EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Los astronautas de Boeing se quedan en tierra sin poder viajar al espacio

La cápsula Starliner de Boeing sobre un cohete Atlas V se prepara para su próxima misión en el Complejo de Lanzamiento Espacial 41 de la Estación Espacial de Cabo Cañaveral.
La cápsula Starliner de Boeing sobre un cohete Atlas V se prepara para su próxima misión en el Complejo de Lanzamiento Espacial 41 de la Estación Espacial de Cabo Cañaveral. Derechos de autor AP
Derechos de autor AP
Por Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Los dos pilotos de prueba de la NASA acababan de acceder a la cápsula Starliner de Boeing para volar a la Estación Espacial Internacional cuando se interrumpió la cuenta atrás, apenas dos horas antes del despegue previsto.

PUBLICIDAD

Boeing canceló el lunes por la noche el lanzamiento de sus primeros astronautas, Butch Wilmore and Suni Williams, debido a un problema en una válvula del cohete. Los dos pilotos de prueba de la NASA acababan de acceder a la cápsula Starliner de Boeing para volar a la Estación Espacial Internacional cuando se interrumpió la cuenta atrás, apenas dos horas antes del despegue previsto.

El consejero delegado de United Launch Alliance, Tory Bruno, señaló que una válvula de alivio de presión de oxígeno en el nivel superior del cohete Atlas V de la compañía estadounidense comenzó a abrirse y cerrarse, creando un fuerte zumbido.

La válvula puede haber superado sus 200.000 ciclos de vida útil, indicó Bruno, lo que significa que tendría que ser sustituida, retrasando el lanzamiento hasta la próxima semana. Sin embargo, si los ingenieros pueden determinar rápidamente que la válvula todavía está dentro de ese límite, el equipo de lanzamiento podría intentarlo de nuevo este martes por la noche. Se trata del último retraso del primer vuelo tripulado de Boeing, suspendido desde hace años por problemas con la cápsula.

Bruno explicó que en el pasado se habían producido problemas similares en las válvulas de otros cohetes Atlas que lanzaban satélites. Entonces, la cuestión se resolvió rápidamente apagando y volviendo a encender las válvulas problemáticas, pero la compañía tiene normas de vuelo más estrictas para los vuelos de astronautas, que prohíben reciclar las válvulas cuando hay tripulación a bordo.

"Nos ceñimos a las normas y los procedimientos, Por eso, como resultado, se detuvo la operación", declaró Bruno en una rueda de prensa. El director del programa de tripulación comercial de la NASA, Steve Stich, reconoció que fue una decisión difícil. "Vamos paso a paso, los lanzaremos cuando estemos preparados y volaremos cuando sea seguro hacerlo", declaró Stich a los periodistas.

El primer vuelo de prueba de Starliner sin tripulación en 2019 no logró llegar a la estación espacial y Boeing tuvo que repetir el vuelo. Después, la compañía se encontró con problemas con los paracaídas y la cinta inflamable. La NASA contrató a Boeing y SpaceX hace una década para transportar astronautas hacia y desde la estación espacial, después de que finalizara el programa de transbordadores, pagando a las compañías privadas miles de millones de dólares. SpaceX lleva en el negocio del denominado 'taxi orbital' desde 2020.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La NASA envía un vídeo de un gato desde el espacio profundo en 101 segundos

Aterrizan las primeras muestras de la NASA del asteroide Bennu

Un equipo de la NASA pide el fin del estigma en torno a los ovnis mientras se buscan pruebas