This content is not available in your region

¿Qué esperar del discurso sobre el Estado de la Unión?

Access to the comments Comentarios
Por Alice Tidey
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.   -   Derechos de autor  AP Photo - Virginia Mayo

Cuando Ursula von der Leyen se ponga detrás del atril del hemiciclo de Estrasburgo el miércoles para pronunciar su discurso anual sobre el estado de la Unión, Europa tendrá un aspecto muy diferente al de hace un año.

Por aquel entonces, la Unión Europea tenía una tasa de vacunación contra el COVID-19 superior a la del Reino Unido o los Estados Unidos, y la economía estaba saliendo del shock inducido por la pandemia. La incertidumbre parecía remitir y la presidenta de la Comisión informó a los parlamentarios de que su institución trabajaría para disiparla aún más proponiendo legislación en cinco áreas clave.

Entre ellas, aumentar las donaciones de vacunas contra el COVID-19 en todo el mundo y reforzar la respuesta del bloque a futuras crisis sanitarias, garantizar el respeto del Estado de Derecho en la Unión, impulsar los esfuerzos para hacer frente al cambio climático, desarrollar una estrategia común de defensa de la UE tras el fracaso de las evacuaciones en Afganistán y poner en marcha un enfoque más coordinado de la migración.

Apenas cinco meses después de su discurso de apertura, Rusia empezó una guerra, ilegal y no provocada, contra su vecino, cubriendo a Europa de incertidumbre una vez más y dejando a los Estados miembros para hacer frente a una triple crisis: energía, coste de la vida y refugiados.

¿Qué ha hecho la Comisión en el último año?

"La Comisión puede tener sus planes, pero, por supuesto, tiene que responder a la realidad. Y la realidad ha sido muy dinámica en los últimos 12 meses", dijo a Euronews Pawel Zerka, miembro del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR).

"Así que no sé si podemos evaluar a la Comisión limitándonos a ver si han cumplido los planes que se marcaron hace 12 meses", añadió.

Sin embargo, los expertos afirman que el Ejecutivo comunitario sí ha conseguido llevar a cabo muchas de sus promesas del último discurso.

"Creo que el COVID-19 va a ser considerado como uno de los mayores éxitos de la Unión Europea en los próximos años", dijo a Euronews Camino Mortera-Martinez, directora de la Oficina de Bruselas del Centro para la Reforma Europea (CER), otro think tank.

La Comisión ha pedido más dosis de las vacunas para hacer frente a nuevas oleadas de COVID-19, y su Autoridad de Preparación y Respuesta ante Emergencias Sanitarias (HERA) ya está en funcionamiento. También ha aprobado los planes de recuperación de 26 Estados miembros en el marco de su programa emblemático NextGenerationEU, que pretende hacer el bloque más ecológico, más digital y resistente mediante una dotación de 806.900 millones de euros.

En cuanto al Estado de Derecho, puso en marcha un nuevo mecanismo que abre la puerta a sanciones financieras contra los Estados miembros que se consideren contrarios a los valores fundamentales de la UE, como la independencia del poder judicial y de los medios de comunicación y los derechos de las mujeres y las minorías. La Comisión también ha llegado a un compromiso con Polonia para sus fondos de recuperación por motivos de Estado de Derecho, mientras que las negociaciones con Hungría siguen en curso.

En materia de defensa y política exterior, la UE acordó en marzo una Brújula Estratégica -un documento que lleva mucho tiempo elaborándose- que establece una visión común de quiénes son los aliados y adversarios del bloque y que prevé una Fuerza de Despliegue Rápido común de 5.000 efectivos.

Los dramáticos acontecimientos de Ucrania han llevado a la Comisión a proponer la creación de una plataforma conjunta de adquisición de armamento para atender las necesidades militares más urgentes de los Estados miembros mientras donan sus arsenales a Kiev. El plan consiste en potenciar la investigación y el desarrollo nacionales en este sector altamente estratégico, garantizando al mismo tiempo que los Estados miembros no compren el mismo equipo a menos que sea absolutamente necesario.

¿Ha dejado la Comisión de lado algunas cuestiones?

