Última hora

Última hora

Visita histórica pero inoportuna de Shinzo Abe a Rumanía

Leyendo ahora:

Visita histórica pero inoportuna de Shinzo Abe a Rumanía

Abe en Bulgaria
@ Copyright :
Twitter
Tamaño de texto Aa Aa

Hacía más de un siglo que un dirigente japonés no visitaba Rumanía. Los medios del país llevaban varios días anticipando este viaje oficial histórico llamado a impulsar los lazos económicos entre los dos países. 

Sin embargo, tras la dimisión del primer ministro rumano Mihai Tudose a última hora del lunes, el jefe del Gobierno japonés Shinzo Abe no tenía ningún homólogo con el que encontrarse. 

Abe llegaba este martes por mañana a Bucarest procedente de Belgrado. Pero no había ningún primer ministro para recibirle. 

Una situación diplomática complicada y embarazosa, con Abe esperando en el hotel para saber con quién podía reunirse. 

Finalmente se ha resuelto anulando la reunión prevista en el Palacio Victoria y adelantando 24 horas la reunión de Abe con el presidente Klaus Iohannis prevista para el miércoles. El primer ministro ha animado a los rumanos a visitar Japón recordando que existe un régimen sin visados para los turistas rumanos. 

Abe también ha aprovechado la jornada para visitar el museo Dimitri Gusti, que explica la vida de la Rumanía rural, junto a su mujer... Desafiando las bajas temperaturas y la nieve.

El resto de su delegación ha mantenido reuniones de menor nivel con los miembros del Gobierno que estaban disponibles. 

La delicada situación diplomática ha provocado numerosas críticas en la prensa local y en la clase política.

El sitio web Realitatea ha hecho un recuento de los numerosos gazapos diplomáticos que se han producido durante la visita, citando al ministro de Exteriores Cristian Diaconescu, que lamentaba estos fallos especialmente por la importancia que da la cultura japonesa a este tipo de detalles

Abe ha concedido una larga entrevista al diario económico Ziarul Financiar en la que recuerda que ya visitó el país hace 35, siendo secretario del primer ministro japonés de la época y destaca las oportunidades de inversión japonesa en Rumanía.