Última hora
This content is not available in your region

Miedo al desabastecimiento de alimentos por el coronavirus

euronews_icons_loading
Miedo al desabastecimiento de alimentos por el coronavirus
Derechos de autor  CHRIS KNIGHT/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Frente a las estanterías vacías, los productores y los consumidores están cada vez más inquietos. Unos, se preocupan por no poder abastecer a sus clientes y otros por no poder tener acceso a alimentos y a otro tipo de productos, a medida que se prolonga la crisis provocada por el coronavirus.

"No ha habido escasez de alimentos en Francia y no habrá. Este es el compromiso al que llegamos con el ministro de Agricultura. El acuerdo se mantiene gracias a la excepcional movilización de toda la cadena de producción de alimentos. Creo que supone un orgullo para todos nosotros decir que, en Francia, el abastecimiento está garantizado incluso en tiempos de crisis", declara Bruno Le Maire, ministro de Finanzas de Francia.

En Alemania, en torno a 40 000 temporeros, de Bulgaria y Rumanía, trabajan en la recolección de fresas y espárragos. Un trabajo que muchos ciudadanos no quieren hacer. Entretanto, la Comisión Europea ha reaccionado con celeridad para calificar como 'esencial', la cadena de suministro de alimentos. Esta medida ha asegurado un flujo de mercancías prácticamente normal, a pesar de las restricciones impuestas por los países vecinos, y ha reducido las largas colas de vehículos en las diferentes fronteras. La movilidad de los trabajadores, crucial para el futuro del sector alimentario, es un tema de vital importancia.

"Hacemos frente a un problema muy importante. Establecer las normas para trasladar a los temporeros al lugar adecuado, dependería de los Estados miembros de la UE. Si no tenemos trabajadores para recoger el producto, que está disponible ahora, produciremos residuos alimenticios. Si no preparamos nuestros campos para los productos de verano y de otoño, se producirá la escasez en las estanterías de los establecimientos. Esto podría provocar un aumento de los precios", afirma Philippe Binard, secretario general de la Asociación Europea de Productos Frescos.

Las nuevas limitaciones sobre seguridad y el 'distanciamiento social' suponen nuevos desafíos para el sector que complican el abastecimiento. Un problema que, por supuesto, no amenaza únicamente a la UE. Miles de toneladas de productos comunitarios son distribuidos en el resto del mundo. Pero la restricción de movimientos en el transporte, provoca el desperdicio de muchos bienes. Así, productos básicos clave como el arroz, el trigo y la soja podrían quedar sumidos en una profunda crisis en el futuro. Para muchos, la solución pasa por que las empresas del sector aumenten su producción. Los expertos en la cadena de suministro consideran que se trata de un paso imprescindible para reanudar la producción normal, sin problemas, cuando termine la pandemia.