Última hora
This content is not available in your region

Miles de europeos se manifiestan en solidaridad con los refugiados atrapados en la frontera turca

euronews_icons_loading
Manifestación en Bruselas
Manifestación en Bruselas   -   Derechos de autor  Captura de pantalla / Anadolu
Tamaño de texto Aa Aa

Mientras los refugiados siguen bloqueados en las fronteras de la Unión Europea por el conflicto entre Bruselas y Turquía, miles de personas se han manifestado en solidaridad con los migrantes.

En las últimas horas ha habido manifestaciones pidiendo a la UE una política menos restrictiva en Tesalónica y Atenas, Grecia, en Berlín, Alemania y en la propia capital belga.

En Grecia, los manifestantes de partidos y grupos mayoritariamente de izquierda pedían al gobierno que abriera la frontera en el río Evros, donde miles de personas han estado varadas durante casi una semana con la esperanza de cruzar a Grecia después de que Turquía anunciara que abriría su lado de la frontera.

En Bruselas se concentraron unas 200 personas para reclamar una política más humanitaria en materia de asilo y protección de refugiados mientras los líderes europeos se reunían para dar una respuesta a la crisis.

La manifestación celebrada este miércoles reunió a representantes de organizaciones como Amnistía Internacional, eurodiputados y personas que a título individual se unieron a la protesta contra la postura comunitaria ante la situación en la frontera sureste de la Unión Europea, que consideran "criminal".

Los manifestantes portaron carteles con mensajes dirigidos a las instituciones comunitarias, ya que la concentración tuvo lugar en la avenida que separa las sedes del Consejo y la Comisión en Bruselas.

Los carteles recordaban que "Ninguna persona es ilegal" y se preguntaban "Qué tipo de monstruo deja morir a un niño", tras conocerse este martes la muerte de un menor cuando una embarcación turca hizo volcar la zodiac en la que un grupo de refugiados trataba de llegar a las costas griegas.

Muchos de los mensajes iban también dirigidos al Gobierno conservador griego, que ha suspendido por un mes el derecho a solicitar asilo en su territorio, suscitando las críticas de organizaciones humanitarias.

"Es una horrible traición de las obligaciones europeas sobre derechos humanos y de nuestros estándares. Queremos recordar a los ministros europeos que el derecho al asilo no es negociable. Los países no pueden simplemente dejar de dar protección a refugiados cuando les apetezca", alertó la directora de la oficina europea de Amnistía Internacional, Eve Geddie.

También la eurodiputada de IU Sira Rego tildó de "una absoluta vergüenza" que los presidentes de las tres instituciones principales de la UE hayan cerrado filas con el Gobierno griego en su visita al país.

"Creemos que las instituciones europeas no pueden hacer suya la agenda de la extrema derecha. Lo que está pasando ahora mismo en Grecia es consecuencia de las políticas de la UE: las políticas migratorias, el acuerdo con Turquía y las que tienen que ver con la implicación en conflictos bélicos", denunció la eurodiputada.

Rego también señaló que espera que el Gobierno español, representado en el Consejo a través del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, haga "todo lo posible por que se mantenga el respeto de los derechos humanos".

Los guardias fronterizos griegos han hecho retroceder a los migrantes que intentan cruzar la frontera con gases lacrimógenos y cañones de agua, y se han recibido informes no confirmadas de que también han disparado contra los migrantes.

Las autoridades turcas dijeron que 164 personas habían resultado heridas.

El gobierno turco dijo que ya no impediría que los migrantes se dirigieran a Europa en medio de las escaladas en el noroeste de Siria, que según dijeron estaba desplazando a un número abrumador de sirios que buscaban refugio en Turquía.

La Unión Europea ha acusado a Turquía de armar a los migrantes para presionarlos a apoyar los objetivos políticos y la operación militar de Turquía en la provincia siria de Idlib.