Michel visita Pekín con el objetivo de redefinir las relaciones China-UE

Access to the comments Comentarios
Por Alice Tidey
El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, durante una cumbre de la UE sobre China en el edificio del Consejo Europeo en Bruselas, el 1 de abril de 2022.
El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, durante una cumbre de la UE sobre China en el edificio del Consejo Europeo en Bruselas, el 1 de abril de 2022.   -   Derechos de autor  AP Photo

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, viajará esta semana a China para reunirse con los dirigentes del país en un intento de conocer su posición en cuestiones clave en "esta coyuntura crítica". Michel llegará a Pekín el 1 de diciembre y se reunirá con el presidente Xi Jinping, el primer ministro Li Kepiang y el presidente del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional Li Zhanshu.

Esta visita se produce seis semanas después de que los 27 líderes de la Unión Europea mantuvieran un debate estratégico de tres horas de duración sobre China, provocado por la negativa del país a condenar la guerra de Rusia contra Ucrania, el creciente déficit comercial en beneficio de Pekín y la constatación de que el bloque depende en gran medida de China en cuanto a tecnología y materias primas.

Otras preocupaciones que rondan por la cabeza de los europeos son las implicaciones de seguridad de las inversiones chinas en infraestructuras críticas del bloque, la asertividad de China en la región, y en particular su retórica sobre Taiwán, así como la reelección sin precedentes de Xi para un tercer mandato.

"Creo que el presidente recibió un mandato claro sobre lo que debería ser nuestra política hacia China", aseguraron la semana pasada fuentes europeas. La misma fuente indica que Michel pensó "que sería bueno comprometerse con China, ya que estamos en una coyuntura crítica". Ambos discutirán sobre la situación geopolítico, la economía y los lazos comerciales, así como sobre otros desafíos globales, como el cambio climático, la salud y el aumento de los precios de los alimentos y la energía.

Por su parte, se espera que el líder europeo plantee "cuestiones de derechos humanos y nuestros valores", explican las fuentes europeas, incluyendo los recientes hechos  en Hong Kong y Xinjiang.

Todavía no está claro si Michel participará en una rueda de prensa conjunta con alguno de sus anfitriones chinos, debido a las estrictas medidas de COVID-19 vigentes en el país.Tampoco es probable que la visita dé lugar a ningún tipo de anuncio.

En cambio, según las fuentes europeas, la visita debe considerarse como un primer compromiso y las discusiones como un resultado en si mismo. "Lo que creemos que se necesita es un nuevo impulso en la relación y comprobar qué ha cambiado y cuáles son los nuevos parámetros", defendió.

Rusia, y la posible influencia de China sobre ella, será un debate clave. La UE quiere asegurarse de que China no proporcione a Rusia armas o cualquier material bajo embargo occidental. En este sentido, China ha enviado señales positivas en las últimas semanas, como la aceptación de un comunicado conjunto del G20 que deplora "en los términos más enérgicos la agresión de la Federación Rusa contra Ucrania".

El primer encuentro físico de Michel con Xi se produce un mes después de que el canciller alemán Olaf Scholz viajara a Pekín para una visita y después de que el presidente francés Emmanuel Macron se reuniera con el líder chino en los márgenes de la cumbre del G20 a principios de este mes.

El bloque también ha adoptado recientemente legislación destinada a frenar el acceso de las empresas chinas subvencionadas al mercado de la UE.

Pero las recientes protestas en China podrían desbaratar la agenda, ya que Xi se enfrenta a la mayor muestra de disidencia pública en décadas. Las manifestaciones se han extendido por toda China en los últimos días por la muerte de 10 personas en la ciudad de Urumqi, en la región occidental de Xinjiang, después de que se produjera un incendio en el edificio residencial en el que estaban confinados debido a la dura política de cero covid del país. Algunos manifestantes también han pedido la dimisión de Xi y del Partido Comunista, a lo que las autoridades han respondido con gas pimienta y golpes, según varios medios.

Algunas autoridades locales también han anunciado una flexibilización de las restricciones de COVID-19, mientras que algunas universidades han suspendido las clases en directo y han instado a los estudiantes a regresar a casa, en lo que se considera un intento de frenar las protestas, según AP.