Video

euronews_icons_loading
Nos colamos en una tradicional boda pomaca en Bulgaria

Nos colamos en una tradicional boda pomaca en Bulgaria

Nefie Eminkova, de 21 años, y su novio, Schaban Kiselov, de 24, acaban de casarse en una boda tradicional muy especial. La culminación de la ceremonia, al final del segundo día de celebración, es la gelina, la pintura que se aplica en el rostro de la novia antes de presentársela a su futuro esposo. Todo un espectáculo, que la novia, de la minoría pomaca (búlgaros de religión musulmana) de Bulgaria, no puede ver. Sus ojos deben permanecer bien cerrados hasta que un imán bendiga a la nueva pareja y su esposo le lave la cara con leche en su nuevo hogar. 

Los recién casados han seguido un antiguo ritual que su pequeña comunidad, ubicada en las montañas del sur de Ródope, se vio obligada a abandonar durante la era comunista. Los festejos, que duran dos días enteros, empiezan con una lujosa exhibición de la dote de la novia: calcetines hechos a mano, mantas de bebé de ganchillo y ropa de cama están colgados en andamios de madera en la calle, junto a una cama de matrimonio y un televisor.