Última hora
This content is not available in your region

Coronavirus | Los africanos en Wuhan a los que nadie evacúa: "estamos atrapados"

Coronavirus | Los africanos en Wuhan a los que nadie evacúa: "estamos atrapados"
Derechos de autor
Khamis Hassan Bakari - AP
Tamaño de texto Aa Aa

Mientras que los países occidentales -incluida Italia- están trabajando en planes para la evacuación aérea de sus ciudadanos de Wuhan, el epicentro de la epidemia de coronavirus en China, los ciudadanos de algunos países africanos no tienen tanta suerte.

Un médico de 39 años procedente de de Tanzanía se ha convertido en la referencia para una pequeña comunidad de africanos asentados en la metrópoli china de 11 millones de habitantes, puesta en cuarentena por las autoridades.

Se llama Khamis Hassan Bakari y está en Wuhan con otros 4.000 estudiantes africanos. Sus compatriotas tanzanos son más de 400.

Las conexiones por avión, tierra o tren con la ciudad se han interrumpido, las calles están en gran parte vacías y las celebraciones del Año Nuevo Lunar se han cancelado.

Abel, un estudiante etíope de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Wuhan, dijo a la agencia AP que se siente "atrapado" pero no quiere revelar su apellido por temor a las represalias chinas como la pérdida de su beca.

Las grandes inversiones de Pekín en el joven continente africano han creado una verdadera ola migratoria de ciudadanos africanos hacia las ciudades chinas. Los africanos constituyen ahora la segunda mayor población de estudiantes extranjeros en China, detrás de los de otras partes de Asia, según el Ministerio de Educación de China: en 2018, había más de 80.000 en el país.

Nadie sabe cuánto tiempo durará el aislamiento. La nación de Botswana ha dicho que está preocupada por el suministro de agua y alimentos, mientras que el gobierno de Kenia ha tenido que defenderse de las acusaciones de no hacer nada para ayudar a sus estudiantes.

En las redes sociales Bakari y un pequeño comité de colegas médicos envían regularmente actualizaciones en swahili sobre la situación en Wuhan: no sólo a los más de 400 tanzanos de Wuhan, sino también a los compatriotas de otras partes de China.

"No tienen ni idea de lo que está pasando", dijo Bakari. "Juntos somos una familia", tuiteó la asociación el martes animando a los compañeros africanos a seguir las medidas de precaución dadas por las autoridades chinas.

Sudáfrica, la economía más desarrollada del sur del continente, informó que no evacuará a sus ciudadanos, unos cien en toda China, muchos de ellos en Wuhan. Algunos de ellos, entrevistados por AP, dijeron que se sentían abandonados por su gobierno, que les aconsejó no salir del país sin permiso para evitar "consecuencias de largo alcance".

Simplemente decepcionado por nuestro país. Segunda semana en esta ciudad fantasma y nadie hace nada.

Los kenianos en Wuhan crearon el hashtag #KenyansinWuhan para pedir a su país la evacuación. En una declaración del martes, la embajada de Kenia en Pekín escribió que las autoridades chinas piden que no cunda el pánico y que la evacuación no es necesaria en este momento.

Sin embargo, el rey marroquí Mohammed VI ordenó que se llevara de vuelta a casa a 100 ciudadanos de la nación norteafricana. El presidente argelino Abdelmadjid Tebboune, también ha ordenado la repatriación "inmediata" de 36 ciudadanos de Wuhan, la mayoría estudiantes, según la agencia oficial de noticias.

En este momento, Bakari parece muy relajado. "Como médico, sé cómo lidiar con el estrés. No conocemos ningún caso de estudiantes extranjeros infectados por el virus aquí en Wuhan."

Un estudiante ghanés informó a AP que las autoridades del campus de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Wuhan han advertido a los estudiantes que no compartan vídeos, fotos o mensajes en WeChat, la popular aplicación de mensajería china, amenazando con cortar sus conexiones WiFi.

"No es momento de mostrarse aventurero", advirtió el embajador de Ghana en China, Edward Boateng. "No entremos en pánico". El cuerpo diplomático de Ghana en Beijing está explorando opciones para ayudar a sus estudiantes y se ha puesto en contacto con la agencia de migración de la ONU.

Según otro médico tanzano, el Dr. Hilal Kizwi, son principalmente los nuevos estudiantes africanos que aún no hablan chino los que entran en pánico.

Las existencias de máscaras están tan agotadas que las máscaras fabricadas en Wuhan y vendidas en el extranjero son enviadas de vuelta a China.

Los estudiantes se han puesto en contacto con la embajada de Tanzania para abandonar Wuhan y se les ha dicho que las autoridades están trabajando en ello. "No creo que eso suceda", añade Kizwi.

La policía está constantemente registrando a la gente que está de paseo, indica su compatriota Bakari. La mayoría de los supermercados y farmacias están cerrados.

El comité de Tanzanía ha comenzado a reunir los números de teléfono de los representantes internacionales de todas las universidades de Wuhan para que los estudiantes puedan comunicar cualquier problema y para transmitirse información útil.

Algunos estudiantes reciben termómetros y se les visita todos los días para comprobar su temperatura, continúa Bakari, que felicita a las autoridades chinas por lo que han hecho hasta ahora.

No tiene intención de salir de su casa, donde se ha abastecido de frutas, verduras, legumbres y leche en polvo para combatir la escasez de proteínas. Comer huevos, pescado o carne está fuera de discusión por el momento, porque el virus se ha originado en animales.

Se refugia en su papel de investigador, semi-terapeuta y aficionado a los medios de comunicación.

Esta situación puede ser agotadora "En realidad no dormimos en estos días", dice.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.