Última hora
This content is not available in your region

El coronavirus, un dragón que hace estragos en el turismo en Italia

euronews_icons_loading
El coronavirus, un dragón que hace estragos en el turismo en Italia
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

El coronavirus ha irrumpido como un dragón en una cacharrería en el incipiente romance entre Italia y China. El año 2020 debía servir para celebrar conjuntamente el Turismo y la Cultura, doce meses para destacar el 50 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países. El año pasado, Italia recibió a cinco millones de turistas chinos, convirtiéndose en el principal destino europeo de visitantes procedentes del gigante asiático, superando a potencias turísticas como España o Francia. Y el aeropuerto de Fiuminicino, en Roma, se convirtió en una de las mejores conexiones de Europa con China, abriendo nuevas rutas destinadas, en gran parte, al turismo asiático:

"Entre los años 2016 y 2018, el turismo chino aumentó en un 30% en Italia. Está creciendo más que el turismo ya establecido y consolidado", explica Cristiano Tomei, coordinador de la Confederación Nacional de compañías turísticas italinas.

Pero las grandes expectativas del turismo se han venido abajo en apenas dos semanas. La decisión del gobierno italiano de suspender todos los vuelos desde y hacia China ha cortado en seco la llegada de turistas chinos y los expertos consideran que las pérdidas del sector rondarán los 4.500 millones de euros.

Además, los italianos están viajando menos. En enero han cancelado casi el 10% de sus reservas de viaja al exterior, sobre todo a destinos de Oriente.

"Esta va a perjudicar al sector. Los turistas italianos reservarán viajes más baratos, decidiendo ir a lugares más cercanos, principalmente, en Europa", explica Roberto di Giorgio, agente de viajes.

En Italia, los turistas chinos tienen fama de ser los que más gastan, sobre todo en artículos de lujo de tiendas de primeras marcas, como este establecimiento del centro de Roma al que ya no salen las cuentas:

"Hemos tenido una caída de las ventas de alrededor del 90% desde que se suspendieron las conexiones aéreas con China. Para mi empresa esto ha sido un duro golpe. Hemos tenido que paralizar todas las inversiones", asegura su dueño.

El caso de esta tienda es aplicable a buena parte del sector turístico:

"Esperamos que antes de abril tengamos noticias positivas para evitar más cancelaciones entre ahora y junio y para que podamos confirmar las reservas que ya se han hecho. Por otro lado... tenemos ponernos al día con las reservas que se han cancelado hasta ahora", reconocía Cristiano Tomei.

El coronavirus se suma a otros golpes encajados por el sector en Italia, como la quiebra del operador turístico británico Thomas Cook o las históricas inundaciones en Venecia.