This content is not available in your region

Inexplorados ríos angoleños que nutren de agua al delta del Okavango

euronews_icons_loading
Inexplorados ríos angoleños que nutren de agua al delta del Okavango
Derechos de autor  euronews
Por Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

En Explore Angola, el equipo de Euronews les propone una expedición para descubrir una de las regiones inexploradas de África. Un lugar que cuenta con una biodiversidad excepcional y que es la 'fuente de agua' del delta del Okavango; paraje clasificado como patrimonio de la UNESCO.

Lo que comenzó como una aventura por un río angoleño inexplorado se ha convertido en una misión de seis años para observar y proteger uno de los últimos humedales intactos del mundo. Un equipo de científicos, exploradores y cineastas de National Geographic se propuso atravesar los numerosos ríos angoleños que abastecen de agua al mundialmente famoso delta del Okavango, situado en Botsuana.

Desde 2015, el equipo de National Geographic Okavango Wilderness Project ha recorrido miles de kilómetros por los ríos angoleños que conforman uno de los últimos humedales intactos del mundo; una cuenca hidrográfica de un tamaño mayor que Inglaterra.

©
Euronews©

"Al principio teníamos un objetivo, que era, entender y descubrir. Y lo hemos hecho muy bien en ese sentido. Hemos descubierto, probablemente, unas 13 especies nuevas para la ciencia. Tiene que haber cientos de especies desconocidas allí", declara Steve Boyes, jefe de proyecto del National Geographic Okavango Wilderness Project.

Mediante estudios y la recogida de muestras de biodiversidad, el equipo ha contribuido a construir una mejor imagen científica de la región.

"Descubrir Angola y documentar Angola, científicamente. No hay otra forma de describirlo. Se trata de un sueño", afirma Kerllen Costa, director nacional, en Angola, del National Geographic Okavango Wilderness Project.

Los científicos del equipo de la expedición montan cámaras trampa y fotografían a los animales. Colocaron cámaras 'trampa', que no son manipuladas in situ y se activan con el movimiento. Las cámaras confirmaron la presencia de leones, guepardos, leopardos y perros salvajes africanos, en grave peligro de extinción.

©
Euronews©

En su primera expedición, el equipo esperaba encontrarse con un río 'normal'. Pero, lo que encontró, fue una zona pantanosa. Resultó ser un increíble descubrimiento científico. En la expedición de 2015, el equipo perforó el suelo de la ciénaga y descubrió turba; una acumulación de vegetación, parcialmente descompuesta.

"Hemos descubierto una superficie de turbera que, probablemente, supera los 35 000 o 40 000 kilómetros cuadrados de extensión. Es la segunda zona de concentración de turba, más grande de África. Es, como una esponja gigante que libera agua en estos ríos", añade Steve Boyes.

La turba retiene diez veces su peso en agua, lo que garantiza que, aunque el cambio climático pueda provocar un año más seco, el agua de la cuenca del Okavango siga fluyendo. La turba también absorbe el exceso de carbono en la atmósfera y ayuda a mitigar los efectos globales del cambio climático.

©
Euronews©

"Durante el proceso de descubrimiento de este tipo de novedades, en torno a un paisaje del que nadie sabía, realmente nada, encontramos nuevas oportunidades; el potencial de las áreas protegidas", explica Boyes.

Cada año, 2,5 billones de litros de agua prístina fluyen desde Angola para mantener la vida de miles de personas e innumerables animales salvajes en el delta del Okavango, en Botsuana. Pero los ríos que suministran el agua en Angola no están protegidos del desarrollo comercial, el tráfico de especies y la deforestación.

El objetivo del proyecto es trabajar con las comunidades locales para proteger toda la zona de la cuenca y ayudar a Angola a aprovechar los beneficios del agua, de forma sostenible.

"Llegar al mayor número posible de personas es el objetivo principal. Porque, así, podemos garantizar el bienestar de estas personas y, en consecuencia, del medio ambiente que las rodea", señala Kerllen Costa.

©
Euronews©

El proyecto para proteger este ecosistema, ha contribuido a resaltar la importancia mundial del sudeste de Angola. Han encontrado rastros de elefantes.

"Muchas ramas rotas, como pueden ver. Y también en el suelo. Algún elefante pasó por aquí, hace menos de una semana", concluye el jefe de proyecto del National Geographic Okavango Wilderness Project.

Los descubrimientos insuflan la esperanza en los corazones de muchos angoleños. Les animan a pensar que, a través de la protección y el establecimiento de una economía de conservación sostenible, tal vez, un día, podrían ver cómo las poblaciones de algunas de las especies más carismáticas de África, vuelven a partes de Angola.