Última hora
This content is not available in your region

9 lugares para visitar en su viaje cultural por Croacia

9 lugares para visitar en su viaje cultural por Croacia
Derechos de autor  Nick Jane
Tamaño de texto Aa Aa

Croacia ha sido una encrucijada entre Oriente y Occidente durante siglos. Fue una colonia griega, más tarde una provincia romana: Croacia ha sido influenciada por los bizantinos, otomanos, Napoleón y austro-húngaros, por nombrar sólo algunos. El diverso y turbulento patrimonio de Croacia ha convertido a la nación en una verdadera joya cultural; su patrimonio es rico en influencias de estos períodos.

Desde castillos, iglesias y teatros hasta comida, vino y música, hemos reunido una lista de nueve lugares que debe visitar para obtener su dosis de cultura croata.

Croatian National Tourism Board
Goran Razic.Croatian National Tourism Board

1- Rijeka, Capital Europea de la Cultura 2020

Por qué nos encanta: Rijeka tiene una impresionante arquitectura neoclásica, un vibrante centro de la ciudad y un animado mercado central.

Qué hacer: En Rijeka las montañas llegan hasta el mar, una coyuntura que trae consigo una abundancia de oportunidades gastronómicas. Diríjase al mercado principal de la ciudad para probarlo todo, ha sido el lugar para cenar desde el siglo XIX, y es también un tesoro arquitectónico de estilo Art Nouveau.

Si va a visitarla en el año 2020 tendrá suerte extra, ya que la ciudad ha sido seleccionada como Capital Europea de la Cultura 2020 y contará con un amplio programa cultural. Se celebrarán más de 600 eventos individuales, incluyendo exposiciones, espectáculos, óperas, conferencias, conciertos, festivales y mucho más. Se ofrecerán nuevas exposiciones culturales en el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo, la Casa de los Niños, el Museo de la Ciudad de Rijeka y el barco-museo Galeb.

Tiene que probar: ¡Las trufas de Istria! La ciudad cercana es famosa por sus hongos blancos y negros, que se encuentran en los bosques de robles de Croacia.

Kristijan Arsov

2- Zagreb

Por qué nos encanta: Zagreb es un reflejo del imperio austro-húngaro.

Qué hacer: Puede visitar la mayor parte de Zagreb a pie. Vaya a ver la catedral neogótica de Zagreb, es un hito icónico, al igual que la iglesia de San Marcos, uno de los edificios más antiguos de la ciudad.

Zagreb afirma tener el mayor número de museos per cápita, por lo que probablemente no tendrá tiempo de visitarlos todos, pero no se pierda Mimara, el famoso museo de bellas artes de la ciudad y el Museo de la Ciudad de Zagreb, para absorber la historia de la capital.

Puede caminar por la calle Tkalčićeva, que ha sido una de las calles más vibrantes de la ciudad durante siglos, y luego pasear por la calle Bogovićeva, un gran lugar para ver a la gente mientras disfruta de una buena taza de café croata; el país es famoso por su café, aceite de oliva y vino.

Como capital, Zagreb es el lugar perfecto para encontrar una variedad de cocinas regionales. Pruébelas todas en el mercado central de la ciudad, llamado Dolac. En otros lugares, busque la tradicional "konoba", un restaurante informal estilo trattoria que ofrece delicias locales.

Tiene que probar: Grenadir Marša, un sabroso plato de pasta con cebollas y queso; Kajzeršmarn, un original postre con panqueques caramelizados; los pasteles locales rellenos de queso, Þtrukli, y las famosas galletas de pimienta.

Un extra: Si visita la ciudad a finales de la primavera, es probable que se encuentre con ‘Cest is d' best’, uno de los muchos festivales callejeros que transforma la ciudad en un gran escenario con teatro callejero, música, actuaciones y deportes.

Croatian National Tourism Board
Aleksandar Gospic.Croatian National Tourism Board

3- Zadar

Por qué nos encanta: Puede explorar 3.000 años de historia en Zadar.

Qué hacer: Caminar por la ciudad antigua a pie para descubrir sus diversos monumentos. Empiece con la Iglesia de San Donato, que data del siglo IX y es la mayor estructura prerrománica de Croacia. Hoy en día sirve principalmente como lugar de reunión para la música medieval renacentista, consulte el programa en la oficina de turismo local. La Catedral de Anastasia, construida en los siglos XII y XIII, también merece la pena visitarla.

