This content is not available in your region

Los consumidores de pan se tragarán el costo de la guerra entre Rusia y Ucrania

Los consumidores de pan se tragarán el costo de la guerra entre Rusia y Ucrania
Los consumidores de pan se tragarán el costo de la guerra entre Rusia y Ucrania   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Rod Nickel

WINNIPEG, Canadá, 4 mar – La invasión rusa de Ucrania, uno de los graneros del mundo, ha llevado los precios del trigo a máximos de los últimos 14 años, obligando a los consumidores de pan a asumir su costo.

La invasión rusa del 24 de febrero ha obstaculizado gravemente el comercio desde los puertos del Mar Negro, haciendo subir los precios mundiales del trigo de referencia en Chicago un 40% y empujando aún más la inflación alimentaria mundial, que ya era la más alta en una década.

Las interrupciones de suministro de Rusia y Ucrania, que juntas representan el 30% de las exportaciones mundiales de trigo y el 20% de las de maíz, erosionarán la seguridad alimentaria de millones de personas.

Oriente Medio y el norte de África son especialmente vulnerables por su dependencia de las importaciones, dijo Julie Marshall, portavoz del Programa Mundial de Alimentos.

Los precios del petróleo y del gas también se han disparado debido a las sanciones contra Rusia, mientras que los costos de los fletes y de las materias primas, como el acero, ya habían subido debido a las interrupciones de la cadena de suministro relacionadas con la pandemia.

Incluso los consumidores de dos de los mayores países productores de trigo del mundo, Canadá y Estados Unidos, están pagando el precio.

“Desgraciadamente, a corto y medio plazo, la inflación de los alimentos y el costo de los productos de panadería en Estados Unidos subirán más. Esto afectará más a los más vulnerables de nuestra sociedad”, dijo Robb MacKie, presidente y presidente ejecutivo de la Asociación Estadounidense de Panaderos.

Semanas antes de la última alza del precio del trigo, Calgary Italian Bakery, una panadería la ciudad canadiense de Alberta, subió los precios un 7% para hacer frente a los costos asociados a la sequía del año pasado y a la inflación de los precios de la harina y la levadura.

Ahora, Louis Bontorin, copropietario de esta empresa familiar de 60 años de antigüedad, teme tener que volver a subir los precios de forma significativa, una vez que haya agotado su suministro de harina para cuatro o cinco meses.

“Esto podría ser realmente devastador”, dijo Bontorin. “El pan es uno de los fundamentos, lo esencial, y eso es lo difícil. Somos conscientes del efecto que tiene (el aumento del precio) para el consumidor”.

“El poder adquisitivo de todo el mundo se está erosionando”, agregó.

La amenaza que supone para el suministro de trigo la invasión rusa de Ucrania se ha visto agravada por la caída de las existencias mundiales de los principales exportadores.

Los suministros de la Unión Europea, Rusia, Estados Unidos, Canadá, Ucrania, Argentina, Australia y Kazajistán caerán a un mínimo de nueve años de 57 millones de toneladas al final de la temporada 2021/22, según datos del Consejo Internacional de Cereales (CIC).

Algunos molinos firmaron contratos con los agricultores el pasado otoño para el trigo que están utilizando actualmente, aislándolos por ahora de los picos relacionados con la guerra entre Rusia y Ucrania, pero un molinero dijo que una vez que se enfrente a esos costos más elevados, tendrá que traspasarlos a los panaderos que le compran harina.

“Será obligatorio. O pagas el costo más alto o no consigues tu harina”, dijo el molinero, que pidió no ser identificado debido a lo delicado de la situación. “No creo que la población en general tenga idea de las repercusiones a las que se enfrentará”.

Tras la invasión de Rusia, el teléfono del presidente de Rogers Foods, Joe Girdner, empezó a sonar. Los panaderos que compran harina a sus dos molinos de la Columbia Británica buscan ahora asegurarse el suministro más lejos que antes, ante el temor a que los precios se disparen aún más.

También es un problema para el molinero. Los suministros de trigo de primavera ya se estaban agotando debido a la sequía del año pasado, y ahora los compradores mundiales, que dependían de los suministros del Mar Negro, pueden dirigirse a Canadá en busca de trigo y competir con los molinos nacionales, dijo Girdner.

“Es una preocupación realmente grande”, dijo Girdner sobre la guerra entre Rusia y Ucrania. “Y la verdadera historia será si esta situación se prolonga”.