Última hora
This content is not available in your region

Turquía y Siria, al borde de una guerra abierta

euronews_icons_loading
Turquía y Siria, al borde de una guerra abierta
Derechos de autor  AP Photo/Ghaith Alsayed   -   Ghaith Alsayed
Tamaño de texto Aa Aa

Turquía y Siria están al borde de la guerra abierta tras la muerte de decenas de soldados turcos en un bombardeo de las fuerzas de Bashar al Asad, que cuenta con el apoyo de Rusia. Ankara ha respondido golpeando decenas de objetivos del Ejército sirio, una acción cuyo resultado es aún incierto.

En medio de un impresionante trasiego de ambulancias procedentes del país vecino, el gobernador de la provincia turca de Hatay confirmaba anoche el fallecimiento de al menos 29 soldados turcos, una cantidad que más tarde se revisaría al alza para hablar de una treintena y de otros tantos heridos. Otras fuentes hablan de muchas más víctimas mortales, pero no ha sido confirmado oficialmente.

Asistencia turca a las milicias rebeldes

Según la prensa turca, el ejército turco había asistido a las milicias rebeldes sirias para reconquistar la estratégica ciudad de Saraqeb, situada en la carretera entre Damasco y Alepo, que hace apenas tres semanas fue tomada por las fuerzas del régimen sirio.

Ankara lleva semanas instando a Moscú a frenar el avance del régimen de Al Asad, sin éxito por ahora.

Desde ayer, una delegación rusa se encuentra en Turquía para negociar un alto el fuego en Idlib, pero no se han difundido detalles sobre estas conversaciones.

Amenaza de una nueva ola de refugiados en Europa

Se trata de la refriega más grave entre turcos y sirios desde que Ankara decidió invadir el norte del país vecino alegando que quería crear una zona segura para los desplazados. Mientras tanto, Ankara trata de ganarse el respaldo europeo blandiendo la amenaza de una nueva invasión de refugiados sirios. Algunos medios aseguran que Recep Tayyip Erdogan ha dado la orden a sus guardacostas de dar vía libre a todos los sirios que quieran llegar a Europa a través de las islas griegas y en Turquía hay casi cuatro millones de refugiados sirios.