EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Movilidad urbana: empresas y autoridades deben dialogar

usted
usted Derechos de autor Bertrand Combaldieu/AP
Derechos de autor Bertrand Combaldieu/AP
Por Irina Sheludkova
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied
Este artículo se publicó originalmente en ruso

En París ha entrado en vigor la prohibición de alquilar patinetes eléctricos. Peter Stalins, experto de Eurocities, explica por qué la regulación y el intercambio de datos entre empresas y autoridades son necesarios para el desarrollo de modos de transporte sostenibles.

PUBLICIDAD

La movilidad urbana en Europa evoluciona de forma dinámica y su gestión se está convirtiendo en un esfuerzo conjunto de los sectores público y privado, según el experto en movilidad urbana Peter Staelens, de la ONG Eurocities.

La situación con la prohibición de los patinetes eléctricos de alquiler en París es excepcional porque fue el resultado de una votación pública.

Según el experto, los proveedores de este servicio saben muy bien que causan mucha controversia en cualquier ciudad donde operan. Hay muchas quejas sobre seguridad, sobre aparcamientos ilegales, sobre situaciones peligrosas, sobre uso ilegal. Así que es lógico que los ayuntamientos tomen medidas para controlar mejor su trabajo.

Peter Staelens señala que existen contradicciones entre las distintas ambiciones de los agentes de este sector, por lo que es necesario un diálogo constante, ya que las empresas privadas se centran en obtener beneficios y atraer clientes, mientras que las autoridades tienen objetivos públicos.

París no es la primera ciudad donde se ha introducido una prohibición. Por ejemplo, en Copenhague se hizo antes, los patinetes eléctricos volvieron luego a las calles, pero en condiciones más estrictas.

El experto señala que la mayoría de las ciudades, de una forma u otra (mediante el diálogo, la colaboración o la regulación), encuentran diferentes maneras de integrar los patinetes eléctricos en el sistema de transporte.

La responsabilidad también recae en las empresas que prestan estos servicios. Se necesita más transparencia, más datos sobre la sostenibilidad del uso de esos vehículos y servicios, la seguridad y los beneficios de esa transición. Las empresas operadoras son las propietarias de estos vehículos, de la tecnología, tienen un conocimiento más diverso de cómo la gente utiliza estos vehículos.

"Tienen todo tipo de sensores para ver dónde están aparcados los patinetes eléctricos, dónde se utilizan, cómo se utilizan, si cumplen las normas establecidas por las autoridades locales. También pueden imponer ciertas restricciones o incluso un sistema de recompensas por el uso correcto. Supongo que también tienen potestad para bloquear a determinados usuarios o restringir el uso de los patinetes eléctricos a personas que cometan abusos", afirma Peter Staelens.

Según el experto, se necesitan más medidas reguladoras por parte de las autoridades.

Algunos expertos en movilidad urbana califican los patinetes eléctricos de "motorización de los peatones", mientras que el principal objetivo de la transición energética en el sector del transporte es aliviar la presión sobre las carreteras y reducir las emisiones, mientras que caminar es siempre la forma más ecológica y saludable de desplazarse.

"Una pregunta importante que debemos hacernos es si los patinetes eléctricos provocan un cambio del uso individual del coche a un modo más respetuoso con el medio ambiente. Por ejemplo, ¿a cuántos desplazamientos en coche han sustituido los patinetes eléctricos? Sabemos que es el caso del transporte público y las bicicletas, que impulsan un cambio hacia modos de transporte más activos y sostenibles. En el caso de los patinetes eléctricos, este panorama aún no está claro", afirma Peter Stalins.

Las autoridades municipales europeas han empezado a prestar más atención a los peatones, su comodidad y su seguridad, sobre todo porque las condiciones meteorológicas extremas les han obligado recientemente a pensar más seriamente en ello.

El año pasado 400.000 personas utilizaron patinetes eléctricos en París. Tras la entrada en vigor de la prohibición, el Ayuntamiento de París espera desarrollar servicios de alquiler de bicicletas en la ciudad.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

París aprueba en votación ciudadana encarecer el estacionamiento para los vehículos SUV

París se convertirá en la primera capital europea sin patinetes eléctricos de alquiler

París vota contra los patinetes eléctricos de alquiler