EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Casi medio millón de búhos serán sacrificados en EE.UU. para salvar de la extinción a otra especie

Archivo: Un búho barrado en el bosque a las afueras de Philomath, Oregón, en diciembre de 2017.
Archivo: Un búho barrado en el bosque a las afueras de Philomath, Oregón, en diciembre de 2017. Derechos de autor Don Ryan/AP
Derechos de autor Don Ryan/AP
Por Matthew Brown con AP
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Un grupo de defensa de los animales afirma que la agencia gubernamental estadounidense "está pasando de protectora de la fauna salvaje a perseguidora de la misma".

PUBLICIDAD

Para salvar al amenazado búho moteado de una posible extinción, las autoridades estadounidenses se disponen a matar casi medio millón de búhos barrados que están desplazando a sus primos. El polémico plan prevé el despliegue de tiradores entrenados en densos bosques de la costa oeste de Estados Unidos (EE.UU.).

La estrategia del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE.UU., hecha pública el miércoles, tiene por objeto apuntalar las poblaciones de búho moteado en Oregón, el estado de Washington y California.

Los documentos publicados por la agencia muestran que hasta 450.000 búhos barrados serían abatidos a lo largo de tres décadas después de que las aves del este de EE.UU. invadieran el territorio de la costa oeste de dos búhos: el mochuelo moteado del norte y el mochuelo moteado de California.

Los mochuelos moteados, más pequeños, no han podido competir con los invasores, que tienen grandes nidadas y necesitan menos espacio para sobrevivir que los mochuelos moteados.

Las autoridades hablan de una "gestión activa" para evitar la posibilidad de extinción

En el pasado, los esfuerzos por salvar a los búhos moteados se centraron en proteger los bosques donde viven, lo que provocó enconadas luchas por la tala, pero también contribuyó a frenar el declive de estas aves. La proliferación de búhos barrados en los últimos años está socavando esa labor anterior, afirman las autoridades.

"Sin una gestión activa de los búhos barrados, es probable que los búhos moteados del norte se extingan en toda o la mayor parte de su área de distribución, a pesar de décadas de esfuerzos de conservación en colaboración", afirma Kessina Lee, supervisora estatal de Oregón del Servicio de Pesca y Vida Silvestre.

La idea de matar a una especie de ave para salvar a otra ha dividido a los defensores de la naturaleza y a los conservacionistas. Es una reminiscencia de los esfuerzos del Gobierno para salvar el salmón de la costa oeste matando leones marinos y cormoranes que se alimentan de peces, y para preservar las currucas matando a los tordos que ponen huevos en los nidos de las currucas.

Algunos defensores aceptaron a regañadientes la estrategia de eliminación del búho barrado, mientras que otros dijeron que es una desviación temeraria de la necesaria preservación de los bosques.

"El Servicio de Pesca y Vida Silvestre está pasando de protector de la fauna silvestre a perseguidor de la fauna silvestre", afirma Wayne Pacelle, fundador del grupo de defensa Animal Wellness Action. Pacelle predijo que el programa fracasaría porque la agencia no podrá evitar que más búhos barrados migren a zonas donde se ha matado a otros.

El técnico de vida silvestre Jordan Hazan registra datos en un laboratorio de un búho barrado macho al que disparó la noche del 24 de octubre de 2018, en Corvallis, Oregón.
El técnico de vida silvestre Jordan Hazan registra datos en un laboratorio de un búho barrado macho al que disparó la noche del 24 de octubre de 2018, en Corvallis, Oregón.Ted S. Warren/AP

¿Cómo se gestionarán las poblaciones de búhos?

Los disparos comenzarían probablemente la próxima primavera, según las autoridades. Se atraería a los búhos barrados con megáfonos que emitieran llamadas grabadas de búhos y luego se les dispararía con escopetas. Los cadáveres se enterrarían 'in situ'.

Los investigadores ya están matando a estas aves en algunos hábitats de búhos moteados, de los que se han eliminado unos 4.500 desde 2009, según Robin Bown, jefe de estrategia de búhos barrados del Servicio de Pesca y Vida Silvestre. Entre los objetivos se encuentran los búhos barrados de la región californiana de Sierra Nevada, donde los animales han llegado recientemente y las autoridades quieren impedir que las poblaciones se arraiguen.

En otras zonas donde los búhos barrados están más asentados, las autoridades pretenden reducir su número, pero reconocen que es improbable que los disparos los eliminen por completo. Entre sus partidarios se encuentran American Bird Conservancy y otros grupos conservacionistas.

