EventsEventos
Loader

Find Us

PUBLICIDAD

¿Podría el cambio climático provocar cataratas en los pingüinos? Los científicos investigan el impacto de los agujeros de ozono

Un pingüino pasea por la playa de la Isla Rey Jorge, en la Antártida, noviembre de 2023.
Un pingüino pasea por la playa de la Isla Rey Jorge, en la Antártida, noviembre de 2023. Derechos de autor AP Photo/Jorge Saenz
Derechos de autor AP Photo/Jorge Saenz
Por Lottie Limb
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

"Lo más importante que podemos hacer para ayudar a la Antártida es actuar contra el cambio climático", afirman los científicos.

PUBLICIDAD

Los animales antárticos corren el riesgo de ser "sufrir quemaduras por el sol", ya que el agujero de la capa de ozono se abre durante más tiempo, han advertido los científicos, y el cambio climático podría ser el culpable.

Como si el impacto del calentamiento global en el hielo marino no fuera suficientemente grave, los pingüinos, las focas y otros animales salvajes también están expuestos a la dañina radiación ultravioleta (UV) durante el verano.

El gas ozono forma una capa protectora en la estratosfera superior de la Tierra. Al darse cuenta de que algunos productos químicos, principalmente los clorofluorocarbonos (CFC) utilizados como refrigerantes, lo estaban agotando llevó a una importante intervención en 1987: el Protocolo de Montreal. Ampliamente considerado como el tratado medioambiental más exitoso del mundo, y los expertos de la ONU afirman que la capa de ozono está en camino de recuperarse en unas décadas.

Sin embargo, el cambio climático podría interrumpir ese proceso de recuperación. Durante los últimos años, el 'agujero' que se abre sobre la Antártida cada año se ha ido cerrando más tarde de lo habitual. Los animales y las plantas están pagando el precio, según un nuevo estudio publicado en la revista Global Change Biology, en el que se exploran sus diferentes estrategias de supervivencia.

¿Por qué el agujero de ozono permanece abierto durante más tiempo?

La capa de ozono sobre la Antártida se debilita cada primavera del hemisferio sur, ya que las condiciones climáticas (temperaturas extremadamente bajas y nubes atmosféricas altas) son propicias para que se produzcan reacciones químicas que corroen la capa de ozono.

Este fenómeno anual suele alcanzar su punto máximo en septiembre y octubre y se repite durante noviembre. Sin embargo, desde 2020, los agujeros de ozono se han ido cerrandomás tarde, entre mediados y finales de diciembre.

En esta imagen de la NASA, el azul y el morado muestran el agujero en la capa protectora de ozono de la Tierra sobre la Antártida el 30 de octubre de 2023.
En esta imagen de la NASA, el azul y el morado muestran el agujero en la capa protectora de ozono de la Tierra sobre la Antártida el 30 de octubre de 2023.NASA via AP

Esto se debe a unas temperaturas estratosféricas inferiores a la media y a un fuerte vórtice polar (circulación de vientos fuertes) que dura más tiempo, según afirmó el servicio de vigilancia atmosférica de la UE el año pasado. Los científicos aún están averiguando exactamente qué es lo que está causando este vórtice polar más fuerte, pero tiene las huellas dactilares del cambio climático.

El nuevo estudio señala la cantidad de partículas liberadas durante la catastrófica temporada de incendios forestales en Australia de 2019-2020, alimentada por el cambio climático. Una cuarta parte de los bosques templados del país se convirtió en humo, matando o desplazando a tres mil millones de animales.

Las erupciones volcánicas de La Soufrière y Hunga Tonga-Hunga Ha'apai de 2021 y 2022, que inyectaron enormes cantidades de vapor de agua en la estratosfera, también podrían haber contribuido a que los agujeros fueran más grandes en los últimos años.

¿Cómo reaccionan los animales a la exposición a los rayos UV?

En primavera, la mayoría de las plantas y animales terrestres están protegidos por la capa de nieve, mientras que la vida marina está protegida por una gran cantidad de hielo marino. Sin embargo, dado que el agujero de ozono dura hasta el verano antártico, las criaturas están expuestas a los dañinos rayos UV-B.

Estos rayos aumentan el riesgo de cáncery cataratas en los seres humanos, y podrían causar daños oculares similares en los pingüinos y las focas. Esta es probablemente la parte más vulnerable de su cuerpo, ya que las capas exteriores de pelo y plumas reflejan la radiación UV o actúan como una barrera, según explica el estudio.

Los investigadores recopilaron las últimas investigaciones sobre cómo los rayos UV afectan a la vida polar. Los musgos antárticos, por ejemplo, sintetizan su propio tipo de compuestos de protección solar. Esto puede parecer extraordinariamente resistente, pero, como dijo a 'BBC News' la profesora Sharon Robinson, coautora y bióloga del cambio climático, "la protección solar siempre tiene un costo". "Si invierten energía en el protector solar, invierten menos energía en el cultivo", dijo.

El krill, las diminutas y abundantes criaturas marinas que se encuentran en la parte inferior de la cadena alimentaria antártica, una especie de crustáceos, parece estar penetrando más profundamente en el océano para evitar los rayos UV. Esto podría afectar a las ballenas, focas, pingüinos y otras aves marinas que se alimentan de ellos.

También sabemos que el fitoplancton del que se alimenta el krill tendrá que fabricar filtros solares para evitar daños
Profesor Robinson

El inicio del verano es la época de máxima reproducción para muchos animales, por lo que la exposición extrema a los rayos UV-B puede producirse en un momento vulnerable de su ciclo vital, señala el estudio. Argumenta que los impactos de los rayos UV deben analizarse en combinación con otros efectos del cambio climático, en particular la reducción del hielo marino.

"Lo más importante que podemos hacer para ayudar a la Antártida es actuar contra el cambio climático", añadió el profesor Robinson. Es decir, "reducir las emisiones de carbono lo más rápido posible para que haya menos incendios forestales y no ejercer presión adicional sobre la recuperación de la capa de ozono".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Antártida | El mayor iceberg del mundo vuelve a moverse tras más de 30 años encallado

António Guterres: "El caos climático está despertando al gigante dormido que es la Antártida"

El pingüino emperador en peligro de "extinción" por la pérdida de hielo marino en la Antártida