EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Roberta Metsola: "No hay ninguna razón justificable" para mantener a Bulgaria fuera de Schengen

La Presidenta Roberta Metsola invitó al Primer Ministro búlgaro Nikolay Denkov a dirigirse al Parlamento Europeo.
La Presidenta Roberta Metsola invitó al Primer Ministro búlgaro Nikolay Denkov a dirigirse al Parlamento Europeo. Derechos de autor European Union, 2023.
Derechos de autor European Union, 2023.
Por Jorge Liboreiro
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Roberta Metsola, presidenta del Parlamento Europeo, expresó el miércoles su apoyo incondicional a la candidatura búlgara de adhesión al espacio Schengen, en vísperas de una votación de alto nivel que tendrá lugar el mes próximo.

PUBLICIDAD

"Estamos totalmente de su lado", declaró Metsola al recibir en Estrasburgo al primer ministro búlgaro, Nikolai Denkov.

"No hay ninguna razón justificable para no admitir a Bulgaria, ya que ustedes han cumplido todas las condiciones desde hace, vale la pena repetirlo, 11 años", prosiguió.

"El lugar que le corresponde a Bulgaria es el espacio Schengen".

Bulgaria, junto con Rumanía, se ha quedado a las puertas de Schengen desde que ambas entraron a formar parte de la Unión Europea en enero de 2007. El espacio sin pasaportes abarca actualmente 27 naciones europeas, 4,3 millones de km2 y más de 423 millones de ciudadanos.

La Comisión Europea y el Parlamento Europeo llevan años afirmando que Bulgaria y Rumanía están preparadas para entrar en Schengen, pero las dos naciones se han quedado fuera debido a la resistencia de un número cada vez más reducido de gobiernos.

Ampliar la la lista de países en Schengen requiere la unanimidad de todos los Estados miembros.

A día de hoy, sólo Austria y los Países Bajos se oponen a la adhesión de Bulgaria. La oposición de Austria, que también se extiende a Rumanía, se considera el principal obstáculo, pues hunde sus raíces en un descontento más amplio con Schengen. Viena argumenta que los flujos irregulares de inmigrantes que cruzan la UE cada año demuestran que Schengen "no funciona".

Mientras tanto, Holanda ha señalado que podría aprobar la candidatura de Bulgaria si se cumplen una serie de condiciones sobre reforma judicial y lucha contra la corrupción.

Sofía y Bucarest han intentado contrarrestar estos argumentos ampliando el contacto diplomático con funcionarios austriacos y holandeses. Pero, a pesar de la avalancha de reuniones bilaterales, las posturas no han variado prácticamente desde la votación de diciembre del año pasado, en la que se denegó la entrada a Bulgaria y Rumanía, y se dio la bienvenida a Croacia.

España, país que ostenta actualmente la presidencia rotatoria del Consejo de la UE, ha prometido celebrar una nueva votación el mes próximo durante una reunión de ministros de Interior. El orden del día provisional de la reunión del 5 de diciembre incluye un punto sobre las solicitudes de Bulgaria y Rumanía, pero sólo como posibilidad.

"Espero sinceramente que la Presidencia española haga todos los esfuerzos posibles para alcanzar un acuerdo entre todos los Estados miembros este invierno", declaró Metsola el miércoles.

Hablando de la "decepción" y la "frustración" causadas por el rechazo del año pasado, el presidente instó a los países a pensar en la joven generación búlgara y en cómo otro rechazo podría influir en su percepción de la integración europea.

"Es necesaria una decisión. Hace tiempo que debería haberse tomado y esta institución la respalda con gran firmeza", declaró Metsola.

El primer ministro Denkov agradeció a Metsola el apoyo del Parlamento y dijo que la adhesión de Bulgaria beneficiaría a todo el bloque, incluida Austria. "Para mí hoy no hay plan B. Hoy trabajamos muy duro para conseguir esta adhesión", dijo. "Toda la atención está puesta en esto", añadió.

Más tarde, en un discurso pronunciado ante el hemiciclo, Denkov advirtió de que "cualquier nuevo aplazamiento" sería "inaceptable" y frustante para los ciudadanos de su país. En una referencia apenas velada a Austria, el jefe del Ejecutivo dijo que la reimposición de los controles fronterizos, que han aumentado en los últimos meses por un incremento de los solicitantes de asilo, no podía ser "un argumento para no aceptar a Bulgaria y Rumanía" en Schengen.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La adhesión a Schengen de Rumanía y Bulgaria podría votarse en diciembre

¿Seguirá Von der Leyen al frente de la UE? El Europarlamento vota hoy su continuidad

Elección del nuevo presidente de la Asamblea Nacional francesa: ¿Por qué es importante y qué está en juego?