EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

La máscara de Tutankamón vuelve a brillar en el Cairo

La máscara de Tutankamón vuelve a brillar en el Cairo
Derechos de autor 
Por Luis Carballo con EFE, euronews
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

En 2014 un golpe desprendió la perilla de la máscara. Los empleados del museo la pegaron con una cola rudimentaria y al colocar la barba del faraón quedó torcida y con el pegamento a la vista

PUBLICIDAD

Tras ocho semanas de trabajos de restauración, la pieza ha regresado a su lugar preferencial en el museo más visitado de Egipto. Con sus 11 kilos de oro e incrustaciones de piedras semi preciosas, es el objeto estrella del Museo Egipcio en El Cairo.

Stephan Seidlmayer, Director del Departamento de El Cairo del Instituto Arqueológico Alemán:

“ Además de la técnica utilizada en la restauración, también es extremadamente importante entender el carácter particular de cada objeto. Los materiales de los que está hecho, las técnicas y tecnologías utilizadas en la Antigüedad. La única manera de restaurar un objeto en harmonía con su carácter original es entendiendo cómo se fabricó”

En 2014 un golpe desprendió la perilla de la máscara. Los empleados del museo la pegaron con una cola rudimentaria y al colocar la barba del faraón quedó torcida y con el pegamento a la vista.

La crónica desde El Cairo de nuestro corresponsal Mohamed Sheikhibrahim:

“ Descubrir antigüedades no es el único reto en Egipto. En un país en el que gran parte del patromonio sigue enterrado bajo la arena, restaurar, proteger de los robos y preservar estas joyas de la Antigüedad es una empresa ardua para las autoridades”

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El festival de un pequeño pueblo alicantino, trampolín de las grandes estrellas

NO COMMENT: Obras maestras en el Festival de Esculturas de Arena de San Petersburgo

NO COMMENT: Una calabaza gigante despierta la curiosidad en un parque de Londres