Última hora

Última hora

Miguel Hurtado, 20 años esperando justicia de la Iglesia Católica española

Miguel Hurtado, 20 años esperando justicia de la Iglesia Católica española
Tamaño de texto Aa Aa

Miguel Hurtado exige justicia veinte años después. Fue el primero en denunciar los abusos sexuales del monje Andreu Soler del monasterio de Montserrat, en la provincia de Barcelona, de los que fue víctima a finales de los años noventa, siendo scout.

Ahora, entre los turistas que transitan por el lugar, exige la dimisión del actual abad del monasterio, Josep Maria Soler, porque, asegura, desde que contó lo ocurrido hace dos décadas no se tomó ninguna medida contra el religioso, ni siquiera se lo apartó del grupo de adolescentes.

"Y comenzó a hablar de temas más sexuales. De la masturbación, de que era mala, de que no lo tenía que hacer. Y a nivel pedagógico, como dando una enseñanza, empezó a meter la mano por debajo del pantalón del pijama, a tocarme los genitales y a decirme "esto no lo tienes que tocar porque está mal y puede estar mal para ti".

Pasaron los años. Miguel buscó información y descubrió que su agresor había muerto en 2008. Pero no solo eso.

"También descubrí horrorizado que Publicaciones Abadía de Montserrat en 2007 le había publicado un libro de memorias con prólogo de Jordi Pujol. Donde describía la gran labor que había hecho durante cuarenta años educando a adolescentes y jóvenes católicos".

Miguel Hurtado es una de las víctimas que se reunirá este miércoles con el comité de la cumbre sobre el tema que celebrará el Vaticano. Pide al papa Francisco "tolerancia cero" real y medidas para acabar con esta pandemia.

En España, la Iglesia católica ha creado la primera institución para atender a víctimas de estos abusos.