Las mejores herramientas de IA para potenciar una investigación académica

Estas herramientas de IA podrían ayudarte a impulsar tu investigación académica.
Estas herramientas de IA podrían ayudarte a impulsar tu investigación académica. Derechos de autor Euronews/Canva
Por Camille Bello
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

"ChatGPT redefinirá el futuro de la investigación académica. Pero la mayoría no saben cómo utilizarlo de forma inteligente", tuiteó recientemente Mushtaq Bilal, investigador postdoctoral de la Universidad del Sur de Dinamarca.

PUBLICIDAD

"ChatGPT redefinirá el futuro de la investigación académica. Pero la mayoría de ellos no saben cómo utilizarlo de forma inteligente", tuiteó recientemente Mushtaq Bilal, investigador postdoctoral de la Universidad del Sur de Dinamarca.

El mundo académico y la inteligencia artificial (IA) están cada vez más entrelazados y, a medida que la IA siga avanzando, es probable que los académicos continúen explorando su potencial o expresando su preocupación por los riesgos que conlleva.

"En el mundo académico hay dos bandos. El primero es el de los que comenzaron a adoptar la inteligencia artificial, y el segundo es el de los profesores y académicos que piensan que la IA corrompe la integridad académica", cuenta Bilal a Euronews.

Él se encuentra en el primer grupo.

Este profesor nacido en Pakistán y residente en Dinamarca cree que, si se utilizan con sensatez, los modelos lingüísticos de la IA podrían ayudar a democratizar la educación e incluso dar paso a un mayor conocimiento.

Muchos expertos han señalado que la precisión y la calidad de los resultados producidos por modelos lingüísticos como ChatGPT no son fiables. A veces, el texto generado puede ser sesgado, limitado o inexacto.

Pero Bilal afirma que comprender esas limitaciones, siempre y cuando se use con un enfoque adecuado, puede hacer que esta tecnología "haga mucho trabajo de calidad por ti", sobre todo en el mundo académico.

Indicaciones graduales para crear una "estructura"

Para crear una estructura digna del mundo académico, Bilal afirma que es fundamental dominar la técnica del estímulo incremental, empleada tradicionalmente en terapia conductual y educación especial.

Consiste en dividir las tareas complejas en pasos más pequeños y manejables y dar indicaciones o pistas para ayudar a la persona a completar cada uno de ellos con éxito. Las indicaciones se van complicando gradualmente.

En la terapia conductual, los estímulos graduales permiten a la persona ganar confianza en sí mismas. En los modelos lingüísticos, permite "respuestas mucho más sofisticadas".

En un hilo de Twitter, Bilal demostró cómo había conseguido que ChatGPT le proporcionara un "esquema brillante" para un artículo de una revista empezando con instrucciones simples para luego pasar a las más complejas.

En su demostración, Bilal empezó preguntando a ChatGPT sobre conceptos específicos relevantes para su trabajo, y luego sobre autores y sus ideas, guiando al chatbot basado en IA a través del conocimiento contextual pertinente para su ensayo.

"Ahora que ChatGPT tiene una idea aproximada de mi proyecto, le pido que cree un esquema para un artículo de revista", asegura, y añade que los resultados obtenidos le ahorrarían probablemente "20 horas de trabajo".

"Si escribiese un párrafo por cada punto del esquema, tendría un primer borrador decente de mi artículo".

Este tipo de sugerencias, llamadas incrementales, también permiten a ChatGPT y otros modelos de IA ayudar a "democratizar la educación", afirma Bilal.

Algunas personas tienen el lujo de discutir con profesores de Harvard u Oxford posibles esquemas académicos o ángulos para artículos científicos, "pero no todo el mundo lo tiene", cuenta el experto.

"Si yo estuviera en Pakistán, no tendría acceso a profesores de Harvard, pero seguiría necesitando una lluvia de ideas. Así que, en vez de eso, podría utilizar aplicaciones de IA para mantener una conversación inteligente y ayudarme a formular mi investigación".

Hace poco, Bilal hizo que ChatGPT pensara y hablara como un profesor de Stanford. Después, para comprobar la autenticidad del resultado, hizo las mismas preguntas a un profesor real de Stanford. Los resultados fueron sorprendentes.

PUBLICIDAD

ChatGPT es sólo una de las muchas aplicaciones basadas en IA que puedes utilizar para la escritura académica o para imitar conversaciones con académicos de renombre.

