Última hora
This content is not available in your region

ENCUESTA | La pandemia de COVID-19 extiende el miedo a viajar entre los europeos

euronews_icons_loading
ENCUESTA | La pandemia de COVID-19 extiende el miedo a viajar entre los europeos
Derechos de autor  ANDREA PATTARO/AFP or licensors
Tamaño de texto Aa Aa

Desde el comienzo de la crisis provocada por el coronavirus, el ideal europeo de 'fronteras abiertas' se vio sometido a una gran presión. A medida que la enfermedad se propagaba, algunos Gobiernos cedieron ante un reflejo nacionalista y cerraron sus fronteras. Cuando las circunstancias empezaron a mejorar, comenzaron a reabrirlas pero, ¿cómo se sienten los ciudadanos? Una encuesta para Euronews, realizada por Redfield y Wilton Strategies, recabó sus opiniones en varios países europeos.

Y, según los datos, hay una gran diferencia entre Alemania y otras naciones. Así, la mayoría está a favor del cierre de fronteras en Italia, Francia y España. En Alemania, donde el número de muertos debidos al patógeno, es mucho menor, más de la mitad de los encuestados considera que deben mantenerse abiertas.

Sin embargo, paradójicamente, el 56 % de los alemanes siente que no es seguro cruzar sus límites territoriales para dirigirse a los países del sur. Y esa es también la opinión que prevalece en Italia, Francia y España, en particular, donde 6 de cada 10 personas piensan que no es seguro para los europeos del norte viajar al sur.

Esto supone una mala noticia para las naciones mediterráneas que esperan que la denominada 'migración veraniega' impulse su recuperación económica.

Antes de la pandemia, los alemanes eran quienes más trataban de ir al extranjero para pasar las vacaciones. Más de dos tercios de los italianos, franceses y españoles tenían algún tipo de plan de viaje, ya fuera en el extranjero o en su propio país.

Ahora todo eso ha cambiado. El 61 % de los alemanes no irá a ninguna parte, y una proporción similar en España tampoco viajará a otras naciones. Los italianos y los franceses son un poco más aventureros. Pero alrededor de la mitad en cada país no tiene planes de desplazarse. En los cuatro Estados muy pocos apuestan por viajar al extranjero.

La flexibilización del confinamiento coincidió con el comienzo de la época estival. Pero la situación está lejos de recuperar la normalidad. Como se ha visto, recientemente, la amenaza de una segunda ola de contagios, significa que los viajes a través de Europa siguen siendo muy vulnerables.