El Fondo de Pérdidas y Daños será una prueba clave para el éxito de la financiación climática en la COP28

Varios coches pasan junto a una valla publicitaria de la COP28 en la autopista Sheikh Zayed de Dubai, Emiratos Árabes Unidos, el lunes 27 de noviembre de 2023.
Varios coches pasan junto a una valla publicitaria de la COP28 en la autopista Sheikh Zayed de Dubai, Emiratos Árabes Unidos, el lunes 27 de noviembre de 2023. Derechos de autor Kamran Jebreili/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.
Por Isabel da Silva
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied
Este artículo se publicó originalmente en inglés

La financiación será el tema central de la COP28, la cumbre de la ONU sobre el clima que comienza el jueves en Dubai. Los economistas afirman que se necesita alrededor de un billón de dólares al año para apoyar a los países en desarrollo en su lucha contra el cambio climático.

PUBLICIDAD

Pakistán es un buen ejemplo de país que necesita ayuda urgentemente, tanto por la pobreza del territocio como por el impacto que el cambio climático ya está teniendo en él. En 2022 el país se inundó casi en su totalidad.  Aunque emite menos del 1% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, las catástrofes naturales son cada vez más frecuentes y devastadoras.

Se espera que durante la COP28 se llegue a un acuerdo sobre la cantidad de dinero que se destinará a un nuevo Fondo de Pérdidas y Daños. Su objetivo es sufragar las caras consecuencias de los fenómenos meteorológicos extremos.

El Banco Mundial es el anfitrión provisional del fondo y prefiere conceder préstamos en lugar de subvenciones para este fin. Por otro lado, los países en desarrollo del llamado Sur Global preferirían que fuera un organismo independiente el que acogiera el fondo, pero el debate principal girará en torno a cuánto dinero invertir y qué países contribuirán.

"La Unión Europea ha señalado claramente (...) su voluntad de apoyar esta iniciativa con contribuciones sustanciales, que probablemente ascenderán a miles de millones de euros", ha explicado a Euronews Cecilia Trasi, analista del think tank Bruegel, con sede en Bruselas.

"Por otro lado, el enviado de Estados Unidos, John Kerry, también ha anunciado contribuciones de millones de dólares, lo que está en una escala de magnitud muy diferente y sigue abierta la cuestión de si países que en 1992 se consideraban en vías de desarrollo, como Arabia Saudí y China, van a contribuir o no", ha asegurado Trasi.

El Parlamento Europeo enviará una delegación de 12 miembros a la conferencia. Los eurodiputados socialdemócratas, incluidos en el grupo, han defendido unas altas contribuciones monetarias, afirmando que ayudan a mostrar la solidaridad mundial.

El grupo político propondrá, en los próximos meses, que se cree un fondo similar sólo para la UE. "Tenemos que ayudar a la gente a adaptarse a la nueva situación. Tenemos que ayudar a los agricultores para que puedan seguir cultivando cosechas mucho más resistentes y resilientes al cambio climático", ha explicado en una entrevista Mohammed Chaim, eurodiputado socialista neerlandés.

"Porque al fin y al cabo, si ayudamos a las comunidades vulnerables, creamos apoyo para el Pacto Verde Europeo y eso es algo de lo que nos beneficiamos todos", ha apuntado Chaim.

Para Trasi, la UE puede utilizar este instrumento para resolver los desequilibrios a los que se enfrentan los Estados miembros a la hora de hacer frente al cambio climático. "Sería muy interesante ver cómo esto afectaría a todas las discusiones sobre la reforma fiscal, simplemente porque quizás una forma de resolver esta cuestión sería dar más margen de maniobra a los países que están en dificultades, pero que también están sufriendo las peores consecuencias del cambio climático", ha dicho la analista a Euronews.

Promesas financieras anteriores aún por cumplir

Los países ricos siguen sin recibir el primer fondo creado en 2019. Se suponía que el Fondo Verde para el Clima de la ONU iba a recaudar 100.000 millones de dólares (91.500 millones de euros) al año para ayudar a los países en desarrollo a invertir en la transición hacia sistemas de energía limpia.

"La cruda realidad es que 100.000 millones de dólares es probablemente sólo una gota en el océano de las necesidades reales de transición de los países en desarrollo, que se estiman en miles de millones. Así, la transición completa se estima en 4.400 millones de dólares (4.000 millones de euros), por lo que vemos claramente que tenemos que aumentar nuestras ambiciones en términos de financiación climática",ha explicado Trasi.

Por su parte, el Partido Popular Europeo (PPE), ha apuntado que debe hacerse lo antes posible.

"Al final, tenemos que reconocer el hecho de que la UE está haciendo todo lo posible por la transición climática, pero si no lo hacemos junto con Estados Unidos, China e India, no podremos mitigar el cambio climático", ha explicado a Euronews la eurodiputada portuguesa del PPE, Lidia Pereira.

La UE también puede desempeñar un papel, ampliando su capacidad nacional para producir sistemas de energía renovable que puedan exportarse al resto del mundo, pero faltan inversiones dentro del bloque, ha añadido.

"Necesitamos reunir más capital, público y privado, porque ocupamos una posición destacada en el desarrollo de tecnologías limpias. Tenemos muchas start-ups floreciendo por toda Europa, pero les falta capital para ampliar sus operaciones", ha dicho Pereira.

Chaim también aboga por una mayor cooperación para transferir tecnologías limpias y por asociaciones en las que participe el sector privado, para crear un ciclo de beneficio mutuo

"Toda África tiene menos paneles solares que un país como Holanda. Imagínense los resultados de darles acceso a paneles solares asequibles y sostenibles...", ha explicado a Euronews.

"Un día podríamos incluso importar esta energía barata y sostenible a Europa. Todo el mundo se beneficiaría de ello, porque la UE es un importador neto de energía".

PUBLICIDAD

Jorge Moreira da Silva, director ejecutivo de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos, apuntó en una entrevista la semana pasada que la acción por el clima "requeriría entre 4.000 y 6.000 millones de dólares (entre 3.600 y 5.500 millones de euros) cada año y que la mayor parte de esta cantidad debería destinarse a los países en desarrollo".

"Las infraestructuras son responsables de casi el 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero", añadió.

"Tenemos que apoyar a los países en desarrollo con financiación adicional para que puedan acceder a una energía que sea asequible, sostenible, limpia e inclusiva, y también tenemos que ocuparnos de las pérdidas y los daños, y de la adaptación".

Al mismo tiempo, con el agravamiento del cambio climático y la intensidad y frecuencia de las catástrofes naturales, es necesario reconstruir o sustituir cada vez más infraestructuras por versiones más respetuosas con el medio ambiente.

Se espera que en la COP28 miles de políticos y asesores científicos emitan recomendaciones sobre un nuevo marco para la financiación internacional de la lucha contra el cambio climático, así como una hoja de ruta definitiva sobre cómo ponerlas en práctica.

PUBLICIDAD
Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La UE espera más ambición internacional antes de la cumbre por el clima, la COP28

Sánchez comienza su gira para el reconocimiento del Estado de Palestina en la UE

Hungría no descarta utilizar su veto durante su turno de presidencia rotatoria del Consejo de la UE