Bilal ha seleccionado otros programas basados en IA que ayudan a los académicos.

1. Consenso

En palabras de Bilal: "Si ChatGPT y Google Scholar se casaran, su hijo sería Consensus, un motor de búsqueda impulsado por IA".

Consensus se parece a la mayoría de los motores de búsqueda, pero lo que lo distingue es que se formulan preguntas Sí/No, a las que proporciona respuestas con el consenso de la comunidad académica.

PUBLICIDAD

Los usuarios también pueden preguntar a Consensus sobre la relación entre conceptos y sobre la causa y efecto de algo. Por ejemplo: ¿La inmigración mejora la economía?

Consensus respondería a esa pregunta afirmando que la mayoría de los estudios han concluido que la inmigración suele mejorar la economía, al tiempo que proporcionaría una lista de los documentos académicos que ha utilizado para llegar al consenso y, en última instancia, compartiría los resúmenes de los principales artículos que ha analizado.

El motor de búsqueda impulsado por IA solo está equipado para responder sobre seis temas: economía, sueño, política social, medicina y salud mental y complementos de salud.

2. Elicit.org

Elicit, "el asistente de investigación de la IA" según sus fundadores, también utiliza modelos lingüísticos para responder preguntas, pero sus conocimientos se basan únicamente en la investigación, lo que permite "conversaciones inteligentes" y lluvias de ideas con una fuente muy bien informada y verificada.

PUBLICIDAD

El software también puede encontrar artículos relevantes sin coincidencias perfectas de palabras clave, resumirlos y extraer información relevante.

3. Scite.ai

Aunque las tecnologías como ChatGPT no están diseñadas para engañar intencionadamente, se ha demostrado que pueden generar textos que no se basan en información objetiva e incluir citas falsas de artículos que no existen.

Sin embargo, existe una aplicación basada en IA que proporciona citas reales de artículos publicados: Scite.

"Es una de mis favoritas para mejorar los flujos de trabajo", afirma Bilal.

PUBLICIDAD

Al igual que Elicit, Scite responde a una pregunta con una lista detallada de todos los artículos citados en la respuesta.

"Además, si hago una afirmación y esa afirmación ha sido refutada o corroborada por varias personas o varias revistas, Scite me da el número exacto. Así que esto es muy útil".

"Si tuviera que impartir algún seminario sobre escritura, enseñaría a utilizar esta aplicación".

4. Research Rabbit

"Research Rabbit" es una herramienta increíble que agiliza tu investigación. Lo mejor: es gratis. Pero la mayoría de los académicos no la conocen", tuiteó Bilal.

Denominado por sus fundadores "el Spotify de la investigación", Research Rabbit permite añadir trabajos académicos a "colecciones".

PUBLICIDAD

Estas colecciones permiten al software conocer los intereses del usuario, lo que da lugar a nuevas recomendaciones pertinentes.

Research Rabbit también permite visualizar la red académica de artículos y coautorías en gráficos, de modo que los usuarios puedan seguir el trabajo de un solo tema o autor y profundizar en su investigación.

5. ChatPDF

ChatPDF es una aplicación basada en inteligencia artificial que facilita y agiliza la lectura y el análisis de artículos de revistas.

"Es como ChatGPT, pero para artículos de investigación", explica Bilal.

Los usuarios cargan el PDF del artículo de investigación en el software de IA y empiezan a hacerle preguntas.

PUBLICIDAD

La aplicación prepara entonces un breve resumen del artículo y ofrece al usuario ejemplos de preguntas que podría responder basándose en el artículo completo.

¿Qué promesas encierra la IA para el futuro de la investigación?

El desarrollo de la IA será tan fundamental "como la creación del microprocesador, el ordenador personal, Internet y el teléfono móvil", escribió Bill Gates en la última entrada de su blog personal, titulada "La era de la IA ha comenzado".

"Los ordenadores no han tenido el efecto en la educación que muchos de nosotros en la industria esperábamos", comenta.

"Pero creo que en los próximos cinco a diez años, el software impulsado por la IA cumplirá por fin la promesa de revolucionar la forma de enseñar y aprender".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Los moderadores de contenidos de Facebook de Kenia califican de "tortura" el trabajo que realizan y su demanda puede tener repercusión mundial

¿Qué países europeos tienen las tasas más altas de educación superior?

Diferencias salariales entre hombres y mujeres en Europa: ¿cómo se comparan los países para reducirlas?