Las decisiones de la Comisión sobre el cambio climático tienen más clarooscuros. "La guerra ha sido un reto para la ambiciosa agenda climática de Europa", argumentó Zerka. La guerra de Rusia en Ucrania ha acelerado la crisis energética, ya que Moscú ha reducido progresivamente el suministro de gas en los últimos meses como represalia a las sanciones de la UE.

Ante la perspectiva de una posible escasez de electricidad en los meses cruciales del invierno y con los hogares y las empresas temiendo que las facturas energéticas les empujen a la pobreza, algunos Estados miembros han vuelto a poner en marcha centrales de carbón.

"Bruselas no ha perdido el rumbo sólo por eso, pero no sé si la UE logrará mantener sus ambiciones en un contexto tan difícil cuando los europeos ya no pueden contar con el gas natural de Rusia", señaló Zerka.

Otro expediente que se ha quedado en el camino es el de la migración.

Los Estados miembros del sur se encargan de la mayor parte de las llegadas ilegales y los planes para una mayor solidaridad europea y cuotas obligatorias son lentos, con la amarga oposición de los países del este. Como Polonia y Hungría han acogido a millones de refugiados ucranianos, es probable que pedirles que contribuyan más en este momento sea complicado.

Los planes de reforma de las normas fiscales de la UE para que los Estados miembros tengan más margen de maniobra a la hora de hacer frente a las crisis también se han desbaratado. Fue un tema muy debatido durante la crisis de COVID-19, a pesar de ir en contra de las estrictas normas de la UE sobre déficits y ratios de deuda en relación con el PIB.

Mortera-Martinez dice que es comprensible que la Comisión no haya conseguido llevarlo a cabo. "Nadie esperaba tener una inflación tan alta como la que tenemos en este momento. Así que las herramientas para hacer frente a eso no son la expansión fiscal por razones obvias. Así que en ese sentido, la Comisión dejó caer la pelota, pero creo que tenían que hacerlo", dijo.

¿Y qué pasa con Ucrania?

La UE respondió a la guerra de Rusia en Ucrania con una serie de paquetes de sanciones dirigidos a la economía rusa y a su capacidad de abastecerse de productos tecnológicos clave en el extranjero.

Paralelamente, ha dado a conocer paquetes de apoyo a la maltrecha economía ucraniana y ha proporcionado ayuda humanitaria. También ha dado apoyo político al estatus de candidato ofrecido a Ucrania y a la vecina Moldavia.

Todo ello encabezado por el ejecutivo de la UE. "La Comisión y la propia Ursula von der Leyen han sido uno de los principales ganadores de esta guerra hasta ahora", dijo Mortera-Martinez.

El estatus de candidato, es un ejemplo. "No se esperaba que Ursula von der Leyen fuera a repartir este cuestionario (durante su visita a Kiev en abril) y, al hacerlo, ha obligado al Consejo a tomar una decisión sobre el estatus de la candidatura, algo que no habrían hecho necesariamente".

Qué esperar del discurso de este año

Los expertos coinciden en que Ucrania, la energía y el coste de la vida tendrán un gran protagonismo en el discurso de la presidenta.

Los temas de la ampliación de la UE y la Comunidad Política Europea -una entidad paralela que permite a terceros países estrechar lazos con el bloque con o sin vía de adhesión- también deberían estar incluidos.

Esto podría llevar a von der Leyen a renovar su apoyo al cambio de tratado, dijo Mortera-Martinez.

Por último, la geopolítica debería ser el otro gran tema. Von der Leyen ha defendido una UE más poderosa en la escena mundial y los acontecimientos de los últimos meses no han hecho sino reforzarlo.

Pero aunque la mayor parte de la atención se centra en la relación del bloque con Rusia, ambos expertos esperan que también se mencione a China.

"Creo que el próximo reto que va a tener Europa es cómo desvincularse de China. Y eso va a ser una gran preocupación", añadió la experta del CER.

"Hemos dependido de China para producir cosas baratas para nosotros durante mucho tiempo. Pero ahora creo que después de lo que ha pasado con Rusia y la forma en que China se ha comportado también" en múltiples asuntos, incluido Taiwán, "eso va a ser la próxima gran cosa".

"Creo que este año, con los verdaderos desafíos sobre la mesa, habrá cosas reales y con sustancia en el discurso sobre el Estado de la Unión", dijo Zerka.