Cefalú, Praiano y Tropea: los pueblos costeros de ensueño de Italia que debe visitar esta primavera

Los pueblos fuera de temporada tienen menos gente y no es necesario reservar los mejores restaurantes con antelación.
Los pueblos fuera de temporada tienen menos gente y no es necesario reservar los mejores restaurantes con antelación. Derechos de autor La So
Derechos de autor La So
Por Andrea Carlo
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Desde excursiones por la naturaleza hasta paraísos gastronómicos, la costa italiana fuera de temporada está llena de alegrías inesperadas.

PUBLICIDAD

La costa italiana es sinónimo de verano: una visión de Aperol Spritzes bajo sombrillas azules frente a un mar cristalino. Como italiano que creció en Inglaterra, cada verano llegaba el esperado ritual postexamen de pasar las vacaciones de agosto (llamadas Ferragosto) en el pueblo costero de mis abuelos. Pasaba largos y perezosos días dentro y fuera del agua en lo que parecía una felicidad insuperable.

Pero desde que volví a mi tierra natal en 2021 para hacer un doctorado, he tenido la oportunidad de explorar el litoral peninsular en otros meses del año. He descubierto algo que nunca pensé que diría: la costa italiana se disfruta mejor en frío.

Algunas de las ventajas de visitar la costa fuera de temporada (noviembre-abril) son evidentes: ausencia de multitudes, temperaturas bajas pero agradables y precios aún más bajos.

Y como el país lucha contra el turismo excesivo y sus playas, cada vez más privatizadas, se están convirtiendo en un campo de batalla entre el multimillonario lobby de los lido y los ecologistas, disfrutar de la costa italiana en los meses más fríos puede resultar una experiencia más pausada y ecológica.

Para ayudarle a decidir qué destino elegir, le presentamos cinco pueblos repartidos por la costa del'Bel Paese' que constituyen una escapada de ensueño fuera de temporada.

Vista de la bahía y promontorio de los sarracenos de Varigotti, Punta Crena, desde el Camino del Peregrino, en 2020.
Vista de la bahía y promontorio de los sarracenos de Varigotti, Punta Crena, desde el Camino del Peregrino, en 2020.Andrea Carlo Martinez

1. Varigotti: vistas perfectas, pasta y rutas de senderismo

Conduciendo por una carretera costera en dirección a Varigotti, se ve una roca con forma de león, detrás de la cual hay un promontorio que sobresale entre dos bahías. Es una bienvenida familiar a lo que durante mucho tiempo se ha llamado la 'perla del ponente', o 'perla' de la Riviera italiana.

El pequeño pueblo de Varigotti, situado aproximadamente a medio camino entre Portofino y la frontera francesa, es una belleza de tamaño bolsillo rodeada de escarpados acantilados. Su casco antiguo, lleno de buganvillas y de estilo morisco (herencia de las incursiones sarracenas de la Edad Media), parece la portada de un libro ilustrado de Las mil y una noches.

El encanto idiosincrásico de Varigotti llamó incluso la atención de Disney-Pixar, que utilizó el pueblo como inspiración para su película de animación de 2021, Luca.

Al ser un lugar relativamente apartado, sigue estando poco concurrido incluso en pleno verano, y sus habitantes han rechazado la excesiva comercialización. Se ha convertido en un refugio para los más herméticos de la alta sociedad italiana, que prefieren la tranquilidad de Varigotti al lujo más llamativo de Portofino o Porto Cervo.

La temporada baja ofrece la ventaja añadida de poder explorar el pueblo y sus alrededores sin el clima bochornoso y los mosquitos del verano.

Una pequeña plaza en el corazón del casco antiguo de Varigotti, en 2021.
Una pequeña plaza en el corazón del casco antiguo de Varigotti, en 2021.Andrea Carlo Martinez

Los excursionistas tienen a su disposición un sinfín de senderos. Para los menos aventureros, un paseo bordeado de olivares hasta la iglesia de San Lorenzo, del siglo XII, es una caminata poco exigente que ofrece impresionantes vistas de la Bahía de los Sarracenos (Baia dei Saraceni).

Para los más intrépidos, está el Sendero del Peregrino (Sentiero del Pellegrino), una ruta de 6,3 km hasta la cima de una alta cresta, desde donde se puede ver gran parte de la Riviera (e incluso Córcega en los días más claros), y visitar una rumoreada cala de contrabandistas: la Grotta dei Falsari.

Y como recompensa a las calorías quemadas, la oferta culinaria de Varigotti no defrauda. La Riviera italiana inventó algunos de los platos más apreciados de Italia. Entre las especialidades locales que se encuentran en Varigotti están la pasta fresca 'trofie'con salsa pesto y la esponjosa focaccia. Para vivir la experiencia definitiva, moje una rebanada de focaccia en su capuchino.

