EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Los precios del gas en Europa llegan a su punto más bajo en tres meses

El precio del gas llega a su punto más bajo en tres meses.
El precio del gas llega a su punto más bajo en tres meses. Derechos de autor Jean-Francois Badias/Copyright 2022 The AP. All rights reserved.
Derechos de autor Jean-Francois Badias/Copyright 2022 The AP. All rights reserved.
Por Jorge Liboreiro
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

El coste del gas se reduce por el ahorro en la demanda y en los hogares.

PUBLICIDAD

Los precios del gas en Europa han alcanzado su nivel más bajo en tres meses gracias a la disminución de la demanda de la industria y los hogares.

El lunes por la mañana, los precios en el Servicio de Transferencia de Títulos (TTF) de Países Bajos, el principal centro de negociación de Europa, rondaban los 150 euros por megavatio-hora. E incluso han caído varias veces por debajo de ese punto tras establecerse en 156 euros el viernes. La última vez que los precios cayeron por debajo del umbral de 150 euros fue a principios de julio.

A su vez, la Comisión Europea ha anunciado que las instalaciones de almacenamiento de gas de la UE, esenciales para cubrir la demanda adicional durante el invierno, se encuentran a más del 90% de su capacidad. Esta relativa buena noticia ofrece al bloque un necesario respiro en su intento por contener la crisis energética.

Estos últimos precios están muy lejos del récord histórico de 349 euros por megavatio-hora alcanzado a finales de agosto, un mes que hizo saltar las alarmas en las capitales y alimentó las peticiones de un tope en los precios del gas al por mayor en toda la Unión Europea. Sin embargo, los precios siguen siendo excepcionalmente altos: hace un año, el TTF indicaba que el gas costaba 38 euros por megavatio-hora.

Pero además, los altos precios del gas tienen un efecto indirecto en todo el sector energético europeo. Al ser el combustible más caro para satisfacer toda la demanda de energía, el gas determina el precio final de la electricidad. Cuando los precios del gas se disparan, también lo hacen las facturas de electricidad de los hogares y las empresas.

La UE está explorando diferentes vías, entre ellas la limitación de los precios y la creación de un mercado alternativo al TTF, para reducir la influencia de los precios del gas en la electricidad, pero los Estados miembros siguen divididos sobre cuál es el camino más adecuado -y también menos arriesgado-.

La tendencia a la baja de los precios del gas marcará la dirección del debate y podría servir de argumento aEstados miembros, como Alemania y los Países Bajos, que han abogado por métodos más cautelosos en lugar de una intervención contundente en el mercado.

"El descenso de los precios del gas se debe a que los almacenes están casi llenos y a las suaves temperaturas que se han registrado hasta ahora", ha explicado a Euronews Simone Tagliapietra, investigador del centro de pensamiento Bruegel.

"Lo más importante es que los mercados están viendo cómo disminuye la demanda, sobre todo en el sector industrial", ha detallado Tagliapietra.

El ahorro de energía se ha convertido en una de las partes centrales de la propuesta de la UE para frenar la crisis energética. Esta reducción en el consumo se considera clave para reequilibrar el desajuste entre la oferta y la demanda del mercado. En julio, los Estados miembros acordaron por primera vez un plan coordinado para reducir el consumo de gas en un 15% desde agosto hasta marzo.

El plan se diseñó como un escudo preventivo contra la manipulación de los suministros de gas por parte de Rusia, que avivó la especulación en el mercado y llevó los precios a máximos históricos. Las sospechas de la UE resultaron acertadas cuando el Kremlin cerró el gasoducto Nord Stream 1 en represalia por las sanciones occidentales.

A finales de septiembre se aprobó otro plan centrado en el ahorro obligatorio de energía durante las horas punta. El sector industrial ya se ha visto obligado a recortar las horas de producción y ahorrar costes debido a la crisis energética.

La producción industrial de la eurozona disminuyó un 2,3% en julio con respecto al mes anterior, según Eurostat. La confianza de los consumidores está en su nivel más bajo (-28,8% en la eurozona), y cae con más fuerza que durante el pico de la pandemia de la COVID-19.

Un documento no oficial elaborado por la Comisión Europea muestra como ha habido un gran ahorro de gas en la mayoría de los países de la UE, aunque algunos, como Irlanda, Grecia, Suecia y España, han aumentado su consumo.

En el Banco Central Europeo, su presidenta Christine Lagarde, dijo el mes pasado que las perspectivas económicas se estaban "oscureciendo" y que la actividad empresarial se "ralentizaría sustancialmente". Lagarde también predijo dos trimestres consecutivos de contracción económica en invierno, lo que equivaldría a una recesión técnica.

Los analistas creen que, aunque una recesión afectaría gravementa a los europeos, frenaría la demanda y haría bajar aún más los precios del gas.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Los actuales costes de la energía ahogan a los pequeños empresarios europeos, que exigen soluciones

El corredor de gas del sur se expande hasta Bulgaria para desvincularse de la energía rusa

Mondelēz, fabricante de Oreo, es multada por la CE por 337,5 millones de euros