pedimos al tribunal es una orden que obligue al consejo a adoptar y aplicar una estrategia para gestionar el riesgo climático en consonancia con sus obligaciones en virtud de la Ley de Sociedades (del Reino Unido)", explica el abogado principal de ClientEarth, Paul Benson.

"El alejamiento de los combustibles fósiles hacia alternativas bajas en carbono, se considera esencialmente una crisis existencial para la industria del petróleo y el gas"

El otro aspecto extraordinario es que el bufete no actúa solo: cuenta con el respaldo de inversores que poseen 12 millones de acciones del gigante de los combustibles fósiles. ClientEarth, crucialmente, es uno de estos inversores. Se convirtieron en accionistas de Shell en 2016.

"El alejamiento de los combustibles fósiles hacia alternativas bajas en carbono, se considera esencialmente una crisis existencial para la industria del petróleo y el gas", dice el abogado principal de ClientEarth, Paul Benson.

"El consejo de Shell ha identificado parte de ese riesgo. El problema es que no lo está gestionando de forma proporcionada y adecuada, y eso deja a la empresa seriamente expuesta."

¿Qué pide exactamente ClientEarth?

"Es la primera vez que un consejo de administración se ve obligado a responder por no haber preparado adecuadamente a la empresa para la transición energética", afirma Benson.

Llevar este caso no ha sido una decisión fácil. Benson afirma que su equipo ha pasado meses estudiando los documentos y que tiene una gran experiencia en la materia. De ese trabajo surgió esta demanda histórica.

Es una especie de prueba para los tribunales ingleses. Aún hay esperanzas de que la cobertura mediática y la presión de los inversores obliguen al consejo a actuar. Pero Benson dice que es una "esperanza perdida".

Confía en que el Tribunal Superior autorice a ClientEarth a seguir adelante con la primera demanda de este tipo.

AP Photo/Kirsty Wigglesworth, File
El Tribunal Supremo de LondresAP Photo/Kirsty Wigglesworth, File

¿Cómo ha llegado ClientEarth a demandar al Consejo de Administración de Shell?

Benson explica que se trata de "la unión de una serie de preocupaciones y frustraciones realmente serias". ClientEarth es accionista de Shell desde 2016 y forma parte de una red de inversores.

Pero no son los únicos preocupados por el futuro. Benson dice que su posición como accionistas significa que han estado al tanto de esta preocupación y frustración sobre la dirección del viaje.

Añade que los inversores se han mostrado inquietos por la dirección que está tomando el Consejo y que se les han transmitido quejas varias veces a lo largo de los años. No sólo eso, sino que estas inversiones incluyen los fondos de pensiones de la gente.

Shell niega que haya malestar y afirma que los accionistas "apoyan firmemente" los progresos que está haciendo en su estrategia de transición energética, con un 80% de votos a favor en la última asamblea general anual.

¿Qué preocupa a los accionistas de Shell?

Una de las cuestiones clave para ClientEarth es una orden judicial holandesa de 2021 que obliga a Shell a reducir sus emisiones en un 45% para finales de 2030, una sentencia que la empresa ha recurrido.

Amigos de la Tierra y más de 17.000 demandantes más argumentaron con éxito que la empresa conocía los riesgos de las emisiones de carbono desde hace décadas y que sus objetivos climáticos no iban lo suficientemente lejos.

"Esa sentencia, dijo el tribunal muy explícitamente, es lo que llamamos suspendida pendiente de apelación. Eso significa que tienen que hacerlo ahora. No pueden apelar y decir 'quizá ganemos la apelación'", explica Benson. "Tienen que hacerlo ahora y empezar a cumplir la sentencia ya".

PUBLICIDAD

Pero afirma que la respuesta a la orden judicial hizo saltar las alarmas. La Junta afirma que reducirá en un 50% las emisiones de alcance uno (emisiones directas de gases de efecto invernadero procedentes de fuentes propiedad de la empresa) y dos (emisiones indirectas procedentes de la energía comprada y utilizada) de aquí a 2030.

Las emisiones de alcance tres, o emisiones de los productos que venden y que son responsables del 90% del total de la empresa, no se reducirán.

"No es un modelo de gestión razonable ni sostenible que una gran multinacional diga simplemente: 'Bueno, no me gusta parte de esa orden judicial, así que no vamos a cumplirla'"

Evaluaciones independientes han calculado que las emisiones netas de Shell disminuirán sólo un 5% de aquí a 2030, muy lejos de lo que ha ordenado el tribunal.

Según Benson, la junta directiva no cree que este objetivo sea compatible con el negocio y por eso no lo van a cumplir: "No es un modelo de gestión razonable ni sostenible que una gran multinacional diga simplemente: 'Bueno, no me gusta parte de esa orden judicial, así que no vamos a cumplirla'".

Shell: Freno de mano y activos bloqueados

El año pasado, ClientEarth envió una extensa carta a la Junta Directiva exponiendo sus preocupaciones.

PUBLICIDAD

Considera que cuanto más tiempo deje Shell para adaptarse a los posibles cambios en la reglamentación, la economía, las tendencias de los consumidores e incluso la evolución de la sociedad, menos probable será que pueda responder adecuadamente. Aumenta la posibilidad de un duro "tirón del freno de mano" para rectificar el problema.

No recibieron una respuesta satisfactoria y en ese momento, dice Benson, pensaron que no les quedaba otra opción que una demanda: "Es una receta para los activos bloqueados si se sigue invirtiendo en grandes proyectos de petróleo y gas cuando todos los escenarios de transición energética de la Agencia Internacional de la Energía dicen que va a haber un descenso de la demanda".

Los activos bloqueados son aquellos que probablemente valgan menos de lo previsto. En el caso del petróleo y el gas, se trata de aquellos que se devalúan o se convierten en pasivos debido a la transición energética.

"Se está invirtiendo todo este dinero, el capital de los accionistas, el dinero de los fondos de pensiones de la gente, en estos enormes proyectos nuevos. Y lo más probable es que esos proyectos terminen como activos varados"

Por ejemplo, explica que hay algunos activos que la empresa tiene o proyectos en fase de exploración y desarrollo que no empezarán a producir petróleo y gas hasta 2030 o 2040. 

Según Benson, para entonces el mundo será muy diferente: "Se está invirtiendo todo este dinero, el capital de los accionistas, el dinero de los fondos de pensiones de la gente, en estos enormes proyectos nuevos. Y lo más probable es que esos proyectos terminen como activos varados".

PUBLICIDAD

Shell no acepta las acusaciones de ClientEarth e insiste en que sus directores han cumplido con sus obligaciones legales, actuando en el mejor interés de la empresa. También afirma que sus objetivos climáticos están alineados con el objetivo de 1,5Cº del Acuerdo de París. El Consejo ha dicho que defenderá su posición.

Ahora corresponde al Tribunal Superior decidir si concede a ClientEarth permiso para presentar la demanda.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El cambio climático pondrá en peligro la salud de 2.400 millones de trabajadores

Europa es el continente que se calienta más rápido y casi duplica el promedio global

El cambio climático viene a por nuestro dinero: ¿Qué países saldrán más perjudicados?