Última hora
This content is not available in your region

La mala gestión contra incendios amenaza con un nuevo desastre en Chernóbil

Una casa se quema en la zona de exclusión alrededor de la central nuclear de Chernóbil, el 5 de abril de 2020
Una casa se quema en la zona de exclusión alrededor de la central nuclear de Chernóbil, el 5 de abril de 2020   -   Derechos de autor  AP Photo/Yaroslav Yemelianenko
Tamaño de texto Aa Aa

Cuando comenzaron los incendios dentro de la zona cerrada de 30 kilómetros alrededor de la malograda central nuclear de Chernóbil esta primavera, muchos temieron que hubiera problemas con la radiación. El fuego enviaba enormes nubes de humo hacia Kiev.

La capital ucraniana tenía entonces la peor calidad de aire del mundo, mientras cientos de bomberos, con el apoyo de helicópteros y aviones, luchaban contra el devastador incendio. Solo se apagó después de varias semanas gracias a la ayuda de las fuertes lluvias.

La Agencia Espacial Europea utilizó el satélite Copérnico Sentinel-2 para trazar un mapa de la propagación de los incendios, señalando la amenaza de "un aumento de la radiación por la quema de bosques y suelos contaminados".

Los incendios destruyeron múltiples sitios turísticos y amenazaron las instalaciones de almacenamiento de desechos nucleares dentro de la zona de exclusión de Chernóbil, el lugar donde se produjo el colosal accidente nuclear de 1986.

Por suerte, los niveles de radiación se mantuvieron bajos.

El Instituto Francés de Radioprotección y Seguridad Nuclear (IRSN, por sus siglas en francés) señaló que las lecturas "no revelaron valores anormales". Pero aquellos con un conocimiento íntimo del lugar temen los incendios, y la forma en que fueron gestionados demuestra cómo de vulnerable es la zona a consecuencias potencialmente catastróficas.

"Fue complicado para los bomberos llegar a ciertos lugares dentro de la zona porque las agencias estatales no habían cuidado los bosques adecuadamente", afirma Yaroslav Yemelianenko, jefe de la compañía de viajes Chernobyl Tour.

"Muchos árboles caídos hicieron posible que el fuego se extendiera rápidamente en los espesos y salvajes bosques. También vimos que no había planificación. Cada vez que había que enviar a alguien a algún lugar, la información tenía que ir a los oficiales, que entonces decidirían enviar a los bomberos y el equipo, pero cuando finalmente decidieron hacerlo, el fuego sería cinco veces más grande, y se había extendido a otro lugar".

Debido a las medidas de cuarentena por el COVID-19, muchos periodistas no pudieron viajar a la zona, pero Yemelianenko llegó allí y reportó lo que vio en Facebook. Dice que vio evidencia de "bomberos mal equipados, pésima gestión, falta de coordinación y desinformación por parte del Gobierno".

Cree que se debe hacer más para asegurar el área, empezando con una mejor valla y más patrullaje.

Cuestiona la seguridad del sitio, afirmando que es fácil para cualquiera colarse por los puntos de control alrededor del perímetro.

"Los objetos altamente radiactivos de la explosión de Chernóbil están protegidos por una alambrada de púas con guardias, por lo que no me preocupan. Pero la zona también tiene otros objetos radiactivos. No son lo suficientemente radiactivos para estar bajo tal protección, pero siguen siendo radiactivos. Parece que cualquiera puede llegar a todos los alrededores de la zona de exclusión".

Los bomberos no están preparados

Maxim Pisarsky es el presidente del sindicato de bomberos de la ciudad oriental de Zaporiyia y es miembro de un movimiento que trata de crear mejores condiciones de trabajo para los bomberos de toda Ucrania.

Ha estado en contacto con varios bomberos que trabajaron en Chernóbil durante los incendios e informa de que tienen equipo anticuado y utilizan sobre todo camiones ZIL-131 de casi 30 años de antigüedad, que a menudo se averían, lo que crea más inestabilidad operacional.

Yemelianenko, por su parte, dice que ha visto los mismos camiones de bomberos usados para combatir los fuegos causados por el desastre nuclear de 1986 luchando contra los incendios de 2020.