Los búhos barrados no pertenecen al Oeste, afirma el Vicepresidente de 'American Bird Conservancy', Steve Holmer. Matarlos es lamentable, añade, pero reducir su número podría permitirles convivir con los búhos moteados a largo plazo. "A medida que crezcan los bosques viejos, es de esperar que la coexistencia sea posible y tal vez no tengamos que disparar tanto", dice Holmer.

Una lechuza hembra se posa en una rama en las colinas boscosas, en diciembre de 2017, en las afueras de Philomath, Oregón.
Una lechuza hembra se posa en una rama en las colinas boscosas, en diciembre de 2017, en las afueras de Philomath, Oregón.Don Ryan/AP

Según las autoridades, las matanzas reducirían el número de búhos barrados norteamericanosen menos de un 1% anual. Esa cifra la comparan con la posible extinción de los búhos moteados, si no se aborda el problema.

Dado que los búhos barrados son cazadores agresivos, su eliminación también podría ayudar a otras especies de la costa oeste que han estado depredando, como las salamandras y los cangrejos de río, afirma Tom Wheeler, director del Centro de Información para la Protección del Medio Ambiente, un grupo conservacionista con sede en California.

PUBLICIDAD

No se permitiría la caza pública de búhos barrados. El Servicio de Vida Silvestre designaría agencias gubernamentales, terratenientes, tribus nativas o empresas para llevar a cabo las matanzas. Los cazadores tendrían que acreditar formación o experiencia en identificación de búhos y manejo de armas de fuego.

¿Es la expansión del búho barrado un fenómeno ecológico natural?

La publicación en los próximos días de un estudio medioambiental definitivo sobre la propuesta abrirá un período de comentarios de 30 días antes de que se tome una decisión definitiva.

El plan sobre el búho barrado llega tras décadas de conflicto entre los conservacionistas y las empresas madereras, que talan vastas zonas de bosques antiguos donde residen los búhos moteados. Los primeros esfuerzos por salvar a estas aves culminaron con la prohibición de la tala en los años 90, lo que enfureció a la industria maderera y a sus partidarios políticos en el Congreso.

Sin embargo, las poblaciones de búhos moteados siguieron disminuyendo después de que los búhos reales empezaran a aparecer en la costa oeste hace varias décadas. En toda la región se ha perdido al menos la mitad de los búhos moteados, con descensos del 75% o más en algunas zonas de estudio, afirma Katherine Fitzgerald, que dirige el programa de recuperación del búho moteado del norte del Servicio de Vida Silvestre.

PUBLICIDAD

Los detractores afirman que la matanza masiva de búhos barrados provocaría graves trastornos en los ecosistemas forestales y podría llevar a disparar por error a otras especies, incluidos los búhos moteados. También han cuestionado la idea de que los búhos barrados no pertenezcan a la costa oeste, caracterizando la expansión de su área de distribución como un fenómeno ecológico natural.

Los investigadores afirman que los búhos barrados se desplazaron hacia el oeste por una de estas dos rutas: a través de las Grandes Llanuras, donde los árboles plantados por los colonos les permitieron afianzarse en nuevas zonas; o a través de los bosques boreales de Canadá, que se han vuelto más hospitalarios a medida que aumentan las temperaturas debido al cambio climático.

El búho moteado norteño está protegido a nivel federal como especie amenazada. En 2020, las autoridades federales determinaron que su continuo declive merecía pasar a la categoría más crítica de "en peligro". Pero el Servicio de Pesca y Vida Silvestre se negó a hacerlo en ese momento, alegando que otras especies tenían prioridad. El año pasado se propuso la protección federal de los búhos moteados de California. La decisión está pendiente.

Bajo el mandato del expresidente Donald Trump, los funcionarios del Gobierno eliminaron las protecciones de hábitat para los búhos moteados a instancias de la industria maderera. Estas fueron restablecidas bajo la presidencia de Joe Biden después de que el Departamento del Interior dijera que los políticos designados bajo Trump se basaron en datos científicos erróneos para justificar el debilitamiento de las protecciones.

PUBLICIDAD
Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

De los elefantes de Borneo a los cactus chilenos: 1.000 nuevas especies en la lista de peligro de extinción

"La mayor recuperación de una especie felina jamás alcanzada": El lince ibérico, salvado de la extinción

La última especie de caballo salvaje del mundo salvada de la extinción