Seis jóvenes portugueses denuncian a 32 gobiernos europeos por inacción climática

Los denunciantes tienen entre 11 y 24 años.
Los denunciantes tienen entre 11 y 24 años. Derechos de autor Jean-Francois Badias/Copyright 2023 The AP. All rights reserved
Por Isabel Marques da SilvaMared Gwyn Jones
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Seis jóvenes portugueses han denunciado este miércoles a 32 países ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) por no protegerlos contra el cambio climático.

PUBLICIDAD

El histórico juicio es la primera vez que tantos países tendrán que defenderse ante un tribunal en el mundo. Los 27 Estados miembros de la Unión Europea, el Reino Unido, Turquía, Rusia y Noruega figuran entre los demandados.

Los jóvenes portugueses, de edades comprendidas entre los 11 y los 24 años, han afirmado que la inacción de los gobiernos ante el cambio climático vulnera sus derechos humanos y discrimina a los jóvenes.

El calor devastador y los incendios forestales en Portugal están restringiendo su capacidad para dormir y hacer ejercicio, perjudicando su salud física y causandoles angustia mental. También afirman que la ansiedad climática se ha extendido entre su generación. "Los incendios están muy cerca de donde vivo", ha asegurado Martim Duarte Agostinho, de 20 años, a Euronews en Estrasburgo antes del juicio.

"Incendios que ya han puesto en peligro mi vida y la de mis hermanas. He perdido días de clase a causa de una de mis pequeñas enfermedades respiratorias", ha explicado.

Dunja Mijatović, comisaria de Derechos Humanos del Consejo de Europa, ha intervenido como tercera parte durante el primer día del juicio, el miércoles. Ha explicado a Euronews que "es el momento adecuado, para pasar de las palabras a los hechos".

"Sabemos que hay numerosas resoluciones, numerosas convenciones, palabras maravillosas sobre el papel. Pero falta la acción", ha añadido.

El cambio climático no conoce fronteras

Una cuestión controvertida será si el tribunal acepta que países distintos de Portugal tengan la obligación de proteger a los seis jóvenes de los efectos devastadores del cambio climático.

Los jóvenes afirman que, aunque viven en primera línea de la crisis climática, y Portugal se enfrenta a unas temperaturas sin precedentes y a incendios forestales mortales en los últimos años, el calentamiento global no conoce fronteras. Si el planeta sigue calentándose como hasta ahora, Portugal sufrirá olas de calor de 40ºC que podrían durar más de un més.

Según sentencias anteriores del TEDH, los países son responsables de los derechos humanos de las personas que se encuentran fuera de sus fronteras en "casos excepcionales".

Pero los gobiernos demandados alegan que los jóvenes no han aportado pruebas suficientes de que exista una "relación causal directa" entre las políticas climáticas de los gobiernos y los daños que han sufrido. Argumentan que no se han presentado pruebas médicas suficientes que demuestren daños a la salud física y mental.

También les reprochan su responsabilidad de proteger los derechos humanos de los ciudadanos más allá de sus propias jurisdicciones.

Un hito jurídico

Según los jóvenes portugueses, se está violando su derecho a la vida, a la vida familiar y a la intimidad, consagrados en el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

También afirman que los gobiernos están vulnerando su derecho a no sufrir torturas ni tratos inhumanos o degradantes, incluido por recomendación de los propios jueces. Un resultado positivo haría historia en el ámbito jurídico, ya que el tribunal nunca ha constatado violaciones de este derecho humano específico en un caso relacionado con el medio ambiente.

Según Kate Higham, Policy Fellow del Grantham Institute de la London School of Economics, una decisión positiva podría servir para "reforzar los argumentos en los casos nacionales sobre el clima contra los gobiernos, y potencialmente contra las empresas".

"El caso podría representar un gran avance para los litigios climáticos. Si prospera en todos sus fundamentos, los gobiernos demandados tendrían que cambiar de rumbo y reducir las emisiones más rápidamente para demostrar que cumplen la sentencia", afirmó.

El caso será juzgado por un panel de 17 jueces del Tribunal de Estrasburgo, que a principios de este año conoció de las primeras demandas contra países europeos por cuestiones climáticas.

En marzo, un grupo de mujeres suizas de edad avanzada y un ex alcalde francés demandaron a sus gobiernos por falta de medidas climáticas decisivas.

La inacción mortal de los gobiernos

El equipo jurídico de los jóvenes argumentará que los insuficientes objetivos climáticos de los 32 gobiernos son directamente responsables de la rápida degradación de la calidad de vida de los jóvenes.

PUBLICIDAD

"Las políticas climáticas de los gobiernos europeos son coherentes con un calentamiento global catastrófico de 3 grados este siglo", ha explicado Gerry Liston, abogado principal de GLAN. "Para los valientes jóvenes solicitantes, eso supone una cadena perpetua de calor extremo inimaginable incluso para los estándares actuales de rápido deterioro", ha añadido.

La Comisión Europea ha sido autorizada a intervenir en el caso como tercera parte.

En sus observaciones escritas al tribunal, afirma que la UE está "liderando los esfuerzos para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París fijándose objetivos de emisiones de GEI (gases de efecto invernadero) aún más ambiciosos y yendo más allá del mínimo necesario para cumplir con sus obligaciones en virtud de dicho acuerdo".

El bloque también hace referencia a los planes nacionales de energía y clima (NECP) de sus Estados miembros, como prueba de su hoja de ruta para mitigar los devastadores efectos del cambio climático.

Pero algunos países, como Francia y Alemania, han incumplido recientemente el plazo de la UE para actualizar sus NECP.

PUBLICIDAD

La industria también advierte de que la UE va a incumplir sus objetivos de energía verde para 2030.

Según un reciente informe de la Agencia Federal de Medio Ambiente alemana (UBA), es probable que Alemania no alcance su objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 65% para 2030.

El caso se produce mientras otros países europeos, como el Reino Unido, dan marcha atrás en políticas climáticas clave, como retrasar cinco años, hasta 2035, la retirada progresiva de los coches diésel y de gasolina.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿Quiere trabajar siempre desde casa? El cambio climático puede ser tu mejor excusa

La apuesta por la agroecología para luchar contra el cambio climático

La peligrosa amenaza del cambio climático para el Patrimonio Mundial