"Estos mismos vehículos fueron fotografiados esta primavera. Treinta y cuatro años después del accidente, los camiones de bomberos son exactamente los mismos", aseguró.

Euronews aún no ha podido verificar que esta afirmación sea correcta, pero, al mostrarle la fotografía de uno de los camiones, una fuente del departamento de bomberos dijo que data "alrededor de 1985 a 1987".

"Si comparas nuestro DSNS (Servicio Estatal de Ucrania para Emergencias) con algunos servicios de bomberos y de rescate europeos o americanos, ni siquiera sé en qué nivel estamos", dice Pisarsky.

"El principal problema no está realmente en el equipo. Por supuesto, es un problema, pero el principal problema es el liderazgo, la gestión. Nuestra gestión consiste en personas no aptas".

Oficina de prensa de la policía ucraniana vía AP
Los incendios vistos desde el techo de la central nuclear de Chernóbil, 10 de abril de 2020.Oficina de prensa de la policía ucraniana vía AP

"Cuando de repente se produce una emergencia, la resolvemos gracias al coraje de algunos bomberos individuales, y no porque estemos preparados, tengamos el equipo, estemos bien entrenados o algo así", dice Pisarsky, quien señala que no había coordinación en Chernóbil.

"Imagínese - un montón de unidades de diferentes regiones. Algunos jefes dicen 've y apaga el fuego'. Los bomberos están haciendo esto, y luego otros jefes les dicen que prendan fuego al mismo bosque, que otros se encargan de extinguir, para combatir el fuego".

Pisarsky se refiere a dos de las principales formas de combatir los incendios: contenerlos quemando un área alrededor del fuego o extinguirlos echando agua sobre ellos - ambos buenos métodos cuando se coordinan, añade.

También alega que los bomberos solo recibían un poco de agua y comida mientras pasaban demasiado tiempo expuestos a la radiación.

Serhiy Vasyliovych, que es el jefe de la Agencia Estatal de Ucrania para la Gestión de la Exclusión, SAUEZM, y responsable de la seguridad de la zona, dijo a Euronews que se cometieron errores relacionados con el incendio y que las cosas tendrán que hacerse de manera diferente en el futuro.

"Durante los últimos cuatro años, no hemos tenido la mejor situación con malas condiciones dentro de la zona", dice Vasyliovych, quien fue nombrado como jefe de la agencia después de los incendios.

"Necesitamos más dinero para cuidar la zona adecuadamente, pero hemos hecho un plan para los próximos diez años dentro de nuestras posibilidades, que mejorará la seguridad de la zona".

Vasyliovych no quiso comentar las cuestiones de seguridad planteadas por Chernobyl Tours o las normas de los bomberos ucranianos. Dice que el mantenimiento de la valla alrededor de la zona y el patrullaje es responsabilidad de la Policía Nacional, mientras que la DSNS es responsable de los bomberos. Está seguro de que hacen un buen trabajo - "el plan de diez años habla por sí mismo", afirma.

Entre otras cosas, el plan tiene como objetivo construir nuevas carreteras dentro de la zona, para mantener el bosque de forma más eficaz, e instalar sensores de infrarrojos para detectar los incendios antes.

Euronews ha intentado contactar tanto a la Policía Nacional Ucraniana como a la DSNS para comentar las críticas, pero no ha recibido respuesta.

"No estábamos preparados"

Euronews también se reunió con Kateryna Pavlova, que fue temporalmente la jefa de SAUEZM durante los incendios y ahora trabaja como jefa de cooperación internacional en la agencia. Ella dice que la gestión forestal ha sido descuidada durante años creando un suelo fértil para los incendios. Esto, unido a la falta de carreteras, hace muy difícil el trabajo de los bomberos.

"Mi punto principal es que no estábamos preparados para los incendios porque no hemos reconocido seriamente los efectos del calentamiento global", dice Pavlova, coincidiendo con gran parte de las críticas de Chernobyl Tours.

