El expresidente de China, Jiang Zemin, muere a los 96 años

Access to the comments Comentarios
Por Euronews  con agencias
El expresidente Jiang Zemin, en el centro, saluda en una cena organizada por la Comunidad Chino Americana en Los Ángeles, EE. UU., el 2 de noviembre de 1997.
El expresidente Jiang Zemin, en el centro, saluda en una cena organizada por la Comunidad Chino Americana en Los Ángeles, EE. UU., el 2 de noviembre de 1997.   -   Derechos de autor  Foto tomada por Hector Mata / Pool Photo vía AP (ARCHIVO).

El expresidente chino y exlíder del Partido Comunista, Jiang Zemin, falleció este miércoles en la ciudad de Shanghái a causa de la leucemia que sufría y un fallo orgánico múltiple, según informaron los medios estatales. Tenía 96 años. 

Durante su mandato de una década (1993-2003), Zemin puso en marcha una serie de reformas que condujeron a China a un crecimiento económico exponencial luego de años de aislamiento internacional tras las sangrientas protestas prodemocráticas de la Plaza de Tiananmen en 1989. El Partido Comunista, que dirigió durante 13 años hasta 2002, lo declaró un "gran revolucionario proletario" y un "luchador comunista de larga trayectoria". 

Su muerte se produce después de que el partido se enfrentara a su más amplia muestra pública de oposición en décadas, cuando las multitudes pidieron la dimisión del líder Xi Jinping durante las protestas del pasado fin de semana por los duros confinamientos y medidas anticovid. 

El lado oscuro de un crecimiento económico sin precedentes

Zemin, elegido por sorpresa para liderar un Partido Comunista dividido tras la agitación de 1989, fue visto inicialmente como un líder de transición. Se presentó al borde de la jubilación con un mandato del entonces líder Deng Xiaoping para unir al partido y a la nación. Pero demostró ser una figura transformadora.

En 13 años como secretario general del Partido Comunista, el cargo más alto de China, dirigió el ascenso del país a la potencia económica mundial acogiendo a los capitalistas en el partido y atrayendo la inversión extranjera tras la entrada de China en la Organización Mundial del Comercio.

AP / ARCHIVO
Jiang Zemin toca el piano original de Mozart durante su visita al lugar de nacimiento del famoso compositor austriaco en Salzburgo, Austria, el 30 de marzo de 1999.AP / ARCHIVO

Presidió el ascenso de la nación como fabricante mundial, el fin virtual de la dominación colonial europea con la devolución de Hong Kong a Reino Unido y de Macao a Portugal, y la consecución de un sueño largamente acariciado de obtener el derecho a organizar los Juegos Olímpicos.

Aunque China se abrió al exterior, el Gobierno de Jiang reprimió la disidencia. Encarceló a activistas de los derechos humanos, del trabajo y de la democracia y prohibió el movimiento espiritual Falun Gong, que el partido gobernante consideraba una amenaza para su monopolio del poder. Asimismo, su mandato es recordado por sonados casos de corrupción y agravar la desigualdad social y la pobreza.

¿Quién era Jiang Zemin?

En público, Jiang solía mostrarse muy animado. Tocaba el piano y le gustaba cantar. Hablaba inglés con dificultad pero con determinación, recitaba el discurso de Gettysburg para los visitantes extranjeros y en una visita a Reino Unido trató de convencer a la reina Isabel II de que cantara en un karaoke.

Pero este líder corpulento y con gafas también demostró ser un duro luchador político que desafió las predicciones de que su etapa como líder de China sería corta.

Jiang nació el 17 de agosto de 1926 en la acomodada ciudad oriental de Yangzhou. Las biografías oficiales pasan por alto el origen de clase media de su familia y se centran en su tío y padre "adoptivo", Jiang Shangqing, uno de los primeros revolucionarios que murió en combate en 1939.

Tras graduarse en el departamento de maquinaria eléctrica de la Universidad Jiaotong de Shanghai en 1947, Jiang ascendió en las filas de las industrias controladas por el Estado. Trabajó en una fábrica de alimentos, luego en la fabricación de jabón y, más tarde, en la mayor planta de automóviles de China.

Como muchos funcionarios tecnócratas, Jiang pasó parte de la radical Revolución Cultural de Mao como trabajador agrícola.