Última hora

Última hora

La Casa de Ana Frank reabre sus puertas

Leyendo ahora:

La Casa de Ana Frank reabre sus puertas

La Casa de Ana Frank reabre sus puertas
Tamaño de texto Aa Aa

Ha reabierto sus puertas. La Casa de Ana Frank, convertida en museo, se puede visitar de nuevo tras dos años de renovaciones. Un período de tiempo que ha concluido con una ampliación de las dependencias, entre ellas la entrada, en uno de los centros culturales más populares de Ámsterdam. El objetivo es añadir detalles a la trágica historia de uno de los rostros más conocidos del Holocausto.

"Queríamos preservar el carácter del inmueble, que es en gran medida su vacío. Creo que el vacío es probablemente la característica más poderosa de la Casa de Ana Frank. Y, por supuesto, no realizamos cambios en el anexo, que es el lugar más auténtico. Allí es donde Ana se escondió y donde escribió su diario", declara Ronald Leopold, director ejecutivo de la Casa de Ana Frank.

El renovado museo cuenta ahora con servicios de audioguía que reúnen fragmentos del diario de la adolescente y de varias de sus historias familiares. La entrada y la salida están ahora invertidas, por lo que el acceso está en la calle Westermarkt, y no en la tradicional Prinsengracht.

"El anexo siempre ha estado vacío. De hecho, éste era el deseo de Otto Frank, padre de Ana. Quería que las salas permanecieran vacías. Y hemos añadido, con mucho cuidado, fotos, objetos, vídeos... pero no lo hemos llenado demasiado", afirma Garance Reus-Deelder, directora gerente del museo.

La Casa de Ana Frank siempre ha atraído a un gran número de visitantes. Su misión es asegurar que la historia de la joven no se olvide nunca.

"Queremos animar a las nuevas generaciones a que visiten la Casa de Ana Frank porque uno de nuestros objetivos educativos es, por supuesto, enseñar a los jóvenes. Queremos ser un modelo de inspiración para ayudar a los jóvenes a asumir la responsabilidad de una sociedad abierta y democrática", añade Garance Reus-Deelder.

El 'Diario de Ana Frank', publicado por su padre después de la Segunda Guerra Mundial, cuenta los horrores de la ocupación nazi a través de los ojos de una adolescente. Aún hoy, su relato es un símbolo perdurable de esperanza y resistencia.