Última hora

Última hora

Más de 113 millones de personas pasan hambre extrema en el mundo

Más de 113 millones de personas pasan hambre extrema en el mundo
Derechos de autor
REUTERS/Mike Hutchings
Tamaño de texto Aa Aa

Tras el paso del ciclón Idai, Mozambique se ha convertido en otro escenario de acción para las operaciones de ayuda del Programa Mundial de Alimentos.

La agencia de la ONU tiene como objetivo llegar a más de un millón y medio de personas en los próximos meses.

Su director, David Beasley, visitó el país africano hace una semana y ha relatado lo que vio a la Comisión Europea en Bruselas, donde este martes se ha presentado el Informe Mundial sobre las Crisis Alimentarias 2019:

"Cualquier cosecha en la tierra estará podrida, destruida. He sido testigo de primera mano, así que van a tener un problema de seguridad alimentaria durante algún tiempo. Este no es un problema de tres meses, llevará al menos un año recuperarse. Se puede debatir qué es lo que está causando el cambio climático, pero lo que no se puede discutir es el impacto que están teniendo los climas extremos hoy en día", dijo.

Más de 113 millones de personas han padecido hambre extrema en 2018, principalmente en el Yemen, la República Democrática del Congo y Afganistán.

Las principales causas de estas crisis alimentarias han sido los conflictos bélicos, que afectaron a 74 millones de personas, el cambio climático, a 29 millones y las crisis económicas a diez millones.

La agencia de la ONU dice que la comunidad internacional tiene que intensificar sus esfuerzos para poner fin a los conflictos bélicos y que la ayuda humanitaria tiene que formar parte de las políticas para evitar los flujos migratorios sin control.

"Hay que despertar. Si no abordamos las causas de fondo de estos problemas, las cifras van a multiplicarse por cien. Estos números no incluyen Mozambique, Venezuela o Corea del Norte. Calculamos que las cifras de 2019, si las cosas continúan así, serán incluso peores que las que estamos viendo ahora", advertía David Beasley.

Para los próximos tres meses el Programa Mundial de Alimentos necesita 174 millones de dólares para las víctimas del ciclón y hasta el momento solo ha recibido 25 millones.