Última hora

Última hora

De la calle al estadio al acoso sexual: El fútbol femenino afgano en crisis

De la calle al estadio al acoso sexual: El fútbol femenino afgano en crisis
@ Copyright :
Fariba Pajooh
Tamaño de texto Aa Aa

Con el fútbol femenino afgano en el centro de atención por todas las razones equivocadas, en medio de acusaciones de abuso sexual y físico, la influencia liberadora que el fútbol ha tenido en el país está en peligro.

El fiscal general ha suspendido a seis miembros de la Asociación de Fútbol de Afganistán (AFF) -incluido su presidente, Keramuddin Karim- por las acusaciones de abuso sexual y físico de la selección nacional femenina.

Las miembros actuales y retiradas del equipo dijeron a Euronews que las deportistas femeninas son "humilladas" en Afganistán y no son respetadas por la AFF.

"Estamos siendo acosados de camino al estadio", dijo una de ellas.

El abuso, que según ellas es sistemático en el seno de la AFF, tuvo lugar en la sede de la federación y en un campo de entrenamiento, informaron a Euronews los responsables del equipo.

Madina Azizi, ex miembro del departamento de fútbol femenino de la AFF, que se vio obligada a abandonar el equipo el año pasado, habló de su frustración con un sistema que, según ella, no ha logrado proteger a sus jugadoras.

"Estamos trabajando en una situación muy problemática. Fui despedida injustamente de la selección nacional de fútbol y fui objeto de acusaciones calumniosas", dijo Azizi.

En el último año, nueve mujeres han sido despedidas del equipo de mujeres - dice Azizi porque rechazaron propuestas sexuales del personal de la federación.

La AFF dijo en un comunicado que "rechaza enérgicamente las falsas acusaciones hechas con respecto a la selección femenina", pero esto no disuadió a la FIFA, al fiscal general afgano o al presidente del país, Mohammed Ashraf Ghani, de involucrarse en el asunto.

Nilab Mohammadi ha sido jugadora de la selección nacional femenina durante cuatro años.

"La gente humilla a las chicas que practican deporte. Argumentan que el deporte no es necesario para las mujeres", dijo.

"La vida no es fácil para nosotras, y decidí luchar contra los que nos miraban con desprecio. Estamos en el siglo XXI y ya no queremos vivir en las sombras. Vivimos en un país súper tradicional, pero debemos eliminar los obstáculos".

Aunque Afganistán mantiene su estructura cultural tradicional, en la actualidad hay pocas instalaciones para que las mujeres participen en el deporte, y se les permite entrar en los estadios como espectadoras, un derecho por el que las mujeres de Irán siguen luchando, y por el que las de Arabia Saudí sólo han conseguido este año.

El equipo de fútbol femenino fue creado en 2007 por el Comité Olímpico Nacional de Afganistán, con jugadoras reclutadas entre escolares seleccionadas en Kabul.

En mayo de 2010, la marca deportiva danesa Hummel International se inscribió para patrocinar a los equipos masculino, femenino y juvenil de Afganistán.

En diciembre de 2010, el equipo disputó su primer partido internacional oficial, contra Nepal, durante la Copa de Asia del Sur Femenino celebrada en Bangladesh.

Dado que el fútbol femenino está ganando terreno en todo el mundo y que las mujeres han tenido que recuperar sus derechos desde la caída de los talibanes en 2001, es poco probable que la selección nacional femenina afgana se rinda en su lucha.