Si no le basta con la belleza natural y las delicias gastronómicas, también puede dirigirse a dos pintorescos pueblos a tiro de piedra: Finalborgo y Noli, este último una antigua república marítima.

A Varigotti se llega fácilmente en tren o en coche desde Génova. La principal ciudad de la Riviera italiana es un laberinto de callejuelas en tonos pastel intercaladas con monumentos barrocos, y merece la pena visitarla.

Si tiene suerte, puede hacer coincidir su visita con uno de los 'Días Rolli' de Génova, en los que los palacios de la ciudad, declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se abren al público de forma gratuita. La próxima tendrá lugar del 17 al 19 de mayo.

Una vista de Sperlonga desde la gruta de la villa del emperador romano Tiberio, el 18 de febrero de 2023.
Una vista de Sperlonga desde la gruta de la villa del emperador romano Tiberio, el 18 de febrero de 2023.Andrea Carlo Martinez

2. Sperlonga: Ruinas romanas y atalayas piratas

Coronando un peñasco que se adentra en el mar Tirreno, la ciudad medieval de Sperlonga se alza sobre un largo tramo de costa a medio camino entre Roma y Nápoles.

El conjunto de casas blancas con contraventanas y macetas azules recuerda a las islas del Egeo, mientras que el césped sembrado de cactus -resabio de la dominación española- le confiere un inconfundible aire del sur de Italia.

PUBLICIDAD

Sperlonga ha sido durante mucho tiempo un codiciado refugio costero, incluso para los emperadores romanos.

Aquí se tropieza con ruinas de 2.000 años de antigüedad en su paseo por la playa: los restos de la villa del emperador Tiberio son visibles al pie de una pequeña cala. En su día albergaron estatuas gigantescas, que fueron descubiertas por los lugareños hace poco más de 60 años, y ahora se encuentran en un museo abierto todo el año.

Una puesta de sol de la torre vigía de Sperlonga del siglo XVI, Torre Truglia, el 18 de febrero de 2024.
Una puesta de sol de la torre vigía de Sperlonga del siglo XVI, Torre Truglia, el 18 de febrero de 2024.Andrea Carlo Martinez

Pero aunque Sperlonga haya entretenido a la antigua élite romana, no todos los visitantes han venido con las mejores intenciones. A lo largo de los siglos, la ciudad fue asaltada por sarracenos y otomanos, lo que llevó a la creación de su monumento más emblemático: una torre de vigilancia del siglo XVI al borde de un acantilado.

Hoy en día, los únicos asaltos que sufre son los de las masas de veraneantes italianos y extranjeros que descienden en los meses más cálidos. Como la inmensa playa de la ciudad se ve rápidamente invadida por las hileras de tumbonas de los clubes de playa y el enjambre de turistas que las acompañan, la temporada baja es la ocasión perfecta para pasear por la orilla y empaparse de sol (y de historia).

Puesta del sol en la costa de Amalfi, vista desde Praiano, el 7 de noviembre de 2022
Puesta del sol en la costa de Amalfi, vista desde Praiano, el 7 de noviembre de 2022Andrea Carlo Martinez

3. Praiano: Limoneros, espaguetis al mar y limoncello

Positano y Amalfi han sido durante mucho tiempo los balnearios más populares de la Costa Amalfitana. Pero entre ellas se encuentra su hermana olvidada, que no por ello es menos atractiva.

PUBLICIDAD

Praiano, un pueblo de unos pocos miles de habitantes situado en lo alto de una colina, es un auténtico microcosmos de la vida del sur de Italia. Mientras Positano y Amalfi han caído tristemente en la cursilería del turismo de masas, Praiano ha conservado gran parte de su autenticidad.

En una plaza con baldosas de cerámica frente a su catedral, con el mar brillando y los acantilados de Capri al fondo, los niños juegan al fútbol mientras los abuelos los observan, leyendo el periódico y tomando un café en el Caffè del Sole.

Es el lugar perfecto para sacar un viejo diario, oler el aroma de los limones que sale de los numerosos huertos de la ciudad (que florecen a principios de primavera) y saborear muchas de las delicias de la Costa Amalfitana, desde espaguetis de marisco y pizza con 'mozzarella di bufala' fresca hasta sardinas fritas, todo ello regado con un vaso de limoncello al final.

Un huerto en Praiano, el 7 de noviembre de 2022.
Un huerto en Praiano, el 7 de noviembre de 2022.Andrea Carlo Martinez

Para los aficionados a la arquitectura, ni siquiera una ciudad humilde como Praiano les dejará indiferentes. Su catedral, que sobresale por encima del resto de la ciudad, esconde un interior barroco repleto de coloridos azulejos, parte de una tradición local que se remonta a miles de años. Otros ejemplos de la característica cerámica se pueden ver por todo el pueblo, en las esquinas y en las puertas.

