EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

El descontento con la democracia crece en algunas partes de Europa, según un estudio internacional

Un manifestante sostiene un cartel en el que se lee "Democracia" frente al Reichstag durante una manifestación contra el partido AfD y el extremismo de derechas en Berlín, febrero de 2024.
Un manifestante sostiene un cartel en el que se lee "Democracia" frente al Reichstag durante una manifestación contra el partido AfD y el extremismo de derechas en Berlín, febrero de 2024. Derechos de autor Ebrahim Noroozi/Copyright 2024 The AP. All rights reserved
Derechos de autor Ebrahim Noroozi/Copyright 2024 The AP. All rights reserved
Por Mared Gwyn Jones
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

En una escasa mayoría de los países de la UE encuestados (ocho de 15), la mejora de la asistencia sanitaria aparece como prioridad. La lucha contra la pobreza también se considera una preocupación importante en varios países, y encabeza la lista en cuatro de los 15 Estados miembros encuestados.

PUBLICIDAD

Un nuevo estudio mundial ha revelado que el descontento con la democracia es cada vez mayor en algunas partes de Europa, donde los Gobiernos no están a la altura de las expectativas democráticas de sus ciudadanos.

El Índice de Percepción de la Democracia (IPD) es la mayor prueba mundial de temperatura de la democracia, con casi 63.000 personas de 53 países, incluidos 15 miembros de la Unión Europea, encuestadas entre febrero y abril de este año.

Mientras que la mayoría de los ciudadanos de la UE (57%) considera que sus países de origen son democráticos, en tres Estados miembros (Francia, Grecia y Hungría) la mayoríapiensa ahora que ya no vive en democracias libres.

En Hungría, solo el 31% de los ciudadanos considera que su país es una democracia. En los últimos años, el país se ha visto envuelto en un fuego cruzado con Bruselas por el retroceso democrático y las violaciones del Estado de Derecho, como la legislación contraria a los derechos LGBT, la represión de los medios de comunicación independientes, el nepotismo generalizado y la injerencia política en el poder judicial.

El descontento también va en aumento entre los griegos, ya que solo el 43% de ellos piensa que su país es democrático.

Grecia, cuna de la democracia, se ha visto recientemente sometida a escrutinio por las denuncias de expulsiones ilegales de inmigrantes en el mar Mediterráneo, la erosión de la libertad de prensa y una amplia investigación sobre programas espía en la que están implicados periodistas y opositores.

A principios de este año, el Parlamento Europeo adoptó su primera resolución sobre el Estado de derecho en Grecia, denunciando su continuo retroceso y pidiendo una revisión de los fondos de la UE.

En Francia, casi la mitad de los encuestados (46%) considera que su país es democrático. Las turbulencias económicas, la indignación por las reformas de las pensiones del presidente Emmanuel Macron y la creciente desconfianza en la clase dirigente han hecho que la percepción democrática del país caiga en picado.

En otros países europeos, como Alemania, existe una brecha cada vez mayor entre la importancia que los ciudadanos otorgan a la democracia y lo democrático que creen que es su país, lo que también se conoce como 'D****éficit Democrático Percibido' (DDP).

Este déficit alcanza un asombroso 51% en Grecia y un 50% en Hungría. También ha aumentado en un significativo 9% en Alemania desde 2023, donde ahora se sitúa en el 36%.

La impresión de que los Gobiernos actúan a menudo en interés de un grupo minoritarioen lugar de por el bien común también ha aumentado de media en toda Europa desde 2020, con un fuerte incremento observado en Alemania, del 34 % en 2020 al 54 % en 2024.

El llamativo aumento del 20% ilustra el creciente descontento con la coalición de Gobierno a tres bandas del canciller socialista Olaf Scholz con los Verdes y los Liberales, que jurará el cargo en 2021. Sus socios de coalición han estado en desacuerdo sobre una serie de cuestiones políticas, desde el presupuesto a las ayudas para el cuidado de los niños y la política económica, alimentando la frustración y haciendo que su partido socialista SPD caiga en las encuestas.

La migración, cada vez más preocupante

El Índice de Percepción de la Democracia (IPD) también permite saber en qué quieren los ciudadanos que se centren sus Gobiernos electos.

En una escasa mayoría de los países de la UE encuestados (ocho de 15), la mejora de la sanidad aparece como la prioridad número uno.

La lucha contra la pobreza también se considera una preocupación importante en varios países, encabezando la lista en cuatro de los 15 Estados miembros encuestados.

En los dos últimos años también ha aumentado considerablemente el porcentaje de personas que consideran que "reducir la inmigración" debería ser una de las principales prioridades del Gobierno. Esta tendencia es especialmente notable en Austria, Alemania, Irlanda y Francia, donde la inmigración ha subido como la espuma en la lista de prioridades de los encuestados en los últimos años.

Según el 44% de los alemanes, el 40% de los austríacos, el 37% de los franceses y el 31% de los irlandeses, la reducción de la inmigración debería figurar entre las tres principales prioridades de sus Gobiernos.

Alemania es el líder mundial en cuanto al mayor porcentaje de personas que desean que su Gobierno se centre en reducir la inmigración (44%), por encima de todas las demás prioridades. Por otra parte, el cambio climático está descendiendo en la lista de prioridades entre los alemanes, ya que solo el 24% lo considera una de las tres primeras prioridades.

PUBLICIDAD

Los partidos marginales que hacen campaña a favor de una línea dura en materia de inmigración están subiendo en las encuestas antes de las cruciales elecciones europeas de junio. Los partidos populistas que hacen campaña en contra de la inmigración ganarán las elecciones en al menos siete Estados miembros de la UE y quedarán segundos o terceros en otros nueve.

Un estudio reciente sugiere que la fricción entre dos segmentos de votantes, una preocupada sobre todo por el cambio climático y la otra por la inmigración, podría condicionar el resultado de las elecciones europeas de junio.

La confianza global en la UE se estanca

Aunque en todos los países encuestados, a excepción de Rusia, sigue existiendo una percepción positiva neta de la UE, esa imagen positiva se está estancando en cierto modo en todo el mundo, al igual que ocurre con EE.UU. y la ONU.

Estados Unidos también se enfrenta a una especie de crisis de percepción, incluso en varios países de la UE.

La percepción de Estados Unidos es ahora negativa en Austria (-22%), Irlanda (-5%), Alemania (-4%), Bélgica (-4%) y Grecia (-4%).

PUBLICIDAD

A pesar de su actual invasión de Ucrania, la percepción de Rusia ha seguido aumentando de media en todo el mundo desde 2022.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Clima, igualdad y seguridad: prioridades de los votantes primerizos en las elecciones europeas

Las prioridades de los votantes europeos, según el sondeo de Ipsos para 'Euronews'

Von der Leyen a 'Euronews': "Tenemos que gastar más en Defensa"