"Necesitamos cooperación internacional e intercambio de información. Necesitamos experiencia práctica y conocimientos, pero esto es sólo una cosa. Necesitamos nuevas carreteras dentro de la zona, mejor limpieza, más y más nuevos camiones de bomberos, mejor equipo y una estrategia clara de qué hacer, una especie de hoja de ruta, de cómo combatir tales incendios".

Dice que los fuertes vientos y un invierno y una primavera con pocas lluvias hicieron casi imposible detener los incendios, que comenzaron en la parte occidental de la zona cerrada de Chernóbil.

Se extendió rápidamente, en parte debido a que los fuertes vientos a menudo superaban a los bomberos, pero también debido a que se iniciaron nuevos incendios en otras partes de la zona.

Pavlova cree que personas no identificadas iniciaron algunos de los incendios dentro de la zona, y está de acuerdo en que es un área vulnerable, y es necesario que se produzcan cambios.

AP Photo/Yaroslav Yemelianenko
Los bomberos lucharon durante semanas contra las llamas.AP Photo/Yaroslav Yemelianenko

En Ucrania, no es raro que la gente se cuele sin ser detectada por la seguridad dentro de la zona. Euronews ha contactado con dos de estas personas que dicen que la seguridad es fácilmente franqueable.

"La zona está a unos 400 kilómetros. Es responsabilidad de la Policía Nacional controlarla, pero la pregunta es, ¿cómo controlamos una zona tan grande? Aquí en la agencia, podemos enviar cartas a la Policía Nacional, lo que yo hice, y esperar que las cosas cambien", dice Pavlova, quien también afirma que la burocracia ucraniana frena la toma de decisiones incluso en tiempos de emergencia.

"Caos"

Mientras Pavlova intentaba coordinar los esfuerzos a distancia, los bomberos lucharon durante semanas contra los incendios que, según el Tour de Chernóbil, destruyeron el 30 por ciento de todas las atracciones turísticas y gran parte de los bosques.

Euronews habló con un bombero que trabajó durante ese tiempo, bajo condición de anonimato por temor a perder su trabajo.

Alega que todo era un "caos" dentro de la zona cuando los bomberos trataban de controlar los incendios, que sus vidas estaban en peligro y que los equipos de medición de la radiactividad estaban fallando.

"No había coordinación entre las diferentes divisiones", dijo.

"Mi equipo y yo estábamos combatiendo un incendio cuando un camión de bomberos pasó gritando 'chicos, salgan de aquí porque hay fuego viniendo hacia aquí'. No recibimos instrucciones de nuestro comandante sobre esto. Los teléfonos no funcionaban allí, los móviles no funcionaban, la red no era buena. Los walkie-talkies estaban en el camión pero no llegaron al cuartel general. No había información. No había mapas físicos ni navegadores GPS. Estábamos ciegos."

Dice que, en su opinión, los bomberos tuvieron suerte de que la lluvia llegara y que teme lo que habría pasado si no lo hubiera hecho.

Dice que su equipo estaba luchando contra un incendio en un momento dado, cuando de repente otro incendio estalló detrás de ellos.

Más tarde se enteraron de que a otra unidad se le dijo que combatiera el fuego con fuego mientras que a ellos se les dijo que usaran agua y casi quedaron atrapados en el medio, pero que "nadie me dijo nada".

Dice que se sorprendió cuando escuchó a las autoridades decir a los periodistas que los incendios estaban bajo control cuando aún eran virulentos.

Mientras que las autoridades dijeron que los bomberos recibían mucha agua y comida, su equipo de nueve personas recibió seis litros de agua para compartir entre ellos durante tres días, y tuvieron que depender de otras unidades y voluntarios. Dice que sólo recibió alimentos dos veces durante lo que fue alrededor de tres días en la zona.

"Por supuesto, la falta de coordinación supuso un riesgo para nosotros. Incluso en Facebook, un vídeo en la página de Boicot a los Bomberos de Ucrania muestra cómo los bomberos trataron de escapar a través de un bosque en llamas en un camión de bomberos. Por supuesto, la temperatura allí es demasiado alta, y es simplemente imposible estar allí sin trajes y equipo de protección".

"Podrías perder tu vehículo y tu vida allí", apostilla.