Zadar fue una vez la ciudad-fortaleza más grande de la República de Venecia, y sus murallas son otro punto de referencia. Formaron, junto con otros componentes transfronterizos, las Obras de Defensa de Venecia entre los siglos XV y XVII, que están reconocidas en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO como un monumento destacado del esquema de fortificación marítima moderna. Desde allí se dirige a la Puerta de la Tierra, la principal entrada histórica de la ciudad, construida en 1543. Se considera uno de los mejores monumentos renacentistas de toda Dalmacia.

Tiene que probar: El mundialmente famoso licor de cerezas Maraschino, una receta centenaria que sólo se hace localmente con cerezas ácidas autóctonas de Marasca; el queso de Pag, el queso más apreciado de Croacia, impregnado con los sabores del Mediterráneo y empapado en aceite de oliva; el brodet, un guiso de pescado y cangrejo.

Croatian National Tourism Board
Zoran Jelaca.Croatian National Tourism Board

4- Sibenik

Por qué nos encanta: El histórico Sibenik tiene dos lugares reconocidos por la UNESCO.

Qué hacer: El primero es la Catedral de Santiago, una basílica de los siglos XV y XVI. Es elogiada por su fusión de arte gótico y renacentista.

Los croatas temieron la invasión de los otomanos durante siglos, por lo que la ciudad de Sibenik tenía cuatro fortalezas, la más formidable de las cuales era la de San Nicolás (Tvrđava Sv Nikole) cuya arquitectura defensiva también está protegida por el prestigioso Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Mientras esté en Sibenik dé un paseo por los jardines mediterráneos medievales, diseñados por el galardonado arquitecto Dragutin Kiss. Están situados alrededor del antiguo Monasterio de San Lorenzo, que también merece una visita. Los jardines están abiertos todo el año, y a menudo albergan eventos al aire libre en verano.

Los platos tradicionales dálmatas son otra buena razón para visitar la ciudad, diríjase a una taberna junto al mar para disfrutar de un buen vaso de vino, Sibenik es la principal zona productora de vino del país.

Tiene que probar: Crni rižot, un risotto negro con calamares, servido con queso rallado.

Hrvoje Klaric

5- Primošten

Por qué nos encanta: Una isla en su vida pasada, Primošten ha conservado las características arquitectónicas de un pueblo pesquero medieval del Mediterráneo.

Qué hacer: Hace unos cinco siglos, durante las invasiones turcas, los habitantes del islote construyeron muros, torres y un puente conectado al continente para proteger la ciudad. Cuando los turcos se retiraron, el puente fue reemplazado por una calzada. La ciudad merece una visita sólo por su ambiente de pueblo costero croata.

Empieza en la Puerta de la Ciudad Vieja, los restos de piedra de las viejas murallas. Luego suba y visite la iglesia parroquial de San Jorge, construida en el siglo XV, para aprovechar la vista única del mar.

Primošten es otra gran ciudad para probar la cocina dálmata, especialmente el excepcional vino tinto Babić, maridado con queso de cabra, prosciutto y aceitunas, todo ello autóctono de Primošten.

Tiene que probar: Un chupito de Rakia, otra especialidad local, un brandy de fruta popular en los Balcanes.

Croatian National Tourism Board
Denis PerosCroatian National Tourism Board

6- Trogir

Por qué nos encanta: Es famoso por ser un "museo de la ciudad".

Qué hacer: Se dice que Trogir es una de las ciudades románico-góticas más preservadas de Europa Central. El centro histórico de la ciudad está bajo la protección de la UNESCO.

Diríjase a las hermosas iglesias románico-góticas, en particular la Catedral de San Lorenzo, y a la fortaleza medieval de Kamerlengo, construida por los venecianos en el 1400. La fortaleza también se utiliza como sede de una amplia gama de conciertos, festivales, espectáculos y proyecciones de cine al aire libre durante el verano. Compruebe la oficina de turismo local.

Tiene que probar: Pasticada, una especie de guiso de carne, y uno de los platos dálmatas más populares, cada familia tiene su propia receta.

Un extra: Asistir a una actuación de la Klapa, que figura en la lista de la UNESCO, en la logia de la ciudad. El grupo de canto tradicional incluye típicamente dos tenores, un bajo y un barítono, interpretando canciones a capella para celebrar el amor, el vino, la patria y el mar.

Denis Peros

7- Split

Por qué nos encanta: Una joya histórica con su casco antiguo y el palacio de Diocleciano de 1.700 años.

Qué hacer: El antiguo centro de la ciudad es como retroceder en el tiempo. Primero diríjase al palacio de Diocleciano, que está en la lista de la UNESCO, es un complejo del siglo IV increíblemente bien conservado. Luego no se pierda la Catedral de San Duje, que una vez fue el mausoleo de Diocleciano. La parte central de la estructura data del 350 d.C, lo que la convierte en uno de los edificios catedralicios más antiguos del mundo.