Al igual que ocurre con las localidades vecinas de la costa, llegar a Praiano es un poco complicado, ya que requiere múltiples viajes en autobús y tren desde Nápoles. Pero no por mucho tiempo: la Costa Amalfitana va a tenersu propio aeropuerto, que abrirá sus puertas el próximo mes de julio.

PUBLICIDAD
Santuario icónico de Tropea de Santa Maria dell'Isola.
Santuario icónico de Tropea de Santa Maria dell'Isola.Linda71fer, Pixabay.

4. Tropea: una ciudad colorida con una cocina fogosa

Escondido en el extremo sur de Italia, Tropea, pueblo calabrés, no suele figurar en los itinerarios de los viajeros. No ayuda el hecho de que Calabria reciba muchas críticas en la prensa: es la región más pobre del país y una de las más castigadas por el crimen organizado, en concreto por la poderosa 'Ndrangheta'

Pero eso no debería disuadir a los turistas de visitar Tropea, que además de haber sido nombrado el pueblo más bonito de Italia, es un paraíso gastronómico. La ciudad ha adquirido fama internacional por su 'reina roja': la cebolla roja de Tropea (cipolla rossa). Su dulzor y su falta de picor hacen que a menudo se consuma cruda, y la leyenda local dice que puede hacer maravillas para la salud.

No es el único plato rojo del menú. La cocina calabresa es la más picante del país, con sus guindillas, su salchicha picante para untar ('Nduja) y su pasta fileja, que se pueden degustar en Tropea.

Una puesto vende productos típicos de la región.
Una puesto vende productos típicos de la región.maudanros/Getty Images/iStockphoto

Tras recuperarse del inevitable coma alimentario, el casco antiguo de Tropea es una delicia para descubrir, un lugar donde perderse por torcidas callejuelas, cuyos elegantes pórticos y edificios decadentes se alegran con coloridas tiendas y restaurantes. Tropea también alberga el Santuario de Santa María de la Isla (Santa Maria dell'Isola), asentado sobre un afloramiento rocoso donde la arena se encuentra con el mar.

Paseo marítimo de Cefalú, el 26 de noviembre de 2015.
Paseo marítimo de Cefalú, el 26 de noviembre de 2015.master2, iStock.

5. Cefalú: iglesias revestidas de mosaicos y granizado de cítricos helado

Cefalú no es ni mucho menos el secreto mejor guardado del mundo. Desde hace décadas es uno de los centros turísticos más populares de Sicilia, famoso por su ambiente mediterráneo, sus aguas turquesas y sus coloridos barcos pesqueros.

PUBLICIDAD

Sin embargo, aunque los turistas acuden en masa a Cefalú en busca de la codiciada experiencia veraniega siciliana, la ciudad es mucho más que un pintoresco telón de fondo para unas vacaciones en la playa o una foto de Instagram digna de un post. La ciudad es un crisol de historia y costumbres que se explora mejor con un sol más suave fuera de temporada.

El interior de la catedral de Cefalú, con su icónico Cristo Pantocrátor de estilo bizantino, el 1 de febrero de 2019.
El interior de la catedral de Cefalú, con su icónico Cristo Pantocrátor de estilo bizantino, el 1 de febrero de 2019.e55evu/Getty Images

Cefalú muestra cómo las diferentes civilizaciones que pisaron la isla dejaron su huella en su paisaje arquitectónico. Los arcos de estilo árabe dan paso a fachadas barrocas, mientras que la catedral gótica alberga un mosaico bizantino de Cristo Pantocrátor, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Esta milenaria fusión de tradiciones también ha alimentado la cocina de Cefalú, con sabrosos manjares que van desde los 'arancini' fritos al postre de cassata. Pero es en invierno y primavera cuando la mayoría de los productos naturales de la región están en temporada, y la naranja sanguina se disfruta mejor de noviembre a abril.

Mientras que en la mayor parte de la costa italiana rara vez hace frío, la proximidad de Sicilia al norte de África hace que Cefalú sea excepcionalmente templada en invierno, con temperaturas por encima de los 20 grados incluso en pleno enero.

Puede que algunos sigan optando por la quintaesencia de las vacaciones de verano en la playa, pero pocos placeres son mayores que saborear ungranizado de cítricos con vistas a la tranquila bahía de Cefalú y tomar el sol del mediodía, en lugar de tostarse.

PUBLICIDAD
Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿Cómo ayudan los ciervos y los gatos a impulsar el turismo en la región japonesa de Tohoku?

Turismo volcánico en Islandia: Una tendencia al alza entre los viajeros

Comunitat Valenciana: el paraíso del turismo activo para todos