Última hora
This content is not available in your region

El liberal Trzaskowski (PO) podría forzar una segunda vuelta con el presidente Duda (PiS)

euronews_icons_loading
Polonia vive una época de gran polarización política y social
Polonia vive una época de gran polarización política y social   -   Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Los candidatos para las presidenciales polacas están lanzados a la campaña para unos comicios, previstos inicialmente para el 10 de mayo, pero que fueron aplazados por la polémica generada en torno al voto por correo, como única opción al confinamiento decretado por la pandemia del coronavirus.

El candidato de la liberal Plataforma Cívica (PO), Rafal Trzaskowski, puede beneficiarse del aplazamiento.

"Ya basta de dividir a los hombres polacos y a las mujeres polacas, a los nuestros y a los otros, entre iguales, estamos hartos de que nos dividan entre mejores y peores", ha dicho Trzaskowski.

El actual alcalde de Varsovia promete transformar la figura presidencial.

"Sin duda, independiente y fuerte, y viendo esta movilización, ¡espero tener éxito!", ha añadido.

Trzaskowski fue designado en el último minuto tras conseguir el aval de 1,6 millones de firmas.

Otros partidos piden que no haya obstáculos para votar, ni presencial ni telemáticamente.

"Esperemos que las elecciones se celebren de forma legítimamente democrática, que todos los que quieran votar tengan esa posibilidad, especialmente los que viven en el extranjero. De haberse celebrado el 10 de mayo se hubieran visto privados del derecho de votar a su candidato", ha recordado Jerzy Meysztowicz, del Partido Moderna.

"Resulta difícil decir cuál será el resultado porque la trayectoria en los sondeos del actual presidente va a la baja mientras que su rival Rafal Trzaskowski sube día tras día, evidentemente por esta ola de entusiasmo al haberse incorporado a última hora a la carrera presidencial", ha explicado el analista político Bartosz Brzyski.

De cara a la primera vuelta de las presidenciales polacas, el actual presidente, Andrzej Duda, candidato del gubernamental partido ultraconservador Ley y Justicia (PiS), es el claro favorito incluso para ser reelegido sin necesidad de ir a la segunda vuelta.

"Me presento porque no quiero que nadie nos haga volver cinco años atrás. Me presento para para frenar a alguien que vendrá a alterar nuestro desarrollo, a provocar polémica y generar disputas", ha destacado Duda.

También el Partido Campesino o Partido Popular polaco (PSL), una formación política que tiene a sus votantes entre los ciudadanos más conservadores de las zonas rurales, aspira a que su mensaje llegue a quienes rechazan la polarización política.

"La pregunta es ¿todavía queremos esta guerra entre polacos? Entre aquellos dos campos que sólo desentierran sus hachas campaña tras campaña. Un día dicen: ¡Vamos juntos! Al día siguiente exclaman: Vamos a matar a esa manada de lobos. Eso es lo que parece, y la pregunta es si los polacos quieren a esa Polonia para el futuro", ha señalado en un acto electoral su candidato, Wladyslaw Kosiniak-Kamysz.

Leszek Kablak, euronews:

Existe la sensación de que estas elecciones serán diferentes por el coronavirus. Sin embargo, todo apunta a que los resultados serán la continuación de una larga guerra de 15 años, entre las dos mayores fuerzas políticas, conservadores y liberales.