Última hora
This content is not available in your region

Reducir las emisiones de gases contaminantes no daña la economía a largo plazo según S&P

Archivo. Central eléctrica en Polonia
Archivo. Central eléctrica en Polonia   -   Derechos de autor  Associated Press   -   Czarek Sokolowski
Tamaño de texto Aa Aa

La transición hacia la economía sostenible que planea la Unión Europea, el Pacto Verde propuesto por la Comisión, puede convertirse en un motor económico a largo plazo. Y no es un partido u organización ecologista quien lo afirma, sino la agencia de calificación Standard & Poors, tras una investigación sobre el impacto de la reducción de emisiones y el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB).

S&P Global Ratings reconoce que la UE todavía tiene muchos deberes antes de convertirse, como ambiciona, en el primer Contiente neutral en emisiones, pero asegura que la creencia, muy extendida, de que la reducción de emisiones implica necesariamente un impacto negativo en el crecimiento económico a largo plazo se basa en premisas erróneas.

Los pocos estudios existentes sobre la correlación entre reducción de emisiones y el crecimiento del PIB estiman que una subida de 3º C respecto a la era preindustrial sería lo "ideal" en términos económicos. Sin embargo los científicos consideran que un calentamiento global de más de 1,5º C ya tendría consecuencias muy negativas.

En su informe S&P Global Ratings afirma que estos modelos están:

  • Subestimando los impactos negativos que tendría un cambio climático a esa escala, porque sólo toman en cuenta la temperatura pero no los impactos de la lluvia (y sequía), la biodiversidad o puntos de no retorno que implicarían una escalada de costes del cambio climático.

  • Sobreestimando el coste de la reducción de emisiones, ya que las energías renovables son cada vez más baratas, a veces más que los combustibles fósiles.

En definitiva, explican que aunque un crecimiento económico menor sí lleva a una reducción de emisiones, las reducciones de emisiones no conllevan necesariamente una caída del PIB. "Nuestra investigación corrobora la opinión de la UE de que el paso a un crecimiento económico más sostenible debería impulsar el crecimiento. Probamos la causalidad entre las emisiones de los países de la UE y el PIB y muestra que mientras que un PIB más bajo puede causar menos emisiones, las emisiones más bajas no causan un menor crecimiento".

Lo que no precisa el informe es que los efectos de un cambio climático a gran escala impactarán a la Unión Europea, sean cuales sean sus esfuerzos, si los principales contaminantes como China, la India y Estados Unidos no hacen esfuerzos drásticos.

En el gráfico se muestra que en los últimos 10 años, tras la recuperación de la crisis en el año 2009, las reducciones de emisiones (en 2011, 2014 o 2016) no se corresponden con reducciones equivalentes en el crecimiento del PIB.

Standard & Poors Financial Services LLC.
En azul claro, el porcentaje de reducción de emisiones, en azul oscuro el crecimiento del PIBStandard & Poors Financial Services LLC.

Mucho por hacer

Sin embargo por el momento casi ningún país europeo se acerca a los objetivos de reducción de emisiones para 2030 que marca el Pacto Verde. Sólo Suecia, Grecia y Portugal.

Los peores alumnos son Malta, Luxemburgo, Chipre, Estonia, Irlanda y Polonia.

España, Finlandia, Bélgica, Francia o Italia están consiguiendo recuperar tiempo perdido con medidas adicionales (en amarillo en el gráfico) pero al ritmo actual (barra azul) se quedarían muy lejos de alcanzar los objetivos del llamado "Reparto del esfuerzo" (ESR), representado por la línea negra.

Standard & Poors Financial Services LLC.
En azul, reducción de emisiones al ritmo actual, amarillo, reducción proyectada con medidas adicionales. Línea negra: objetivos del "reparto del esfuerzo" proyectado por la UE.Standard & Poors Financial Services LLC.Cereceda, Rafael

Uno de los problemas, según el estudio de S&P es que los responsables políticos siguen siendo demasiado tímidos a la hora de imponer precios más altos a las emisiones de carbono que, aseguran, es el método más eficaz para reducir emisiones.

Tampoco se están haciendo esfuerzos suficientes para destinar el 1,5% del PIB anual a la reducción de emisiones y la mejora de la eficacia energética.

El que contamina paga, pero no lo suficiente

Standard & Poors advierte también que la UE no podrá alcanzar sola los objetivos previstos para 2050 y que deberá endurecer la legislación ya que gran parte de los esfuerzos dependen de los Gobiernos nacionales y el sector privado.

Advierte que la "Taxonomía de la UE", las reglas y directrices de de la Comisión para mejorar la transparencia de las inversiones en la economía sostenible y evitar el "lavado de cara" o greenwashing, dependen de que consumidores e inversores empujen en la misma dirección.

S&P termina recordando que aunque alcance el objetivo de neutralidad de emisiones en 2050 la Unión Europea también deberá ocuparse del carbono que importa "actualmente, la UE representa el 9% de las emisiones globales, pero también consume otro 2% a través de las importaciones" y esto conllevaría aplicar impuestos a las importaciones de sus principales socios comerciales y mayores contaminantes del mundo: Estados Unidos y China. "Esto llevaría a un aumento de los precios y por lo tanto perjudicaría el poder adquisitivo de los consumidores. También podría aumentar las tensiones y la incertidumbre del comercio mundial, lo que lleva a una menor inversión" comenta S&P en si informe.

Concluye que la UE necesita más medidas si quiere alcanzar el objetivo de neutralidad en 2050 e insiste en que la medida más eficaz, que probablemente será necesaria, es el aumento del precio de las emisiones. El precio actual es de 25 € por tonelada. Sin embargo, para alcanzar los acuerdos de París de reducción de emisiones se recomienda un precio de entre 45 € y 90 € por tonelada.