Foto tomada por Christian Chavez.

Video. México | “Abrazos, no muros” rebaja la tensión fronteriza

Organizada por grupos humanitarios que apoyan a los migrantes y autoridades mexicanas y estadounidenses, la décima edición del evento conocido como "Abrazos, no muros" se celebró en los límites del río Bravo.

Organizada por grupos humanitarios que apoyan a los migrantes y autoridades mexicanas y estadounidenses, la décima edición del evento conocido como "Abrazos, no muros" se celebró en los límites del río Bravo.

El evento dio un respiro a las tensiones surgidas a pocos días del levantamiento de las restricciones de asilo relacionadas con la pandemia de coronavirus que se espera aliente una gran oleada de migrantes a la frontera.

Unas 150 familias de migrantes mexicanos comenzaron a cruzar el río a media mañana para reunirse con sus seres queridos, a los que no veían desde hacía años, mientras eran vigilados por las autoridades.

Poco antes de encontrarse con su hijo, al que no veía desde hacía dos años, Margarita Piña no podía ocultar su emoción.

"Es muy duro porque no sabemos lo que están sufriendo allí", dijo Piña al hablar de la separación de su hijo que se marchó, en plena pandemia, a Estados Unidos en busca de un futuro mejor.

Creada en 2016, la iniciativa permite a las familias separadas por las políticas migratorias reunirse durante unos minutos tras años de separación.

A diferencia de otros años, esta vez el acto se produjo en medio de una fuerte custodia de las fuerzas de seguridad estadounidenses que han reforzado la vigilancia y vallado la frontera a pocos días del 11 de mayo, fecha en la que se levantará el Título 42.

Se trata de una norma sanitaria impuesta al principio de la pandemia que permitía las expulsiones inmediatas con la excusa del COVID-19.

En virtud de esa norma, Estados Unidos ha llevado a cabo más de 2,8 millones de expulsiones de inmigrantes desde marzo de 2020.

Estados Unidos anunció esta semana el envío de 1.500 soldados en servicio activo a El Paso (Texas), que se sumarán a los 2 500 efectivos de la Guardia Nacional ya estacionados en la frontera.

"Nunca habíamos tenido una frontera tan militarizada como hoy", dijo el activista Fernando García, responsable de la Red en Defensa de los Derechos de los Migrantes, quejándose de la fuerte vigilancia y aseguró que esta situación complicó el evento como nunca antes.

Últimos vídeos