Última hora
This content is not available in your region

Un recibo comestible como protesta ecológica

euronews_icons_loading
Un recibo comestible como protesta ecológica
Derechos de autor
AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Alemania obliga desde el 1 de enero a presentar un recibo por cada compra a todos los comerciantes, para molestia de muchos empresarios y clientes.

Para protestar contra esto, un panadero de la Alta Baviera tuvo una idea dulce y azucarada: rosquillas de carnaval con un ticket de compra comestible que incluye el número de identificación fiscal. Los fabrica con azúcar glaseado y se han convertido en el gran éxito de su tienda.

Ludovic Gerboin viene de Francia y tiene experiencia en la resistencia creativa. "Muchos panaderos están protestando actualmente contra el recibo y pensamos que podríamos protestar también, a nuestra manera. Yo como francés, normalmente salimos a la calle, pero esta vez no lo hicimos. Hicimos un buen recibo, la gente puede tomarlo y eso es, creo, también una buena protesta", explica.

Los clientes mordieron el anzuelo inmediatamente. "Prefieren recibir un ticket que se puede comer que el recibo normal de papel", celebra el pastelero.

Una original, pero sólo simbólica protesta. El panadero todavía tiene que imprimir el recibo de papel, aunque termine en la basura inmediatamente. Al final de cada día llena una bolsa entera.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.