La Plaza Peristil también debería estar en su lista, una original corte romana donde puede admirar la gran arquitectura de la antigua Split. Los monumentos de piedra que la rodean le han dado a la plaza una gran acústica, un mirador para óperas y espectáculos teatrales durante el verano.

Seguramente se perderá en el casco antiguo, un laberinto de calles empedradas que rodean el palacio de Diocleciano, pero asegúrese de encontrar el camino a la Plaza del Pueblo y mire el reloj del casco antiguo. Puede terminar su día con un paseo por el Paseo de Riva, el puerto de Split para encontrar un lugar para comer: Split tiene una escena culinaria en auge y está diseñada para la cena de Al Fresco.

Tiene que probar: Soparnik, uno de los auténticos platos tradicionales de Croacia, un sabroso pastel fino relleno de acelgas.

Un extra: Si lo visita en agosto no se pierda otro evento honorífico de la UNESCO: Sinjska Alka, un torneo ecuestre que se celebra en Sinj (a unos 45 minutos de Split) desde 1717.

Croatian National Tourism Board
Ivo BiocinaCroatian National Tourism Board

8- Hvar y Stari Grad

Por qué nos encanta: Hvar ha estado habitada desde la prehistoria.

Qué hacer: La ubicación de Hvar en el centro de las rutas de navegación del Adriático ha convertido a la isla en un próspero centro de arte y cultura. En la ciudad se encuentra el Teatro Público de Hvar, uno de los primeros teatros de Europa, que ahora vuelve a funcionar después de más de 20 años de restauración. El tesoro cultural está abierto a las visitas y hay actuaciones continuas durante todo el año. Consulte la Junta de Turismo de Hvar para conocer el programa más reciente.

Los antiguos griegos también fundaron la colonia de Pharos en el año 384 a.C. en el lado norte de la isla, lo que hace que la actual Stari Grad sea una de las ciudades más antiguas de Europa. Ellos establecieron el paisaje agrícola de la llanura de Stari Grad, un hito que exhibe el antiguo sistema geométrico de división de tierras utilizado por los griegos, que ha permanecido casi intacto durante más de 24 siglos. Este es también un lugar ocnsiderado Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Tiene que probar: Gregada, un simple guiso de pescado con patatas, se dice que es la forma más antigua de cocinar el pescado en Dalmacia, probablemente traído por los griegos. También pruebe la ensalada de pulpo, un clásico en el país y una especialidad en Hvar. Acompáñala con vino de Bogdanu, una uva blanca autóctona de Hvar.

Patricia Jekki

9- Dubrovnik

Por qué nos encanta: Se le llama la Perla del Adriático por una razón.

Qué hacer: Rodeada de fortalezas, Dubrovnik ofrece obras maestras arquitectónicas y culturales conservadas durante siglos. Empiece a caminar por la monumental Puerta del Montón, situada en la cima de Stradun, la espléndida calle peatonal principal del casco antiguo. Visite la catedral, construida sobre las ruinas de una iglesia del siglo XII y dé un paseo por las calles de piedra caliza de la ciudad para admirar los edificios barrocos. Más tarde, al atardecer, suba las escaleras de las murallas de la ciudad para tener una vista del casco antiguo y del mar desde arriba mientras observa la puesta de sol sobre el Adriático. Pronto verá por qué la ciudad fue utilizada como telón de fondo de múltiples escenas de la mítica serie medieval Juego de Tronos.

La escena cultural de Dubrovnik es abundante en festivales, conciertos al aire libre, jardines, actuaciones y exposiciones, con muchos lugares históricos, como el atrio del Palacio Sponza, donde se celebran los eventos.

Durante el verano, el punto culminante de la cultura es el Festival de Verano de Dubrovnik, la ciudad se convierte en un gran escenario para las representaciones teatrales, el jazz, el ballet y los conciertos. La Orquesta Sinfónica de Dubrovnik también es digna de ser seguida, organizan conciertos durante todo el año y eventos de temporada.

Tiene que probar: Zelena Menestra, o el guiso verde, un plato que existe desde el siglo XV. Consiste en tocino ahumado y corvejón de jamón, salchichas caseras, col, patata y a menudo otras verduras. También, pruebe la Rožata, un postre medieval tradicional de Dubrovnik, similar a la crème brulée con un agregado muy especial: agua de rosas o licor de pétalos de rosa.