Última hora

Última hora

De la crisis al "país más feliz del mundo": la historia de una nicaragüense en Dinamarca

De la crisis al "país más feliz del mundo": la historia de una nicaragüense en Dinamarca
@ Copyright :
Laura Kabelka para Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

"Actualmente estoy entre dos países y eso no va a cambiar tan rápido. Si tu país está experimentando tales dificultades, simplemente no puedes pensar en otra cosa”.

En medio de la crisis más sangrienta desde la década de 1980 en Nicaragua, Dánae Vílchez, una estudiante de 25 años comenzó un máster en periodismo a más de 9 mil kilómetros, en Dinamarca. Además de las dificultades universales que los estudiantes internacionales enfrentan inicialmente en una ciudad extranjera, su experiencia también incluye convivir con las noticias que recibe de sus amigos y familiares sobre la preocupante situación de su país.

Nicaragua y Dinamarca apenas podrían ser más diferentes como países. Aparte del hecho de que tienen casi la misma población de unos seis millones, no se pueden establecer muchos más paralelismos.

Mientras Dinamarca celebra el reconocimiento de "país más feliz del mundo" -concedido por el segundo Informe Mundial de la Felicidad-, la situación en Nicaragua ha sido precaria desde abril. Dependiendo de la fuente, se estiman entre 300 y 500 muertes desde cuando las protestas escalaron.

Aunque Dánae piensa que volver a su país sería peligroso -su condición de periodista cree que la pondría en el punto de mira del presidente Daniel Ortega- la situación política no fue la causa de su reciente emigración. Tomó la decisión de completar sus estudios en Europa mucho antes del 18 de abril. Pero ahora que tiene que ver a su gente sufriendo desde lejos mientras siente sus manos atadas, se pregunta: ¿Era el momento adecuado para irse?

Laura Kabelka para Euronews

Por razones de seguridad, Dánae no quiere revelar su ubicación exacta. Vive como estudiante en una ciudad danesa, donde cree ser la única nicaragüense, excepto por otro hombre. Pero el hecho de que este respalde al Gobierno de Ortega, les ha llevado a no relacionarse.

Sin embargo, para Danae quedar con gente de su país de origen es algo que le importa mucho, por lo que suele ir a Copenhague. "Allá hay una pequeña comunidad que está discutiendo activamente lo que está sucediendo en Nicaragua. Nicaragua es un país muy pequeño, por lo que todos se conocen", dice Dánae.

También cuenta que en Nicaragua, en lugar de marchas callejeras, se usan globos blancos y azules como símbolos de protestas pacíficas contra el Gobierno, ya que otras manifestaciones son oficialmente consideradas ilegales y llevan a arrestos. "La gente tiene que protestar creativamente para no ser arrestada". Ya pasaron muchas cosas en Nicaragua, desde manifestantes acusados de terrorismo, hasta el insinuado suicidio de un niño de 14 meses, y el incendio de toda una casa con familia. Sobre lo que sucedió, según Dánae, lamentablemente hay poca cobertura de los medios internacionales.

Laura Kabelka para Euronews

Lo que más le molesta es la actual brutalidad e impunidad que prevalece en Nicaragua. Las ONG y las redacciones de noticias, como Confidencial y Esta Semana, dice que pueden ser tomadas por el Gobierno de la noche a la mañana y consideradas ilegales.

"La gente siempre tiene miedo. Actualmente parece como si no haya leyes en Nicaragua y la gente solo quiere irse. Lo que sea que no le guste al gobierno, ya sea una organización de derechos humanos o un movimiento estudiantil, se pueden cerrar."

De acuerdo a sus datos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha recibido 117 denuncias de agresiones a la libertad de expresión, como el arresto del periodista Miguel Mora, dueño del canal 100 % Noticias, y de Lucía Pineda, la jefa de prensa de ese medio, que aún están detenidos y afrontan cargos por "fomentar" el odio.

Estos ataques a los medios son los que más han afectado a Dánae, puesto que trabajó allí como periodista durante cinco años y comprende la ira de sus colegas. "Fue particularmente impactante seguir todo desde aquí. Me siento como en una burbuja que no puedo salir."