EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

La coalición de izquierdas se modera para poder frenar a la extrema derecha

Una mujer pasa junto a un cartel en el que se lee "Vota por el Nuevo Frente Popular" antes de las próximas elecciones parlamentarias en París.
Una mujer pasa junto a un cartel en el que se lee "Vota por el Nuevo Frente Popular" antes de las próximas elecciones parlamentarias en París. Derechos de autor Thibault Camus/AP Photo
Derechos de autor Thibault Camus/AP Photo
Por Lauren Chadwick
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Los votantes de izquierda esperan que una nueva coalición impida que la extrema derecha gane las elecciones, pero con el partido de Macron calificándola de "extrema", podría ser difícil atraer a los votantes.

PUBLICIDAD

Cuando el presidente francés, Emmanuel Macron, convocó elecciones legislativas anticipadas a principios de junio, un activista que trabaja para llevar alimentos de calidad a los barrios pobres decidió presentarse como candidato.

Boris Tavernier vive en Lyon desde hace más de 20 años y afirma que la cuestión de la seguridad alimentaria está relacionada con múltiples temas, como la agricultura, la salud y el medio ambiente. Sin embargo, considera que falta un representante de este tema en el Parlamento.

"Me dije que serían tres años difíciles (antes de las próximas elecciones), pero no me veía sin hacer nada y cruzado de brazos", declaró a 'Euronews'.

Tavernier es ahora candidato del Nuevo Frente Popular (NFP), una coalición de partidos de izquierda que sucede a la alianza Nueva Unión Popular Ecologista y Social (Nupes), segunda en las legislativas de 2022.

La coalición podría ser el segundo partido más votado

Según los sondeos, esta vez la amalgama de partidos de izquierda podría quedar en segundo lugar tras la Agrupación Nacional (AN), y los centristas de Macron acabarían en tercer lugar.

El NFP contiene varios partidos moderados y otros más de izquierdas que llevan tiempo en desacuerdo con las políticas de Macron, que consideran que agravan aún más las desigualdades.

Quieren derogar su polémica reforma de jubilación, subir el salario mínimo a 1.600 euros al mes e introducir más medidas para combatir el cambio climático. El programa, dicen sus militantes, es más moderado que el de la última coalición.

Los candidatos del Nuevo Frente Popular en Lyon en una reunión para galvanizar a los votantes de izquierda. Boris Tavernier está a la derecha.
Los candidatos del Nuevo Frente Popular en Lyon en una reunión para galvanizar a los votantes de izquierda. Boris Tavernier está a la derecha.Euronews

"No participaría sin una unión (de la izquierda), eso está claro, y no participaría sin ciertas cosas enumeradas en el programa, que también eran líneas rojas para mí", dijo Tavernier.

"Esta cuestión tan importante de la lucha contra el racismo, el antisemitismo y todas las formas de discriminación en particular", añadió.

Pero a veces, la coalición ha tenido dificultades para aparecer como una unidad.

Aunque los demás partidos también tienen líderes claros en el primer ministro, Gabriel Attal, de la coalición presidencial, y Jordan Bardella, de 28 años, de la Agrupación Nacional, en cada debate participa una figura política de izquierdas distinta.

Notablemente ausente de esos debates es también Jean-Luc Mélenchon, que quedó tercero en la carrera presidencial en 2022 pero ha sido objeto de muchas críticas debido a su postura sobre el conflicto entre Israel y Hamás en Gaza y a restar importancia a la amenaza del antisemitismo en Francia.

Una tercera vía

Mélenchon dijo en diciembre que la coalición de partidos de izquierda ya no existía, y su nombre aparece a menudo entre los votantes que dicen querer impedirle estar en el Gobierno o los que afirman que la izquierda estaría mejor sin él.

El fundador de la 'France Insoumise' (Francia Insumisa) ha dicho que excluirle podría influir en los votantes que apoyan su movimiento, mientras que otros partidos de izquierdas de la coalición han acordado que no sería primer ministro si el NFP gana las elecciones legislativas.

Macron ha dicho que su partido representa una tercera vía entre dos extremos de izquierda y derecha.

PUBLICIDAD

Pero los miembros de la coalición de izquierdas rechazan tajantemente que se les enfrente a la ultraderecha como otro extremo, y Marine Tondelier, la jefa del Partido Verde, dijo en la radio francesa que el partido del presidente había "perdido todas las referencias históricas".

"Macron ha hecho todo para desdemonizar a la extrema derecha y luego somos nosotros los mezquinos", añadió Tavernier. "Me parece una locura".

Inspirado en el movimiento socialista de 1936

El Nuevo Frente Popular (NFP) se inspira en un movimiento casi centenario de partidos de izquierda que, en su momento, lideró el Partido Socialista.

Paul Bacot, profesor emérito de Ciencias Políticas en el Instituto de Estudios Políticos de Lyon (Sciences Po Lyon), afirma que hay grandes diferencias entre el movimiento histórico y el actual de la izquierda.

PUBLICIDAD

"La primera diferencia es que el Frente Popular en 1936 era una realidad política ligada a la dinámica del movimiento social y a las grandes huelgas en las fábricas. Impulsó a una clase obrera numerosa y movilizada", explica Bacot.

Esa clase obrera vota ahora "mayoritariamente a la Agrupación Nacional", dijo Bacot. "Y los movimientos sociales, hubo uno contra la reforma de las jubilaciones, pero las protestas de los chalecos amarillos fueron portadoras del fin de la política y de la Agrupación Nacional más que de la izquierda".

Los socialistas vieron caer significativamente su apoyo en las elecciones presidenciales de 2017 y 2022, pero los analistas políticos dicen que puede haber espacio para que el tradicional partido de izquierda se haga un nuevo espacio, dado su desempeño en las recientes elecciones europeas.

Sin embargo, la disolución del Parlamento justo después no les ha permitido recoger los frutos, según Bacot.

PUBLICIDAD

Por ahora, la izquierda se centra en bloquear a la extrema derecha. Grégory Doucet, alcalde de Lyon por el Partido Verde, dijo que la disolución del Parlamento por Macron ha puesto al país en peligro.

"Cuando gobernamos, lo hacemos con todos aquellos con los que compartimos valores fundamentales", dijo Doucet a 'Euronews'. "Podemos no estar de acuerdo en tal o cual punto, pero ¿cómo quieres representar la diversidad de un país queriendo gobernar solo?".

"Esto es lo que Emmanuel Macron lleva haciendo desde 2017. Esto no es lo que queremos".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La alianza de extrema derecha busca ampliar su base de votantes en la Francia rural

Tensión sobre Ucrania y la homofobia en el primer debate electoral en Francia

Nuevos voluntarios ayudan a los candidatos de izquierda en Francia a captar votos